suscríbete al boletín diario

Deportes

Estos son los mejores ejercicios para los adultos mayores que padecen diabetes

A través de realizar regularmente ejercicios de fuerza, el tejido muscular y la fuerza se pueden restaurar. Es más, también hace más fácil para los adultos mayores mantener la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad y resistencia.


 Por La Tribuna

20-12-2016_17-22-021-tercera-edad-ejercicio

No es un secreto que el ejercicio es bueno para todos, pero es especialmente importante para los adultos mayores con diabetes. De hecho, de acuerdo con lo que mencionan algunos expertos a través de investigaciones recientes, demuestran que las personas de todas las edades obtienen grandes beneficios del ejercicio y la actividad física.

¿Sabías, por ejemplo, que hay una pérdida de masa muscular del 15% cada 10 años después de los 50 años y del 30% cada 10 años después de los 70 años?

A través de realizar regularmente ejercicios de fuerza, el tejido muscular y la fuerza se pueden restaurar. Es más, el ejercicio también hace más fácil para los adultos mayores el mantener la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad y resistencia, todo esto es importante para que se mantengan saludables e independientes. Por último, el ejercicio aumenta la sensibilidad a la insulina y puede acrecentar la respuesta de los medicamentos.

El ejercicio es seguro para los adultos de 65 años y mayores. Sobre todo en individuos con enfermedades del corazón, presión arterial alta, diabetes y artritis pueden disfrutar con seguridad de una rutina de ejercicios. De hecho el ejercicio mejora muchas de estas condiciones.

 

TIPOS DE EJERCICIO

Existen diferentes ejercicios para cada parte del cuerpo y el primer paso para determinar  una rutina de ejercicio es consultar al médico. Una vez que el médico da el visto bueno, el programa de ejercicio de la persona debe incluir ejercicios de equilibrio ya que existe evidencia de que esto puede ayudar a reducir el riesgo de caídas.

Ejercicios de equilibrio como elevar la pierna hacia un lado y flexiones de rodilla pueden reducir el riesgo de caídas. Existe una gran variedad de ejercicios de equilibrio que se pueden realizar, como algunos que fortalecen las piernas y otros como pararse en un solo pie que mejoran el equilibrio. Ahora el popular Tai Chi ofrece algunos beneficios a los adultos mayores, pero estos beneficios no se han estudiado en adultos jóvenes.

Ejercicios de flexibilidad o estiramientos, hacen que los músculos y los tejidos mantengan la estructura del cuerpo en su lugar. Con el tiempo, un entrenamiento de flexibilidad regular pueden ayudar a mantener el cuerpo más ágil, acelerar la cicatrización de heridas y prevenir futuras caídas y heridas.

Ejercicios de  fuerza o resistencia, utilizando peso ligero, como las bandas elásticas no solo ayudan a fortalecer los músculos de piernas y brazos, sino que también aumentan el equilibrio. Sin embargo, este tipo de ejercicios no son indicados para pacientes con diabetes que presentan retinopatía (enfermedad de los ojos).

Ejercicios de resistencia, como caminar, trotar, nadar, mejoran la salud del corazón, pulmones y el sistema circulatorio. Ayudan a prevenir cáncer de colon, enfermedades del corazón, osteoporosis, infartos y otros padecimientos.

Recuerda que el éxito en un programa de ejercicio es aquel que dura al menos 10 semanas o más. Ayuda a tu familiar a realizar ejercicio a través de metas pequeñas y aliéntalo a realizar una rutina de ejercicio como parte de la rutina diaria.

 

EL EJERCICIO IDEAL

Una sesión debería constar de unos 10 a 20 minutos de estiramiento y de fuerza muscular, 5 minutos de calentamiento aeróbico (carrera suave), 15 a 60 minutos de ejercicio aeróbico a una intensidad apropiada y de 5 a 10 minutos de ejercicio de baja intensidad al acabar la práctica deportiva. Los deportes más recomendables son caminar, correr y andar en bicicleta, pero siempre hay que tener en cuenta el historial médico del paciente. Los diabéticos deben llevar un registro de entrenamiento y consultar siempre con su médico antes de realizar un ejercicio de forma continuada.

 

¿Y LOS QUE TIENEN OTRAS ENFERMEDADES, JUNTO CON DIABETES?

Por otra parte, habrá quienes no puedan realizar ciertos deportes debido a la presencia de una enfermedad además de la diabetes. Aquí te presentamos algunos ejercicios que pueden serte de utilidad. No olvides consultar a tu médico antes de realizarlos:

Gira tu cabeza de izquierda a derecha y luego hacia enfrente y hacia atrás. Luego, muévela como si trataras que tu oreja tocara el hombro izquierdo y luego el derecho. Alterna el movimiento y repítelo unas diez veces.

Sube y baja los hombros lentamente. Repite 10 veces y luego muévelos de atrás hacia delante. Haz repeticiones de 10 veces cada una.

Parado, sube tu pierna izquierda por atrás y déjala unos segundos, luego sube la derecha y alterna el movimiento por cinco veces.

Ahora, parado en tu lugar, camina durante 5 minutos. Mientras mueve tus brazos como si corrieras. Al terminar coloca tus brazos a tus costados y separa un poco las piernas.

Eleva tus rodillas al frente como si caminaras, pero con movimientos muy marcados, alternas cada una de tus piernas. Vuelve a la postura original.

Con las manos en la cintura, flexiona tu tronco hacia la derecha y luego a la izquierda. Colócate de nuevo en la postura central. Pon atención en la forma en que se estira tu cintura. Repite el movimiento, pero ahora comenzando por la izquierda. Haz 10 repeticiones.

Abre tus piernas un poco y con los brazos extendidos hacia fuera, flexiona tu tronco hacia adelante. Vuelve a la postura original. Repite 10 veces.

Camina de puntas durante algunos minutos, luego, hazlo sobre tus talones.

Regresa a la postura original. Cierra tus ojos y relaja cada una de las partes que has ejercitado. Aspira y expira por la nariz.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes