viernes 15 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

Denise Bascur Barriga: “Cuando conocí la cultura mapuche me enamoré de ella”

Esta emprendedora explicó que antes de dedicarse a la confección de joyas mapuche pasó por otras técnicas, pero que finalmente y luego de una intensa búsqueda llegó a lo que hoy la hace feliz y le ayuda a llevar el sustento a su hogar.


 Por Marisel Venegas

10.3

Marisel Venegas Díaz

[email protected]

Nacida y criada en la comuna de Mulchén, Denise Bascur es una emprendedora que se dedica a la confección de joyas, arte también conocido como orfebrería. “La inquietud de emprender llegó con mi segundo hijo, Aldo. Yo ya no quería seguir trabajando con un empleador porque como iba a ser madre nuevamente, quise tener tiempo para dedicarle a mi hijo”, explicó Denise al ser consultada por las motivaciones que tuvo de emprender y dar vida a Abya Yala, nombre que significa América.

Esta mujer relató que partió con otros rubros antes de llegar a la orfebrería. Al principio pintaba vidrios, también confeccionó piro mandalas, que es un tipo de técnica donde se quema la madera. “Yo compré primero un Dremel, que es una herramienta de multifunciones que permite tener precisión para los artesanos, es como un motor o un mini taladro. El Dremel se podría decir que es como el corazón de la orfebrería. Cuando lo compré yo estaba en un proceso de encontrar lo que me gustaba y justo se dio un curso relacionado a los metales en la municipalidad y lo tomé, ahí partí con el alicate y los alambres pero también en ese curso conocí a un lamien, el que me ayudó a conocer lo que era la joyería mapuche, nos hicimos amigos y luego de saber más de ellos me enamoré de la cultura y comencé a trabajar las joyas”.

Denise manifestó que no es mapuche pero que siente un profundo respeto por la cultura y por su gente, por lo que trata cada pieza que confecciona con mucho cuidado y dedicación. “Me encanta trabajar la joyería mapuche, porque no es un simple adorno que alguien puede llevar consigo, sino que tiene un significado. Después de trabajar con los símbolos de esta cultura me considero casi una rütrafe”, expresó.

LA IMPORTANCIA DE LA JOYERÍA MAPUCHE

La emprendedora indicó que para ella el confeccionar una pieza de joyería mapuche significa mantener viva la historia de este pueblo y que en cada pieza que fabrica se demora alrededor de tres o cuatro horas. “En cada joya que fabrico hay un pedacito de historia, no soy una mujer que guste de los trabajos vacíos, siempre intento darle sentido a mis creaciones. Me encanta hacer lo que hago porque siento que estoy dejando algo a mis hijos, que estoy aportando a que se conozca esta cultura tan rica y se mantenga en el tiempo de generación en generación”, añadió.

Al relatar cómo parte su emprendimiento, Denise Bascur dice que le encantaría continuar en su vida realizando estas piezas, a las que le da tanto valor, porque en ellas trata de lograr una interpretación de la filosofía y cosmovisión mapuche.

La presencia de la metalurgia en este pueblo originario data de la época prehispánica. Sin embargo, la orfebrería en plata adquirió gran relevancia al interior de la comunidad mapuche a fines del siglo XVIII, comenzando a ser desarrollada en forma intensiva por hábiles artesanos que lograron crear una gran diversidad de formas y estilos, los que hoy Denise intenta replicar en cada una de las joyas que confecciona.

LOS SÍMBOLOS

La luna es una de las más utilizadas según indicó la emprendedora, porque representa la femineidad, la conexión con la tierra, lo que a las mujeres les agrada mucho. La estrella también se usa mucho porque personifica el primer lucero que sale por la noche y el último en entrarse durante la mañana, por lo que cumple un rol de protección, manifestó Denise Bascur. Por otra parte, el sol representa la vida, el viento muestra la pureza, la cruz andina o chacana, que es utilizada por varias culturas como la Quechua, y significa escalera, es un símbolo plurimilenario que también representa los puntos cardinales y que Denise plasma en sus diseños. “La mayoría de las piezas tienen esa conexión entre lo espiritual y lo terrenal, el pueblo mapuche tiene una conexión especial y para mí es algo completamente comprobable, no es ficción. Las machis sí se comunican con los espíritus y eso es algo muy importante y poder plasmarlo en una pieza como la trapelakucha o el sikil es un honor”, sostuvo la orfebre mulchenina.

Si bien Denise con sus piezas intenta mantener viva una cultura ancestral, también mezcla la modernidad en su trabajo ya que comentó que a través de internet ha bajado programas para hacer los diseños, lo que ha facilitado su trabajo.

LOS MATERIALES

Plata y alpaca son las materias primas con las que trabaja Denise Bascur en su joyería mapuche. Con respecto a la plata, detalló que usa la 950 de 0,5 milímetros. Otra opción es la 925, o también llamada plata esterlina, pero indicó que es muy maleable, por lo que prefiere usar la 950 porque es de mejor calidad. “La mayoría trabaja con 0,3 milímetros pero yo prefiero usar la de 0,5 porque entiendo que las piezas tienen que durar, y no uno o dos años, sino que todo el tiempo que sea necesario. En la cultura mapuche la joyería perduraba porque se iban heredando las piezas, por eso invierto en un material de mejor calidad, para lograr llegar a eso”, aseguró.

Denise se surte de insumos en Promano, que es un provisor de la industria de la joyería donde se pueden encontrar alicates, laminadores, escobillas, pañetes, entre otros insumos. Esta empresa está ubicada en Santiago pero tiene despacho a regiones y venta web, lo que a esta orfebre le significa una gran ayuda porque encarga los productos que necesita.

COMERCIALIZACIÓN DE LA JOYERÍA

Con respecto a cómo vende su joyería esta emprendedora de Mulchén dijo que lo realiza principalmente en ferias y en su domicilio. Las joyas de plata las comercializa como pieza de autor. “Tengo una clienta que la considero mucho porque siempre me prefiere, a veces me envía un modelo y me dice que lo modifique, que le represente algún símbolo en especial. Así también yo hago diseños más exclusivos y les aplico un valor extra, porque es propio y no lo voy a replicar”, contó.

Este valor agregado es solo para las piezas de autor, ya que las otras que fabrica Denisse sí se replican pero siempre sin la saturación de las mismas. “Yo entiendo que a las mujeres nos gusta la exclusividad, por lo que trato de no repetir tanto los diseños”, enfatizó.

En el sentido del apoyo que ha recibido desde los organismos de gobierno o de la municipalidad, la emprendedora indicó que prefiere mantenerse más independiente, pero que aun así siente que desde el municipio el apoyo no ha sido como esperaba. “Yo pienso que en la comuna han pasado demasiados años antes que aparezca un rütrafe, de hecho soy la única acá, entonces creo que no se le ha dado la importancia que merece a la cultura mapuche en la comuna. Lo que sí hago es que trato de darle el valor que se merece a lo que fabrico, y al ser la única que hace este tipo de piezas me da un empuje mayor”, explicó.

SU RELACIÓN CON QUILACO

“Quiero ser sincera: con la municipalidad que más he trabajado es con Quilaco. Está al lado nuestro y desde allá me llaman, yo no postulo a las ferias, tampoco pago nada. Yo siento que en esa comuna sí saben la importancia que es contar con una artesana, una orfebre que se dedique a la confección de joyas mapuches. El permiso más caro que yo he pagado en Quilaco para poder asistir a una feria o evento es 2.200 pesos, lo que es muy accesible. En Quilaco se entendió que el artesano le da identidad a la comuna”, explicó la orfebre.

Denise también reveló que esta comuna está trabajando un desarrollo turístico enfocado en lo artesanal, en darle énfasis a los artistas locales, situación que en Mulchén –a su juicio- no se estaría fomentando.

Joyería Abya Yala nace con la idea de trabajar y dar a conocer la cultura mapuche, pero la emprendedora indicó además que no descarta la opción de expandirse a trabajar más culturas. “Me encantaría poder expandirme a otras culturas para ir permaneciendo en la retina sobre todo de los niños y jóvenes”, comentó.

Con respecto al logo del emprendimiento, Denise dijo que lo trabajó junto a una amiga con la que integra una agrupación de mujeres llamada Las Crea Libre, que reúne a mujeres de Mulchén. “Yo estaba buscando algo que me representara y también a mis piezas y ahí nace este logo. Hicimos un trueque y lo que hace una lo cambiamos con lo de la otra y así nos movemos constantemente. Queremos fomentar el intercambio, el comercio antiguo, la forma de trabajar que se tenía antes”, añadió.

CÓMO SURGE LA PLATERÍA MAPUCHE

La gran cantidad de monedas de plata procedentes del activo comercio en la frontera comenzaron a ser utilizadas como materia prima por los artesanos especializados de caciques y poderosos hombres de la sociedad mapuche. En vez de utilizarlas como valores de intercambio, los orfebres martillaban y fundían las monedas para luego confeccionar alhajas para las mujeres y diferentes artículos usados en los arreos y aperos de los jefes mapuches, también llamados cacique o longkos. De esta forma, la platería obtuvo un importante valor como símbolo de status para longkos y ulmenes, y para sus mujeres que llevaban puestas estas joyas con sus atavíos rituales y festivos. Durante el siglo XIX, período de auge de la platería mapuche, se multiplicaron las formas de las piezas y sus diseños y decoraciones. No obstante, este fuerte desarrollo en la orfebrería decayó con el proceso de ocupación de La Araucanía.

DESTACADO

“Me encantaría poder expandirme a otras culturas para ir permaneciendo en la retina sobre todo de los niños y jóvenes”. Denise Bascur Barriga, orfebre de la comuna de Mulchén.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes