suscríbete al boletín diario

Cartas

Justicia al debe


 Por Prensa La Tribuna

Señora directora:

Cuando una persona habla de justicia, espera que la justicia sea justa, oportuna, eficaz.   Sin embargo, la situación en Chile es bastante triste por decirlo suave. 

Si nos vamos a un extremo, un caso conocido, el de los empresarios que fueron condenados a “clases de ética”, por el caso Penta.   A este se suman otros más de connotación nacional como Codelco, Inverlink, Mop-Gate, Confort, Pollos, farmacias y un largo etcétera.

Luego, podríamos mencionar dos casos ilustres, el ex presidente Lagos y el actual presidente Piñera, ambos con casi 30 años de deuda por Contribuciones, cada uno, versus un torniquete en el Metro de Santiago.

Finalmente, lo de este miércoles en Temuco con Antonia Barra, para mencionar un caso fresco.

Aquí es donde las diferencias de un sistema judicial incomodan a los chilenos y empiezan los ejemplos.  ¿Qué tal si un particular común y corriente, adeuda dinero por contribuciones?   ¿Por qué no le pueden condonar la deuda como lo hacen con las grandes empresas? 

¿Qué tal si mandan a los pequeños deudores particulares o pymes a clases de ética?

¿Y si ambos presidentes hubiesen sido tratados como el resto de los chilenos?

Y en el caso de Antonia, ¿podemos decir que la justicia es igual para todos?

La ley en nuestro país o la mal llamada justicia, solo da pena.   A veces asombra que sea más fácil ser un delincuente o infractor (salen libres en tiempo record), que cumplir las normas de una sociedad. 

La justicia está al debe. Los jueces necesitan más criterio y en algunos casos conciencia.   En Chile, no todos somos iguales ante la ley, eso se ve cada día y la justicia tampoco es la misma para todos.   Dependerá en muchos casos de cuánto tengo para un abogado. 

Seguimos al debe.

Atentamente

Claudio Sandoval

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes