lee nuestra edición impresa

Cultura

El camino que llevó al rodeo chileno de ser una práctica productiva a un deporte nacional

Lo llamativo de la práctica y el talento demostrado por los jinetes que participan de esta actividad ha permitido mantener el interés de esta tradición nacional después de años de historia.


 Por Jorge Guzmán B.

foto nota rodeo como deporte típico
El rodeo pasó de ser una práctica productiva a un pasatiempo de la gente de campo antes de consolidarse como el deporte nacional que representa a los chilenos de sectores rurales.

El rodeo chileno no se gestó, inicialmente, como una práctica deportiva. Fue una necesidad, basada en la manera más rápida y efectiva por parte de los arrieros de antaño de trasladar animales a los corrales.

Posteriormente, la destreza demostrada y la belleza de la práctica lo impulsó, primero como una exposición y luego como deporte nacional de Chile.    

El periodista y fotógrafo especializado en temas de crianza de caballos, Vicente Pérez, explicó en entrevista con diario La Tribuna que “el rodeo nace como una práctica que es parte de la patria misma”.

Esto en los tiempos en los que “se llevaba estos animales a distintos corrales, mataderos u otros predios”, explicó el investigador de esta tradición nacional.

Posteriormente, dijo Pérez, se convirtió “en una distracción de la gente del campo y luego en un deporte entre los arrieros”.

Con el pasar del tiempo, “este hobby se convirtió en una especie de campeonato”.

MÁS QUE SOLO RODEO

“El ganado de ese tiempo no era tan manso como el de hoy, por lo que se convirtió en una competencia”, dijo Pérez a diario La Tribuna. Lo anterior, desde los tiempos del Chile colonial.

La espectacularidad de la práctica y la destreza de los jinetes atrajeron a muchas personas, que le dieron nueva vida al deporte con su asistencia.

Ya fueran espectadores o vendedores, que aprovechaban la afluencia de personas para comerciar productos o servicios mientras se realizaba el rodeo, se podía apreciar una mayor afluencia de público mientras comenzaba a conformarse el rodeo chileno.

“Se convirtió a su vez en una fiesta tan típica e identitaria de nuestro país, que persiste hasta el día de hoy”, señaló el periodista Vicente Pérez, que ha investigado a fondo la historia del deporte nacional.

Y no es casualidad que se compare al rodeo chileno con un festejo. Desde antes en el rodeo como lo conocen algunos, “ya convergían la música, el baile y la tradición chilena” en el espacio que se tomaron los corraleros, arregladores y otros trabajadores, que se mezclan alrededor de esta actividad, dijo a La Tribuna el comunicador especializado en crianza equina, Vicente Pérez.

FORMALIZANDO EL DEPORTE

Con la fundación de la Asociación de Rodeo Chileno, el 22 de mayo de 1962, “incluso se dictaron nuevos reglamentos respecto a las normas y condiciones para este deporte, que especificaron hasta el tipo de ganado que se podía utilizar y el trato que se debía tener con los animales”, explicó Pérez.

Al día de hoy, “los huasos, campesinos y espectadores agrupan a más de 1.300.000 personas a nivel nacional”, describió Vicente Pérez. Y gran parte de este número “depende del rodeo y la actividad que genera a su alrededor para subsistir”.

TRADICIONES POR MANTENER Y ANALIZAR

Andrés Montero, agricultor de Longaví y aficionado del rodeo chileno, es “hijo, nieto y bisnieto de criadores”, cuenta.

Y también está en conocimiento de la tradición huasa, “que reserva los mejores lugares y la mejor alimentación del campo para sus caballos”.

El director secretario de la Corporación Cultural de Los Ángeles de Los Caballos y Caballeros, Werner Kulenkampf, también se ha dedicado a estudiar los orígenes del rodeo.

Según el vocero de Caballos y Caballeros la tradición de “correr la vaca” (término coloquial utilizado para describir la práctica del rodeo), “nace como una necesidad técnica de trasladar animales de un lugar a otro”.     “Originalmente se preparaba a los animales para la venta”, explicó Kulenkampf. “Luego se desarrolló el rodeo como lo conocemos al día de hoy”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
asociacion de rodeo chilenorodeorodeo biobiorodeo chileno

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes