suscríbete al boletín diario

Crónica

Expertos entregan ideas para asistir a personas que viven hacinadas durante la pandemia de Coronavirus

Las propuestas van desde contar con mayor información para catastrar a las personas, mejorar canales de comunicación hasta el uso de residencias y albergues destinados a aquellos más vulnerables.


 Por La Tribuna

HACINADOS

La crisis del Covid-19 está dejando al descubierto una de las falencias que tenemos como sociedad en relación a la desigualdad a nivel habitacional y segregación urbana.

No es lo mismo hacer la cuarentena en un hogar de 100 m2 que en una casa de menos de 40 m2 y en la que no sólo vive una familia, sino que varias. De hecho, el hacinamiento ha sido un factor común de las zonas que entrarán en cuarentena.

Esta realidad es la viven muchos hogares chilenos y comunidades inmigrantes que habitan en las comunas con menos recursos económicos del país. Hace poco en los medios de comunicación se dio a conocer que grupos de ciudadanos haitianos que vivían en un cité en Quilicura fueron trasladados a residencias sanitarias, a raíz de un brote de Coronavirus registrado en el sector en el que habitan. Un segundo caso en un cité de Estación Central activó otra alarma, esta vez entre ciudadanos peruanos.

Según un estudio basado en el Censo de 2017, en Lo Barnechea las viviendas en promedio tienen 112 m2 y viven 4,1 personas por hogar, mientras que en Puente Alto el promedio es solo de 44 m2 y viven 3,5 habitantes por vivienda. Además, de acuerdo a la Encuesta Casen de 2017, el 21% de los hogares de migrantes presenta condiciones de hacinamiento. Para los nacidos en Chile, esta cifra es de solo un 5,8%, mientras el 22,3% de los hogares en condiciones de hacinamiento de migrantes está en la Región Metropolitana.

Con el objetivo de ayudar a estas personas que están viviendo el hacinamiento u otras condiciones precarias en medio de la crisis sanitaria, expertos entregaron sus iniciativas y propuestas para contener a los más vulnerables e intentar detener un mayor contagio.

Los especialistas concuerdan que una de las maneras de colaborar con esa situación de hacinamiento es contar con un catastro de los inmigrantes del país. De esta forma, dicen, se puede saber dónde y cómo están viviendo.

“En el caso de la comunidad migrante es esencial tener a la mano la mayor información posible. Ellos más allá del estatus migratorio en que se encuentren, tienen el derecho a acceder a atención médica en el sistema público. Otra idea es llegar a la comunidad haitiana con campañas en creole y disminuir la barrera idiomática, entregando información relevante”, explicó Camilo Morán, integrante de la Comisión Política de RN.

Por otro lado, los canales de información oficial a nivel sanitario son fundamentales para evitar la propagación del virus. “La comunidad haitiana en su gran mayoría no es hispanoparlante, por tal la barrera idiomática puede traer consecuencias negativas mucho más inmediatas, por ejemplo, no enterarse de la cuarentena obligatoria en su comuna pues no se informa por vías oficiales. Es importante llegar a ese segmento de la población ya que la crisis económica en principio va a afectar de manera mucho más comprometedora a ellos por ser los que menos redes de apoyo tienen”, añadió Moran.

“Un gran problema de las comunidades migrantes y en especial la venezolana, es que no están orgánicamente constituidas, es difícil tener un interlocutor válido y poder bajar la información. Por ejemplo, en detalles tan domésticos ellos no tienen la costumbre de informarse por medios chilenos”, puntualizó el también concejal de Lo Prado.

RED DE ALBERGUES

Residencias y albergues sanitarios se presentan como una solución para personas contagiadas que no pueden realizar una cuarentena en sus hogares debido al hacinamiento y, sobre todo, gente en situación de calle que bajo estas condiciones no cuenta con condiciones mínimas de higiene para enfrentar una enfermedad.

Preocupadas por resolver este problema, diferentes organizaciones sociales han puesto a disposición diferentes lugares que permitan acoger a este último grupo de personas. Es así como el Ministerio Río Santo, Redun (iglesia evangélica) y el movimiento Alerta Chile pondrán a disposición del sistema de salud un albergue en la comuna de Providencia.

“Esta iniciativa es una acción social para las personas vulnerables por el covid 19. Se recibirán a 20 personas en situación de calle durante cuatro meses. La idea es que el lugar cuente con una persona responsable y se cumplan con todos los requerimientos que pide la Seremi de Salud, que ya visitó el lugar en Providencia, por lo que ahora se están tramitando los asuntos legales”, afirmó Verónica Romero, co-fundadora de Alerta Chile.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Expertoshacinados

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes