suscríbete al boletín diario

Crónica

El estallido social y los nuevos desafíos en la educación son abordados en Los Ángeles

La actividad fue organizada por la Universidad de Concepción Campus Los Ángeles, la Agrupación de Académicos Jubilados de esa misma institución, y la Municipalidad, siendo abordadas las repercusiones del estallido social.


 Por La Tribuna

educación 2

“Tenemos un desafío tremendo: que la educación que nuestros jóvenes reciban no dependa de la cuna en que nacen”, expresó Alejandra Arratia, directora ejecutiva de Educación 2020, quien intervino en las jornadas de educación, ciencia y cultura realizadas durante tres días en Los Ángeles.

En conversación con Diario La Tribuna, Arratia afirmó que promueven repensar el sentido del sistema, además de enfocarse en los estudiantes, fomentar la colaboración y abordar en las salas de hoy los desafíos del mañana, que pasan por poner fin al apartheid en la educación. 

Puntualmente citó las demandas ciudadanas que quedan de manifiesto en cada una de las jornadas, que llevan ya más de 50 días, tales como las voces que reclaman la existencia de escuelas para ricos y escuelas para pobres, así como la educación pública abandonada por el Estado y sujeta a los vaivenes de un sistema de financiamiento que no ha hecho más que precarizarla.

“Tenemos un desafío tremendo y los sucesos del último mes y medio lo comprueban, en términos de asegurar acceso a una educación de calidad para todos. En Chile es verdad que hemos avanzado en términos de aumentar los niveles de acceso a la educación, pero el acceder y cursar educación no quiere decir aprender”, expresó.

Educación 2020 también impulsa la transformación desde la sala de clases a través de proyectos de innovación educativa que permitan que nuestros y nuestras estudiantes aprendan y estén preparados para el siglo XXI.

“Chile tiene niveles bastante altos de inequidad en términos del aprendizaje que logran los distintos niños, y la verdad es que están muy vinculados a los niveles socioeconómicos. Entonces, es muy importante cambiar y plantear qué es lo que todos los niños deben aprender no solo en lenguaje o matemática, sino que en términos de una educación integral y una formación para ser ciudadanos del nuevo Chile que queremos construir”, añadió.

FIN AL APARTHEID

La directora Ejecutiva de Educación 2020 expresó que, según las demandas que se plantean como parte de las movilizaciones y que conocen mediante el trabajo que desarrollan en escuelas, es necesario aplicar una educación más humana, centrada en el estudiante, en sus intereses y necesidades. Una educación que logre que nunca más un niño de cuarto básico sienta que no puede aprender, ni que uno de octavo piense que la violencia es un mecanismo apropiado para la resolución de un conflicto.

“En Chile tenemos un sistema que es altamente segregador y que deriva en un desafío tremendo: que la educación que nuestros jóvenes reciban no dependa de la cuna en que nacen. Eso nos parece que nos tiene que interpretar a todos. Tenemos que ofrecerle a todas nuestras nuevas generaciones acceso a una educación de calidad, no solo a los que tienen poder para pagarla, y en eso creemos que hay un deber muy imperativo y ético”, expresó.

Como Educación 2020 proponen seguir avanzando como país con un sistema de desarrollo profesional docente con las competencias necesarias para poder tomar decisiones más de innovación y de transformar la sala de clases, reforzando la seguridad en los estudiantes y sus capacidades en el sentido de que pueden aprender: “somos nosotros los adultos quienes tenemos que ser responsables de eso y tomar las decisiones de innovación necesaria para poder hacer que todos los estudiantes aprendan”.

Junto con ello, destacó la importancia de reforzar la seguridad en cada uno de los estudiantes: “cuando un estudiante siente que no puede, que no se atreve, efectivamente no va a hacer el intento porque los seres humanos nos protegemos frente a ese susto que nos da naturalmente algo nuevo”, al agregar que es preponderante el rol que cumplen en esa instancia los educadores.

“Los adultos, y fundamentalmente nosotros los profesores, debemos transmitir a los estudiantes que todos podemos aprender”, dijo. Agregó que impulsan desde hace mucho tiempo una conversación más sustantiva, con foco pedagógico y centrada en lo que pasa en la sala de clases y otros espacios de aprendizaje.

“Es una conversación que va mucho más allá de los objetivos de cada asignatura. Pasa por la formación integral de personas dialogantes, capaces de ejercitar el pensamiento crítico y de vivir en comunidades que valoren la diversidad”, dijo Arratia, para luego interactuar con los asistentes a la actividad realizada en Los Ángeles, quienes también desarrollaron propuestas sobre la educación.

“Creemos que esta crisis social es una oportunidad para revisar aquello en lo que se debe avanzar, recordando que la reflexión educativa es fundamental, considerando que la forma de  construir un mejor futuro pasa necesariamente por mejorar nuestro sistema educativo”, cerró la directora ejecutiva de 2020 en conversación con La Tribuna.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes