suscríbete al boletín diario

Crónica

Ladrones amarraron y golpearon a dueños de casa en la comuna de Los Ángeles.

Una de las víctimas relató en forma exclusiva a La Tribuna cómo sucedieron los hechos. Los ladrones pensaron que no había nadie en la vivienda, al encontrarse con uno de sus moradores, lo ataron de pies, manos y taparon la boca para que no pidiera ayuda.


 Por La Tribuna

PORTADA

El jueves por la noche del 21 de mayo, Andrés Torres, relató que llegó del trabajo, luego de una extensa jornada laboral en una cadena de supermercados. “Llego a la casa con mucha hambre, y me doy cuenta que no hay pan, entonces salí al negocio de la esquina, uno bien conocido que queda frente al terminal de buses, cuando estoy en el lugar, me doy cuenta que hay tres tipos observando, uno de ellos rubio, y otro moreno, pero no les tomé mucha importancia. Volví a casa tomé once y me acosté”.

El joven de 23 años relató los hechos visiblemente afectado. “Me estaba quedando dormido, pero debía llegar Pamela, mi colega de trabajo y actual roommate. Ella llegó y salió por cigarros a la misma tienda de la esquina, en ese intertanto, escucho que de la calle gritan mi nombre… Andrés, Andrés, pensé que eran mis amigos, vi la hora y como era tarde, mejor no fui a abrir”.

El joven explicó que forzaron la puerta a patadas. “Unos segundos más tarde, escucho unas voces de hombre decir- no hay nadie- entonces se escucha como le dan patadas a la puerta y rompen el marco, asustado comienzo a escuchar lo que pasa, y dicen -somos de la PDI, somos la PDI-, en medio de la oscuridad, me levanto y pregunto ¿qué pasó? Y prendo la luz y me doy cuenta que hay tres sujetos en mi casa, intentamos forcejear pero bueno, ellos eran más”.

La víctima explicó que lo amarraron de las extremidades. ”Me doy cuenta que eran los mismos tipos que estaban comprando hace un rato en la esquina. Me amarraron de pies y cabeza, con un cable usb de color blanco que ellos tenían y encontraron una cinta de embalaje que era mía y me taparon la boca, me tiraron al piso boca abajo, al lado de mi cama y me taparon la cabeza con una frazada para que no viera nada, y comenzaron a revisar las cosas en la casa”.

En medio del robo, llega Pamela, de regreso de comprar cigarros. “Mi colega llega y cuando intenta abrir con la llave y hace sonido la chapa, un tipo le abre la puerta, y rápidamente la toma del pelo y la tira al suelo, llegó a quedar entre un sillón y la pared de la casa, ella se puso muy temerosa, hasta pensó que le iban a pegar nuevamente, en eso interviene el tipo rubio y dice que no le peguen más, y tomó a Pamela y le preguntó ¿tu soy la polola? Y ella en estado de shock respondía ¿de qué me hablas? Entonces la tiraron a la misma pieza que estaba yo, cuando la veo entrar le digo que se arranque, que corra, porque de verdad pensé que a ella la podían violar, es mujer y el riesgo es mayor”.

En medio de la horrible situación, los colegas comienzan a escuchar que los ladrones se habían ido. “Cuando ya no escuchamos ruido, Pamela me sacó la frazada de la cabeza, y me desamarró, comenzamos a ver la casa y nos dimos cuenta que habían desordenado todo, que husmearon en todas nuestras cosas”.

Tras una pausa, y con la mirada perdida, reviviendo los sentimientos de esa noche, Andrés continuó su relato. “Nos robaron varias cosas, se llevaron mi bicicleta Katana, es una bicicleta armada, entonces cada pieza era profesional, especial para hacer urban, que un estilo de piruetas con bicicleta que tiene un valor que supera el millón de pesos, más una máquina alisadora de pelo, secador, mochilas”.

La víctima presume que sus agresores averiguaron de él. “Yo creo que este robo fue dateado, porque yo no los conocía y ellos gritaron mi nombre”.

Sobre las investigaciones policiales, la víctima espera que logren dar con el paradero de su bicicleta. “Carabineros llegó y luego el Labocar tomó huellas, hicimos la denuncia en la Primera Comisaría y ahora esperamos que si la gente ve mi bicicleta no la compre, que cualquier dato les avisen al diario”, concluyó.

[modula id=”75662″]

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes