martes 22 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Comunas

Robo de agroquímicos presentan además un grave riesgo a la salud en Biobío


 Por Claudia Robles

robos 2

La voz de alerta la encendió el vicepresidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, Boris Solar, al puntualizar que las secuelas en la salud de las personas o al medioambiente podrían ser aún más graves, en caso de existir una incorrecta manipulación en el uso de los productos robados desde distintas instalaciones productivas en comunas de la provincia.

Como informara oportunamente Diario La Tribuna, los robos que se registran desde 2017 a la fecha, han presentado un significativo aumento en los últimos 3 meses, siendo formalmente denunciados robos que superan los $100 millones.

La situación llevó a los agricultores a organizarse al alero de Socabío, donde a través de un grupo de WhatsApp, se comparte periódicamente información respecto de los hechos que han sido denunciados, sin resultados positivos hasta ahora.

El tema fue abordado en una reunión desarrollada en la Prefectura de Carabineros de Biobío, donde jefes de distintas unidades policiales con presencia en el sector rural se dieron cita en la jornada con directivos de la asociación gremial.

En tanto, durante la jornada de ayer, se desarrolló una nueva jornada de trabajo para avanzar en el diseño de un catastro que permita frenar el delito y otras acciones delictuales que se registran en sectores urbanos. Entre ellos, el robo de alambre de cobre desde los equipos que surten los sistemas de riego, principalmente en esta época de mayor demanda.     

Esta semana, también se espera desarrollar una reunión de trabajo en la Fiscalía de Los Ángeles. “Esperamos ser recibidos por el Ministerio Público para conocer cómo son los procesos y procedimientos en estos casos y de qué forma nuestros agricultores pueden ayudar a que las propias víctimas sigan en las mismas causas hasta el final, alcanzando mejores medios probatorios”, expresó Boris Solar, vicepresidente de Socabío.

SIGUEN SIN SER DETECTADOS

Vigilancia y prevención son los dos factores que se conjugan al momento de desarrollarse las reuniones entre los afectados y la policía uniformada, acordando el diseño de un plan de seguridad en respuesta a los antecedentes entregados por el sector productivo.

“No sólo hay una pérdida económica sino que también hay un peligro inminente en la salud pública, dado que gran parte de los productos que se están comercializando siguen una cadena que está custodiada y autorizada por el Servicio Agrícola y el Servicio de Salud respecto del uso de estos productos”, explicó Solar, en alusión a la trazabilidad y registro de certificaciones para exportar.

“Existen distintos tipos de etiquetado de productos, cuyo mal uso puede provocar daño a la salud pública. Se trata de fungicidas, insecticidas y otros herbicidas, que son tóxicos y que existe un procedimiento muy específico en su aplicación. Por lo tanto, si eventualmente un delincuente roba y reduce estos productos en una comunidad donde pueden tomar contacto directo con las hortalizas de una huerta, o simplemente por la tentación de comprar algo barato, o por mala recomendación, puede caer en un problema de salud con secuelas mayores a las pérdidas económicas”, subrayó Boris Solar respecto del peligro que se mantiene latente al no existir una correcta manipulación de los productos robados desde bodegas o centros de acopio agrícola, y que hasta ahora, no han sido recuperados.

Agregó que “son productos de uso específico y que están absolutamente controlados pero en manos equivocadas pueden tener consecuencias mucho mayores”.

MÚLTIPLES DELITOS

Desde animales a equipamiento productivo forman parte de la lista de los diversos robos que denuncian agricultores de distintas comunas de la provincia, donde se incluye el desmantelamiento de los sistemas operativos de los equipos de riego. “Delincuentes roban los transformadores para sacar el cobre. El impacto es severo porque las bombas no funcionan y se pierde toda la fruta del año por culpa de ese delito que ocurrió en el campo. No se trata solamente de la reposición de los bienes robados sino que además de todo lo que dejan de producir los agricultores”, manifestó Boris Solar.

En este sentido fue claro y directo al afirmar que tanto los ladrones como los reducidores de especies deben ser enjuiciados, “queremos detectar no sólo a los delincuentes que roban sino que también a aquellos reducidores que son posiblemente los principales cómplices de este delito. Queremos que sean también sancionados por la justicia”.

Sospechan que en la zona sigue operando una banda organizada, “una red delictual, que está coordinada y organizada porque conocen perfectamente cuáles son los movimientos del agro, los traslados. Existen cómplices que están avisando a los delincuentes para cometer los delitos en el momento exacto”.

En este sentido valoró el apoyo comprometido por Carabineros a través de un Plan Rural de Seguridad que se mantendrá operativo en las zonas se riesgo, resaltó.

A los últimos hechos, se suma la acción de desconocidos, que faenaron una yegua de raza árabe, encontrada sumergida en el río, quedando vestigios del hecho, que fue catalogado como repudiadable, en suceso ocurrido en el fundo Santa Ana de Pile, en Mulchén.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
agroquímicosROBOSsocabio

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes