jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Alcalde de Alto Biobío acusó deuda histórica con la Nación Pehuenche

El informe del INDH atribuye olvido del Estado en temas de educación, salud y transporte. Además entrega, como paradoja la propiedad del agua, que están en manos de privados y no disponible para los habitantes de la alta cordillera de Biobío.


 Por Sebastián Carrizo

09-04-2019_21-28-131__ralco144.jpg

Benjamín Ahumada Álvarez
[email protected]

 

El informe, tras la misión del Instituto Nacional de Derechos Humanos a Alto Biobío y Santa Bárbara fue lapidario, en la alta cordillera se están violando los derechos fundamentales del pueblo Pehuenche y el responsable de ello, es el Estado de Chile.

El documento, que adelanta la investigación final (el informe completo se hará público en mayo), da cuenta de: “desplazamientos de comunidades indígenas por la priorización de proyectos hidroeléctricos; amedrentamientos ante sus demandas; y abandono del Estado para el acceso a servicios básicos como salud, transporte y educación, fueron sólo algunas de las constataciones realizadas por el INDH en una visita a terreno.”
Pero si eso fuera poco, el trabajo del INDH apunta fuertemente al tema del agua, al indicar que existe la “la paradoja de encontrarse sin agua, en una de las zonas con mayores recursos hídricos del país”. 

LA VOZ DEL INDH EN BIOBÍO

Uno de los profesionales que acompañó a la directora, Consuelo Contreras y al consejero José Aylwin fue el jefe regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Harun Oda, quien explicó a Radio San Cristóbal y Diario La Tribuna, los alcances de sus conclusiones.
De forma honesta, la autoridad reconoció que sus trabajos y recomendaciones no son vinculantes, por lo que es fácil deducir que el fin de las violaciones a los Derechos Humanos del pueblo Pehuenche, podría llegar cuando las autoridades analicen y comprendan el informe.
En este sentido, Oda dijo que a través de los años, sus conclusiones, en diferentes trabajos, han tenido eco en el Estado y sus administradores de turno.
El representante del INDH, en Biobío, también detalló los puntos más claros, respecto de la violación de derechos humanos que viven a diario los pehuenches, hablando en primer término del agua.
“El agua tiene un componente espiritual, simbólico relevante para la cultura Pehuenche, en una zona que es rica en el recurso hídrico, las comunidades, personas reciben agua en camiones aljibes, estamos en otoño y no tienen acceso al agua”, explicó Oda.
En materia de los servicios que el Estado debe entregar a todos los chilenos, habló de salud y evidenció los problemas de los habitantes cordilleranos para acceder a centros de atención y a hospitales.
En cuanto al transporte, detalló que hay serios problemas y compartió que el tema es grave cuando los empresarios no participan de licitaciones que ofrece el Estado para recorrer las distintas comunidades de Alto Biobío.
Pero si hay algo que cuesta entender, es la brutalidad del centralismo y la necesidad de encasillar a todos dentro de una misma clasificación,

“Como dato, el Ministerio de Educación envía textos, en el contexto de la interculturalidad, en los que se señala que el árbol sagrado de los mapuche es el canelo, pero en territorio Pehuenche, el árbol sagrado es el pehuén, entonces, no hay pertinencia territorial con el material educativo que se entrega desde el nivel central”.

 

En esta línea, el alcalde de Alto Biobío, Nivaldo Piñaleo reconoció el tema de la educación, pero agregó que esto va más allá al decir que: “las instituciones públicas tienen programas que no son pertinentes a nuestras realidades. Los plazos para nosotros son los mismos que para Concepción, Punta Arenas y Arica. Las bases de programas, requisitos para proyectos, todo es lo mismo y lo peor es que estamos declarados como área de desarrollo indígena, pero eso es un bonito nombre, se puede hablar de eso en todo el mundo, pero los presupuestos son los mismos año a año, no hay cambios respecto de cómo aplicar el trabajo, cómo traspasar capacidades a nuestros vecinos, no hay continuidad de trabajo con los usuarios de esos programas”.
En este sentido, Piñaleo aclaró que “este no es un problema de Gobierno, es un problema de Estado, estructural que ha perjudicado a las comunidades indígenas, el agua, la tierra, los recursos mineros y todo nuestro entorno”.
Con una mirada muy crítica de su realidad, el líder político Pehuenche dijo que: “el Estado chileno tiene una deuda histórica con las naciones originarias, y especialmente con Alto Biobío, donde hay dos mega centrales que entregan una enorme cantidad de energía al país, con el costo social y medioambiental que nos significa como pueblo Pehuenche, y el informe del INDH viene a ratificar lo que venimos diciendo hace mucho tiempo".

Si bien, la misión del Instituto Nacional de Derechos Humanos es clara en evidencia las violaciones a los derechos humanos de esta nación originaria, lo cierto es que pese a los intentos (mal hechos, según el informe preliminar), su alcalde, Nivaldo Piñaleo, sigue teniendo una visión pesimista respecto del futuro y de la relación de su comuna con el Estado: “no podemos proyectar trabajo en el largo plazo, hay una mirada asistencial. Toda la administración se hace desde Santiago y Concepción, pero no respetan la realidad y por eso no se ven las potencialidades de desarrollo, las que por cierto existen”.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes