suscríbete al boletín diario

Cartas

Desidia


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

Necesité consultar a un organismo público en una sede regional.  En Internet, al lado del título de “Encargado/a de Atención Ciudadana”, un nombre y, abajo, abundante información: cargos, teléfonos, etc. Con el pomposo cargo de “Atención Ciudadana” pensé que habría una alfombra roja.

Al principio no encontré mails, solo links a la plataforma, donde nos esperaban los formularios a llenar y la amenaza implícita de que cualquier consulta podía ser respondida hasta en 10 días hábiles.

Siendo básica mi consulta, intenté con tres teléfonos fijos de la sede regional, ninguno de los cuales respondía a las 10 AM de un día hábil. Creí que el truco era llamar al “celular institucional” de la sede, pero tampoco tuve respuesta. Finalmente, encontré un correo, donde mi consulta, obvio, cayó en el vacío.

¿Quién responde por teléfonos de una sede inactivos y no redireccionados a los funcionarios supuestamente teletrabajando? Existen hace decenios sistemas de control de llamadas donde un funcionario que no conteste o se demore, queda registrado.

¿Por qué el Encargado/a de Atención Ciudadana está indisponible para los ciudadanos?, ¿eliminó la pandemia a los buenos funcionarios?, ¿dónde estarán supervisores, jefes y gerentes?

Resumiendo, en la atención de los funcionarios públicos, Chile es un país completamente regionalizado. En el sector privado también hay empresas donde, si el dueño se distrae, pasa lo mismo, aunque traten de convencernos de que estas situaciones son “producto de la contingencia”.

José Luis Hernández Vidal

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes