martes 17 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Deportes

Inicia tu día con ánimo y con ejercicios con estos simples consejos

La clave para motivarte a hacer ejercicio por la mañana es centrarte en hacer la actividad más atractiva.


 Por NICOLÁS IRRIBARRA IRRIBARRA

19-12-2016_18-21-041-Dollarphotoclub_60644764__2_

Motivarte para hacer ejercicio puede ser una tarea difícil en cualquier momento del día, pero puede parecer casi imposible cuando debes arrastrarte fuera de la cama para hacer ejercicio temprano en la mañana. Ya sea que te levantes temprano para una caminata matutina, rutina de yoga o un régimen de entrenamiento de fuerza, el simple hecho es que quedarse debajo de las sábanas es generalmente mucho más agradable que llevar a cabo una sesión de ejercicio físico intensa. La clave para motivarte a hacer ejercicio por la mañana es centrarte en hacer la actividad física más atractiva.

Habla con un familiar o amigo acerca de convertirse en tu compañero de ejercicio por la mañana, es lo que sugieren entrenadores personales. Asegúrate de elegir a alguien que sea alegre y feliz en la mañana, lo último que necesitas es un compañero que agote tu energía positiva quejándose de que tuvo que levantarse temprano.

Programa una llamada telefónica entre ambos bien temprano en la mañana y antes del ejercicio como forma de motivación; ceder a la tentación de volver a dormir se vuelve mucho más difícil si sabes que estás a punto de recibir una llamada telefónica preparatoria.

Dispone tus artículos de entrenamiento antes de ir a la cama la noche antes de tu régimen de ejercicio matutino. Deja tu botella de agua preparada y llena tu bolso deportivo con cualquier equipo especializado que puedas necesitar. Coloca tu ropa para hacer ejercicio a mano en el armario para que puedas vestirte rápidamente cuando despiertes.

Busca un objeto o prenda de vestir, como un traje de baño o un par de jeans ajustados, que represente tus objetivos de condición física y de pérdida de peso. Coloca el elemento seleccionado en un lugar prominente en tu dormitorio, de modo que puedas verlo cuando te levantas por la mañana.

Programa el despertador para que te despierte con un mensaje inspirador que te ayude a centrarte en tus objetivos de condición física. Si tu reloj despertador no tiene una opción para grabaciones, comprueba si tu teléfono celular la tiene, ya que muchos modelos permiten pregrabar un mensaje para su uso como una alarma. Enfatiza la pérdida de peso o la meta de condición física en el mensaje de alarma o simplemente incluye una cita inspiradora de tu video o libro de ejercicios favorito.

Ve a la cama temprano la noche antes de tu entrenamiento matutino. Baja las cortinas o persianas o ponte una máscara para dormir y ayudar a oscurecer la habitación. Reorganiza tu horario para asegurarte que dormirás entre siete y ocho horas cada noche; esto no sólo aumenta tus probabilidades de despertar alegre y motivado para tu entrenamiento matutino, también impide que tu cuerpo produzca una cantidad excesiva de grelina, una hormona que estimula el apetito impulsada por la falta de sueño.

 

BENEFICIOS DEL DEPORTE EN LA MAÑANA

Incrementa el ritmo cardíaco y produce un efecto acelerador del metabolismo durante las horas posteriores. Brinda beneficios musculares, esqueléticos y cardiovasculares.

Entrega energía física y acrecienta la agudeza mental durante horas y la capacidad de enfrentar las actividades cotidianas. Se liberan varias hormonas como la endorfina, que se conoce como la hormona del buen humor.

Aumenta la circulación cerebral, generando una sensación de alerta. La contaminación atmosférica es menor durante la mañana.

 

RUTINA

Estiramientos: Por la mañana es un buen momento para desentumecer los músculos y lubricar las articulaciones con unos estiramientos, siempre teniendo en cuenta que deben ser muy suaves porque nuestro cuerpo no está preparado en este momento para grandes esfuerzos.

Respiraciones: Acostada boca arriba, trata de hacer respiraciones profundas que llenen tus pulmones de aire, para liberarlo lentamente. De esta manera oxigenas tu cuerpo y cerebro preparándolos para un mejor inicio. Repite 3 series de 5 a 10 respiraciones.

Caminar y correr: Salir por lo menos a caminar de 20 a 30 minutos es un entrenamiento de baja intensidad que contribuye a mantener un peso adecuado, favorece la circulación y mejora nuestro sistema cardio respiratorio, además de que ayuda a conciliar un mejor sueño por la noche. Los beneficios son mayores cuando tomas ritmo y comienzas a correr.

Hacer bicicleta: Este tipo de ejercicio te ayudará a incrementar de manera gradual tu resistencia, además de que te permite hacerlo tanto en interior (spinning) como en el exterior, quemando entre 250 y 500 calorías en media hora.

Nadar: La natación es un ejercicio para todo el cuerpo que te ayudará a aumentar y a tonificar los músculos y a liberarte de la grasa, al mismo tiempo que protegerás tus articulaciones de la tensión que provocan otros ejercicios. Puedes llegar a quemar hasta 600 calorías en media hora.

Una vez que hayas terminado de hacer tu rutina de ejercicios cada mañana, te sentirás plena porque tu cuerpo habrá quemado muchas calorías y liberado endorfinas, además de satisfacción por cumplir cada día tu meta. Así que no te rindas y ponte el objetivo de hacerlo diario durante un mes, notarás un gran cambio en tu vida.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes