lee nuestro papel digital

Deportes

Consejos y ejercicios para buscar corregir la postura corporal

Estas desviaciones pueden ser posturales o funcionales, es decir, dadas por el modo en que el niño se sienta, camina y realiza los movimientos de su vida cotidiana.


 Por La Tribuna

10-11-2016_16-51-551-posture_exercise_97419653

El crecimiento correcto de la espalda de los niños es fundamental para evitar dolencias en el futuro. La columna vertebral es el eje, el sostén principal de nuestro esqueleto.

En la edad de crecimiento de los niños, entre los 9 y los 12 años, se dan la mayoría de las desviaciones de la columna vertebral. 

Estas desviaciones pueden ser posturales o funcionales, es decir, dadas por el modo en que el niño se sienta, camina y realiza los movimientos de su vida cotidiana. O bien pueden ser estructuradas, más difíciles de corregir por la dificultad para ‘ponerse derecho’, ya que la columna se va desviando de su eje hacia los lados o hacia adelante y atrás, pudiéndose presentar escoliosis, hiperlordosis o cifosis, respectivamente.

 

POSTURAS Y EJERCICIOS QUE LOS PADRES PUEDEN REALIZAR JUNTO A SUS HIJOS

En el caso de adoptar una postura ‘encorvada’ hacia delante (cifosis dorsal). Postura acostado boca arriba en el piso, con las piernas elevadas (lo más cerca de 90º posible) descansando los talones contra la pared, y los brazos a los lados del cuerpo en cruz (formando 90º con el tronco) con las palmas hacia arriba. Poner atención en la respiración, intentado expandir el pecho, abrirlo, y en cada exhalación empujar con la punta de los dedos de las manos hacia fuera, hasta sentir el estiramiento en la zona pectoral. Al mismo tiempo, se deben ir descendiendo los hombros, evitando tensionar los trapecios.

En el caso de una postura de ‘sacar cola’ (hiperlordosis lumbar). Postura acostada boca arriba con los pies apoyados en el suelo, al ancho de las caderas. Controlar que la cintura esté en contacto con el piso. Realizar el movimiento de ‘meter la cola’ intentando que la región lumbar aplaste bien el suelo, sin levantar o despegando lo menos posible el sacro del piso. Y aflojar el movimiento. Repetir con el ritmo de la respiración, haciendo el movimiento con la exhalación y relajando con la inhalación. Tratar de realizar el movimiento con la menor fuerza posible.

Es importante mencionar que estos ejercicios no deben causar dolor. Sí puede sentirse el estiramiento, pero no debe ser desagradable en gran medida. Siempre es recomendable realizar alguna actividad física en donde se tome conciencia corporal, ya que actualmente hay una tendencia al sedentarismo, que afecta negativamente a la salud.

 

CONSEJOS PARA CUIDAR LA ESPALDA DE LOS NIÑOS

En caso de que el médico pediatra o traumatólogo haya diagnosticado escoliosis, cifosis dorsal o hiperlordosis lumbar, el kinesiólogo o fisioterapeuta podrá tratar al niño con una serie de ejercicios posturales correctivos, con el fin de que la curvatura no continúe avanzando durante el crecimiento del niño, prestando especial atención en el momento en que ‘pega el estirón’. Según el grado de la curvatura, el traumatólogo indicará el uso de ortesis o de cirugía.

Los casos de desviaciones posturales son la gran mayoría y, en general, los niños no suelen recibir atención por parte del equipo de salud, lo que puede aumentar las posibilidades de “fijar” esa mala postura en su etapa adulta, que genera, en muchos casos, dolor de espalda y es más costoso modificarla.

 

ALTERNATIVAS

Una buena postura corporal no sólo te ayuda a prevenir lesiones y molestias frecuentes, sino también, incrementa tu autoconfianza, favorece el aspecto físico y te ayuda a ganar elegancia. Por ello, hoy, traemos algunos ejercicios para mejorar la postura, trabajando los músculos que intervienen en la misma.

 

Ejercicio 1: Girar los brazos hacia adelante y hacia arriba completamente extendidos y al mismo tiempo, despegar los talones del suelo, sosteniéndose en punta de pie.

Descender los brazos extendidos lentamente por los lados del cuerpo y simultáneamente, apoyar los talones en el suelo para culminar en una posición de pie, al igual que al inicio del ejercicio.

 

Ejercicio 2: De pie, incline el torso hacia adelante unos 60 grados, relaje los hombros y deje caer los brazos hacia abajo.

Lentamente, levante los brazos por los lados del cuerpo y hacia atrás, mientras retrae suavemente el mentón. Mantenga la posición unos segundos y descienda los brazos con un movimiento controlado, sin arquear en demasía la columna lumbar.

 

Ejercicio 3: De pie, tocar con ambas manos los hombros de su mismo lado, con los brazos delante del pecho y los codos hacia abajo.

Llevar los brazos hacia los lados y hacia atrás, manteniendo los codos junto al tronco. Al mismo tiempo, retraer la cabeza e intentar estirarla hacia arriba. Mantener la posición unos segundos y regresar a la postura inicial.

 

Ejercicio 4: De rodillas, con las palmas de la mano detrás de la cabeza, incline el tronco hacia adelante.

Con el torso aun inclinado, enderece la espalda y lleve los codos y la cabeza hacia atrás antes de regresar a la posición inicial.

 

Ejercicio 5: Sentado en el suelo, con las rodillas flexionadas y los pies apoyados delante del cuerpo, inclinar el torso hacia adelante y extender ambos brazos hacia el frente.

Sin movilizar el tronco, lleve los brazos hacia arriba y hacia atrás, para después regresar a la posición de partida.

 

Ejercicio 6: En decúbito ventral, es decir, tumbados boca abajo en el suelo, llevar las manos hacia los hombros con los codos por los lados del cuerpo.

Girar los brazos hacia afuera y hacia atrás, sin dejar de flexionar los codos, y al mismo tiempo, levantar levemente la cabeza y espalda alta. Conservar la posición unos pocos segundos y regresar a la postura inicial.

 

Ejercicio 7: De pie, con el tronco inclinado hacia adelante unos 45 grados, despegar los codos del tronco y elevarlos de manera que queden perpendicular al cuerpo y a la altura de los hombros. Flexionar los codos y llevar las manos hacia adelante del cuerpo, con las palmas hacia abajo y los pulgares frente a los hombros.

Desde allí, extender los codos y llevar los brazos lentamente hacia atrás. Regresar a la posición de inicio.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes