suscríbete al boletín diario

Comunas

El Obispado en Los Ángeles realiza campaña de ayuda a los migrantes

La cruzada se extiende durante todo este mes y tiene como objetivo concientizar a la comunidad sobre la realidad que viven los migrantes.


 Por Patricio Gallegos

Foto 2 (2)

A lo largo de la historia, la migración ha sido una expresión valiente de la determinación individual de superar la adversidad y buscar una mejor vida.

Es por esto que hoy, la globalización, junto con los avances en las comunicaciones y el transporte, ha incrementado en gran medida el número de personas que tienen el deseo y la capacidad de mudarse a otros lugares.

En estos últimos años se han creado retos y oportunidades para las sociedades de todo el mundo. También ha servido para subrayar el vínculo que hay entre migración y desarrollo, así como las oportunidades que ofrece la comunidad, es decir, mejorar las condiciones económicas y sociales tanto en el lugar de origen como en el de destino.

Pero antes de seguir avanzando, hay que preguntarse por qué se celebra el día del migrante, y para esto, hay que remontarse al siglo pasado más bien en el año 1914, cuando el Papa Benedicto XV, instituyó que cada conferencia episcopal que eligiera un día apropiado para recordar a los que emigraron de sus países, con la única finalidad de crear conciencia.

Es por esto que, en Los Ángeles se comenzó una campaña que este año lleva por nombre “Como Jesucristo, obligados a huir” la cual se inició el pasado domingo 6 de septiembre con una misa en la parroquia Santiago Apóstol, donde asistieron diferentes representantes de las comunidades haitianas y venezolanas.

MIGRANTES Y REALIDAD LOCAL

Alejandro López, un venezolano de 49 años, que llegó a la capital provincial junto a familia hace más de dos años en busca de una mejor calidad de vida, relató que al llegar a la zona se dieron cuenta de la dura realidad, “no veníamos preparados ni emocionalmente ni mucho menos en la forma de vestir. Sabíamos que las estaciones eran muy marcadas, pero nunca nos imaginamos a lo que realmente nos íbamos a enfrentar, para nosotros fue un cambio brutal por lo que la necesidad nos llevó a conocer la Oficina de Movilidad Humana del Obispado, donde primero nos brindaron apoyo emocional y también material, como por ejemplo, vestuarios para mis hijos, ya que nos encontrábamos en una situación vulnerable”.

Otro de los venezolanos que arribaron a la ciudad, fue Leonel Camacho, quien también llegó con su familia y señaló que, “al ser arrancado de nuestro país por la situación política que vive Venezuela, acá en Chile nos encontramos con una comunidad que nos dado la posibilidad de reconstruir nuestra vida a través del trabajo, es por esto que valoramos las iniciativas porque nos hacen sentir confortados”.

El sacerdote y director de la pastoral social, Gustavo Valencia, señaló que “el tema de los migrantes en nuestra ciudad lleva muchos años y en este último tiempo hemos recibido hermanos de Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Colombia. Lo que se ha acrecentado con la llegada de nuestros hermanos haitianos que se han hecho muy conocidos por el color de su piel. Es una realidad bastante difícil que como Obispado no podemos mirar para otra parte. Tenemos que enfrentarla y ayudarles, ya que son personas que vienen a trabajar, y a su vez ayudar a sus familias que quedaron en sus países de origen. Nosotros como cristianos debemos abrir las puertas y darles acogida a los hermanos migrantes para que así se sientan parte de nuestra ciudad y sean un aporte al desarrollo”, sentenció Valencia.

La encargada de coordinar todo el trabajo que se realiza en la oficina de movilidad humana en el Obispado de Los Ángeles, es la psicóloga Pamela Hernández, quien indicó que para ellos, “el consagrar el mes de los migrantes es tomar conciencia del sufrimiento de cada uno de ellos, es darles el tiempo para que se expresen con tranquilidad, y mucho más con el tiempo de pandemia que estamos viviendo”.

Por último, la profesional hace un llamado a la comunidad angelina para que se pongan la mano en el corazón y cooperen de forma económica en la página web que tienen el instituto católico chileno de migración (INCAMI).

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
haitianosLos Angelesmigrantes los angelesObispadoVenezolanos

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes