suscríbete al boletín diario

Crónica

Verónica Díaz: La aventura de transformarse en microempresaria

Emprendedora de la provincia que tuvo que independizarse para sobrevivir. Con voluntad y tenacidad ha logrado progresar y más importante aún, entregarle una mejor calidad de vida a su familia.


 Por La Tribuna

07-04-2016_19-02-5581___

Hasta el terremoto de 2010, Verónica Díaz trabajaba como dependiente en varios locales de la comuna de Nacimiento y sus alrededores. Sin embargo, este recordado y trágico episodio la dejó sin trabajo, ya que la dueña resolvió cerrar todos los negocios.

Asimismo, a su esposo lo despidieron de la empresa a la cual le dedicó 25 años de su vida. “Como estaba educando a mis hijos necesitaba tener algo, así que me independicé”, explicó Díaz.

Ante esta situación, Verónica tomó el camino que mejor sabe, la venta de ropa. Así nació “Vintage Nacimiento”, un espacio que ofrece prendas nuevas y usadas.

“Voy innovando y traigo cositas que la gente pide, por ejemplo, lo que está de moda como calzas o poleritas”, explicó. Tres veces al año viaja a Santiago para adquirir lo último en tendencias.

Fue en su local donde recibió la invitación de ingresar auna comunidad de emprendimiento solidario -Fondo Esperanza- , la que apoya a personas en situación de vulnerabilidad en el desarrollo de sus emprendimientos, a través de la entrega de servicios microfinancieros, capacitaciones y fortalecimiento de sus redes, con el objetivo de aportar a la mejora de su calidad de vida, de sus familias y la comunidad.

“Tenía varios conocidos que participaban y que me decían que también lo hiciera, pero les contestaba que no porque lo consideraba riesgoso, por las personas que se iban y no pagaban”, enfatizó.

A fines de 2010 decidió aceptar la invitación a ser parte de ellos, “entré porque necesitaba abastecer el negocio con cosas que no tenía. Ahora tengo de todo un poco”, dijo la microempresaria.

Esta emprendedora, nacida y criada en esta localidad de la región del Biobío, se transformó en la presidenta de su grupo solidario. Y hace ya varios ciclos que ostenta este cargo.

“Me convertí en vitalicia, no quieren que lo deje”, mencionó. Además, comenta que junto a sus compañeros mantienen una relación amena que se ha ido consolidando tras años de compartir y conocerse. Como todos son del sector, sabe de sus penas y alegrías.

La emprendedora, enfatizó que “desde que llegué a la institución he crecido, he tenido más oportunidades”. Un crecimiento que le ha permitido entregarles educación universitaria a sus tres hijos.

Esfuerzo y sacrificio que la llenan de orgullo y la hace trabajar con más ganas, “por ahora, sólo espero seguir luchando. Quizás, después pueda hacer algo más, pero que no sea tan sacrificado como lo de ahora”, expresó.

Finalmente, Verónica Díaz, destacó la gran relevancia que tiene para ella el bienestar de su familia. “Igual que todo el mundo, lucho por tener un mejor pasar en la vida. Lo importante es tener fe y confianza que se puede salir adelante”.

Así como destacados casos de emprendimiento de iniciativa, lucha y tenacidad por salir adelante, Verónica es una emprendedora sociable, sencilla, tolerante y perseverante que busca alcanzar sus metas y ser feliz.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes