lee nuestro papel digital

Crónica

Madre clama ayuda para su hija de 3 años: requiere dinero para ver un inmunólogo

Presenta horribles llagas en todo su cuerpo, de las que no se tiene claridad de qué sería lo que provoca esto, por lo que no puede recibir un tratamiento específico que mejore su condición.


 Por La Tribuna

21-11-2016_19-26-438.12-1

Yoselyn Toledo es una joven madre angelina de 24 años, con una hija de tres que tiene su cuerpo lleno de dolorosas llagas. Debido a esto, se le diagnosticó dos enfermedades, dermatitis atópica severa y alergia alimenticia, pero aún no se puede esclarecer si ambas están relacionadas, o cada una por sí solas está afectando –visiblemente- la piel de esta pequeña.

Por tal motivo, Yoselyn pide ayuda para poder costear la consulta medica de su hija con un especialista que le dé una respuesta clara del diagnóstico, para así determinar un tratamiento factible para ella.

María Jesús López Toledo, es una niña de tan solo tres años, y que a los cuatro meses de vida comenzó a presentar problemas con el uso de pañales, por ello fue llevada al médico y le diagnosticaron una alergia a la piel, la que luego se fue expandiendo a todo su cuerpo -desde la cabeza a la planta de los pies- lo que se transformó en una Dermatitis Atópica Severa.

A esta situación, que ya era completa, se le sumó el diagnóstico de una alergia alimenticia, por lo que durante todo este tiempo los médicos no han podido determinar la causa de sus heridas, la que a estas alturas se han convertido en dolorosas llagas en el cuerpo de la menor.

La madre de la pequeña, contó a La Tribuna que “desde que mi hija comenzó con esto, la llevé a distintos dermatólogos, los que solo me daban remedios caros y cremas que hasta ahora no le han hecho efecto”.

Además, agregó que las respuestas de los doctores han sido muy contradictorias, “algunos médicos me dicen que la dermatitis no tiene nada que ver con su alergia alimentaria, que eso corresponde al sistema inmunológico, pero otros me dicen que sí, entonces al final uno no sabe qué darle, porque le hemos hecho exámenes de test cutáneos y sale todo”.

Del mismo modo, Yoselyn sostuvo que “uno se da cuenta que cosas que tienen que ver con el sistema inmunológico no le dan alergia, pero come e igual le brotan granos, siendo que en el examen sale que no es alérgica, entonces es algo contradictorio, y de verdad que no sabemos qué es lo que le hace mal en este caso”.

“Hemos estado con 4 dermatólogos diferentes, dicen una cosa u otra, al final no llegamos a nada concreto, no hay ninguno que le haya hecho efecto a ella en realidad”, manifestó la joven madre.

LOS GASTOS

Yoselyn es madre soltera, tiene otro hijo de tan solo un año de edad, y por el problema de María Jesús, tiene que cuidarla, por lo que no puede desempeñar alguna función laboral.

A toda esta situación, se le suma los grandes gastos que ha tenido que hacer por costear la enfermedad de su hija, que han salido de su propio bolsillo.

“Llevaba a mi hija al hospital, y siempre me daban recetas que eran sobre los 80 mil pesos, entonces yo les decía que si venía al hospital era porque no tenía, y la respuesta que me daban los doctores era que las enfermedades dermatológicas no las cubría el auge, entonces ellos no podían hacer nada. Y no me quedaba otra que comprarle los remedios a mi hija”.

María Jesús está desde los cuatro meses con cremas, medicamentos y un jarabe para dormir en la noche, “porque tiene trastorno del sueño y si no se lo toma, esta las 24 horas del día despierta, entonces ahí es donde ella se produce sus heridas, que le empiezan a picar y ella se rasca”, explicó Toledo.

Asimismo, agregó que “estoy bloqueada de Fonasa porque saco asignación por la municipalidad, ya que no puedo trabajar, la María Jesús no puede ir al jardín por el tema de su enfermedad, porque sus heridas están abiertas y expuestas a infecciones, entonces por orden medica lo tiene prohibido”.

A pesar de eso, Yoselyn –de alguna u otra forma- se las arregla para poder generar algunos ingresos, aunque no son permanentes, igualmente le sirven para los gastos de sus dos hijos.

“Yo me dedico a hacer cuartillos y esas cosas, es lento el tema de las ventas, pero sirve, de repente voy a hacer aseo a alguna casa, entonces no me quedo y también mi mamá me ayuda. Pero con la llegada de mi hijo más chico, se me ha hecho mucho más difícil costear la enfermedad de María Jesús”, indicó.

EL PREOCUPANTE ESTADO DE LA PEQUEÑA

En este tiempo, María Jesús lleva un año con su cuerpo lleno de heridas. Si bien está con tratamiento en el hospital de Los Ángeles, no hay mejoría, por lo que es una de las cosas que más preocupa a la madre.

“Por lo mismo, ahora mi hija está pasando por un mal estado psicológico, no se quiere mirar al espejo porque se siente fea, esto es hace poco, de un día para otro cambió, no quiere hacer nada, van a la casa y se esconde en la pieza, no sale, se tapa y si sale quiere andar con polerón, pantalones, cosa que no se le vea ninguna parte del cuerpo”, enfatizó la madre de María Jesús.

En este sentido, Toledo dijo que el jueves pasado unos voluntarios de Levantemos Chile le consiguieron una hora con un pediatra en Angol, por su preocupante estado de salud. El facultativo habría visto todos documentos de los médicos que han observado a María Jesús, y en base a eso le entregó un certificado a la madre, donde se expresa que todos los tratamientos recibidos por la pequeña, no han significado una mejoría para la menor de 3 años.

Ahora, la única solución para que la pequeña tenga un tratamiento, es que se pueda determinar con claridad cuál es su diagnóstico, por lo que es necesario que la vea algún inmunólogo o genetista. Especialistas que no se encuentran en Los Ángeles, y además, el valor de su consulta no está al alcance del bolsillo de Yoselyn.

Por tal motivo, la joven madre está organizando un show para poder reunir el dinero necesario para llevar a María Jesús a ser evaluada por un especialista.

“Ahora queremos hacer un show masivo, un evento a beneficio para poder reunir fondos para los tratamientos y todo, porque la idea es llevarla fuera de Los Ángeles. La María Jesús necesita un inmunólogo y genetista, pero acá no hay, aparte que son muy caros. La intención es que la vea un especialista que nos dé una respuesta certera, y mi hija pueda hacer su vida normal y vuelva a sonreír”, concluyó la mamá de la pequeña.

Para quienes quieran ayudar a María Jesús, lo pueden hacer con algún aporte a la cuenta Rut Nº 18.472.783, a nombre de Yoselyn Toledo González, además, quienes quieran contactarse con la familia, lo pueden hacer al número de celular y whatsapp +56 9 86733744 o escribir al mail: toty_215@hotmail.com.  


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes