suscríbete al boletín diario

Comunas

Voluntariado organizado por Injuv recorrió Rere y diversos lugares turísticos en Biobío

La instancia pretende difundir entre la juventud el rescate de lugares turísticos que no son tan conocidos, junto con promover la educación histórica.co


 Por La Tribuna

11

La actividad es una iniciativa colaborativa entre el Instituto Nacional de la Juventud (Injuv) y el Consejo de Monumentos Nacionales, que busca abrir espacios de participación para jóvenes de 18 a 29 años, con el fin de acercarlos a actividades masivas relacionadas con voluntariado cultural y a la mediación con la ciudadanía.

En la provincia de Biobío existen diversos destinos turísticos de gran riqueza cultural, histórica y geográfica. Sin embargo, existe un desconocimiento que ha ido aumentando con el tiempo respecto al legado ancestral depositado en estos parajes.

El programa “Estaciones patrimoniales” del Injuv busca revertir esta preocupante situación promoviendo el turismo hacia la juventud. En diversas jornadas de acercamiento por la región de Biobío, uno de los recorridos llegó hasta la localidad de Rere, incluyendo sus campanas, la palma chilena y el Museo Casa Cano.

El seremi de Desarrollo Social y Familia (s), Matías Osses, sostuvo que “nosotros como gobierno estamos agradecidos de este trabajo colaborativo, por el cual se abre la mirada del voluntariado y de los jóvenes a otras áreas, que son el patrimonio y la cultura. Son lugares que necesitan ser potenciados. Los jóvenes les dan frescura, miran desde otro prisma las cosas, por lo tanto, enriquecemos estos destinos turísticos”.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

La localidad de Rere, ubicada a 21 kilómetros al oeste de Yumbel, es un pueblo de significación histórica donde existe una postal característica: el campanario y las campanas de oro, a las cuales se les atribuye una conocida leyenda local, la cual cuenta que las campanas tienen un 12% de concentración de oro. Bien sabido es que el metal noble de los instrumentos musicales es el bronce.

Según estudios que se han realizado en torno a estas campanas, su sonido se puede escuchar a más de 20 kilómetros. Lo que sí es seguro es que a cinco kilómetros a la redonda, la gente puede escuchar su sonido claramente y van a misa todos los domingos porque esas campanas están en pleno funcionamiento.

El seremi de Desarrollo Social y Familia (s), Matías Osses, sostuvo que “nosotros como gobierno estamos agradecidos de este trabajo colaborativo, por el cual se abre la mirada del voluntariado y de los jóvenes a otras áreas que son el patrimonio y la cultura. Son lugares que necesitan ser potenciados. Los jóvenes les dan frescura, miran desde otro prisma las cosas, por lo tanto, enriquecemos estos destinos turísticos”.

En el lugar, los visitantes también disfrutaron de otros atractivos turísticos de la zona, como lo son la tumba del Padre Mayoral y una especie de palma chilena que fue plantada por los jesuitas durante su llegada, y que a la fecha sigue en pie.

Airim Moraga, una de las jóvenes beneficiarias, sostuvo que “me motivó participar porque puedo conocer la historia detrás de los lugares patrimoniales, y en general porque me gusta conocer la historia de los sitios donde uno sabe que hubo un relato que no conoce del todo. Mi experiencia fue muy buena y de hecho superó mis expectativas, ya que pude ver muchos tipos de patrimonios. Rere me llamó mucho la atención, es un lugar muy rico en historia, del cual no sabía de su existencia”.

EXPERIENCIA COMPLETA

La actividad permitió que los jóvenes conocieran el fuerte  El Morro de Talcahuano, el cual fue denominado el 2017 como monumento histórico y sitio de memoria. La segunda jornada incluyó una visita al museo de Penco, un recorrido por el fuerte La Planchada y una visita por la Fábrica Bellavista Oveja Tomé.

La tercera jornada se llevó a cabo en la provincia de Biobío e incluyó visitas a la localidad de Rere, incluyendo sus campanas, la palma chilena y el Museo Casa Cano, donde los voluntarios que formaron parte de esta iniciativa, que pretende en el corto plazo comenzar a fomentar el interés por el patrimonio histórico y cultural que existe en Biobío, colaboraron con un importante grano de arena.

El último recorrido se llevará a cabo en la provincia de Arauco, donde se recorrerán comunas como Cañete y Tirúa, así como la localidad de Laraquete. El circuito completo finalizará con una certificación para los jóvenes beneficiarios de la actividad, el que estará a cargo de la Dirección Regional de Injuv.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes