lee nuestro papel digital

Cultura

Barberías y Peluquerías: De lo tradicional a las nuevas tendencias de la moda en Los Ángeles

En ambos rubros peluqueros y barberos ofrecen nuevas alternativas a sus clientes, muchos de los cuales optan por lo tradicional.


 Por Sofía Meier

arthur-humeau-pu20JkUx--A-unsplash

¿Qué hace diferentes a estos establecimientos? La llegada de extranjeros a la comunidad local angelina ha demostrado diversos elementos que se incorporan a la dinámica diaria del ciudadano común. Una de ellas es la aparición de las barberías, un fenómeno social que marca tendencia y contrasta con las peluquerías tradicionales a las que el público estaba acostumbrado.

Entre chasquilla y tocado, ubicadas en su mayoría en el centro de Los Ángeles, diversas son las peluquerías “de autor” atendidas por sus propios dueños, valga la redundancia. Con una alta reputación y conocimiento antaño reflejan una tradición generacional, un elemento más de la dinámica familiar: Ir a cortarse el pelo. Los estilos cambian y con ello también las costumbres, formando una nueva visión cultural de lo que significa el cuidado del cabello. Podemos considerar entonces el pelo como un elemento globalizado.

OPINANDO DESDE LA TRADICIÓN

Si ve usted un brillante número 74 en pleno Centro España, específicamente en el tercer piso, acaba de encontrarse con la peluquería y salón de belleza “Nelson”. Su dueño, Nelson Rivera Contreras, lleva 46 años en el rubro. Es presidente del Sindicato de Peluqueros de Los Ángeles, gremio con el que compite de forma regional, provincial y nacional, ganando varios premios. Algunos de los galardones obtenidos por el peluquero son de carácter internacional, parte de ellos expuestos en el exterior del local.

Los clientes que frecuentan el lugar son de todas edades y gustos: “Ya es una generación atendiendo, voy en la cuarta generación de clientes”. Rivera confiesa que alude la preferencia de su peluquería debido a la mantención de lo clásico y, además, que “siempre se han ido conformes con mi trabajo. Yo les doy en el gusto dentro de lo que me dicen”.

Un importante aspecto que afecta a estos negocios locales es la mercantilización de las peluquerías, con establecimientos en cadena. Nelson evalúa esta situación con una altura de mira personal, debido a su trabajo y años en el rubro, motivando a la preferencia por el servicio angelino: “Ellos toman gente, están un tiempo y luego se van. Nos acostumbramos con un médico, con un dentista y también con un peluquero. Siempre atendemos a las mismas personas, generamos costumbre”.

Su clientela es muy diversa, por lo que Nelson ha tenido que aprender con la experiencia a cómo tratar a cada uno y dar en el clavo para dejarlos contentos con el resultado. “Hay quienes son exigentes, otros que no quieren que yo les muestre el trabajo, porque confían en él. Yo les corto no más y se van”. Rivera conoce muy bien el método de los extranjeros en la ciudad, que de a poco se han ido incorporando al mundo de la estética, en cuanto a su llegada opina frente a las técnicas, contrastando su trabajo con el de las barberías: “Creo que la principal diferencia es que ellos trabajan la mayoría de las veces con máquina, nosotros podemos usar navaja para modelar o tijeras, hacemos otros tipos de corte”.

Otro de los aspectos a destacar del local, es que, para modernizar un poco la peluquería a todo tipo de gustos y tratamientos, Nelson, además de su servicio, incorporó un área de esmaltado de uñas.

“Yo no veo conflicto entre nosotros, Los Ángeles ha crecido mucho. Hay clientes para todos, ellos abarcan mucho más la parte de la juventud, sobre todo por el tipo de cortes. Ahí está la diferencia” concluye refiriéndose a la sana competencia que existe entre peluqueros y barberos.

UNA NUEVA PERSPECTIVA DEL CUIDADO

Son las barberías las que rompen con una importante barrera: La preocupación masculina por los cortes, la presentación y la nueva concepción de cuidado capilar. Si bien su existencia no es algo reciente, ha vuelto a surgir de la mano de la llegada de colombianos y venezolanos a la comuna.

Con coloridos carteles y tubos giratorios de color azul, blanco y rojo, anuncian su servicio. Ganándose una importante clientela, que busca un estilo diferente a lo entregado por las peluquerías tradicionales. “Medellín Barber Shop” es una de ellas, la cual es atendida por el colombiano Jimmy Sánchez, su dueño y fundador. A pesar de llevar algunos años en Los Ángeles, decide abrir su barbería tres meses atrás. Debido a que antes trabajaba en otro local, pero se motiva a emprender y abrir el suyo propio; todo esto con el objetivo de establecerse en la ciudad y generar un legado.

Su estratégica ubicación y servicio ha generado una respuesta positiva en los angelinos. Su barbería está justo en la esquina de Rengo y Valdivia, sólo debe subir las escaleras y preguntar por disponibilidad. “Ha crecido bastante el mundo de la barbería, sobre todo para los hombres. Ha sido muy bueno aquí” opina Sánchez en cuanto a la situación de Los Ángeles con respecto a los nuevos locales. Si nos vamos al tema de la inspiración de los peinados, confiesa que la mayoría de los clientes saca los diseños de redes sociales y llegan al local a pedir el corte: “Son cortes que se veían en otros lugares de Sudamérica, acá no se daba tanto porque tenían un aire más clásico. Últimamente hemos traído la moda de Colombia, de Venezuela y de todo eso”. Una de las ventajas de la versatilidad de la máquina.

Ya con el tiempo que lleva en Los Ángeles, ha podido identificar los gustos de cada cliente, sus mañas y manías; destaca como uno de los más populares el “degradado al cero”, el estilo “englobado” y la terminación “en punta”, pero esto varía dependiendo del gusto de cada persona que llega a su local y por supuesto, de su personalidad. También recibe a clientes que buscan algo más tradicional, ya que la barbería está enfocada en todos los estilos. Jimmy los atiende sin problema, entregando un servicio de calidad.

“Creo que es demasiado positivo el crecimiento de la barbería en Los Ángeles, más que todo en Chile o en el sur. Ha crecido mucho más el tema. La demás gente de la ciudad ha creado nuevos estilos de vida, agregando nuevos cortes a su vida. Es positivo para todos en general. Yo me dispongo frente al cliente, a lo que quiere y le hago el corte” finaliza Jimmy Sánchez con una reflexión frente a la importancia del mestizaje cultural en el área del cabello.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
BarberíaCuidado del cabelloLos ÁngelesPeluquería
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes