domingo 17 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Cartas a la directora

El mes de la biblia


 Por La Tribuna

Junto con la vivencia de un aniversario patrio más, septiembre trae consigo la remembranza de un libro particular, la Biblia. Basta reseñar un poco su influencia para que lejos de cualquier prejuicio, deba reconocerse tanto su poder social, cultural y por sobre todo, espiritual.

Junto con declararla el Guinnes World Records en 2015 como el libro más influyente de todos los tiempos, la revista Time -2007-por su parte afirmó que es ella el libro que más ha hecho para construir la literatura, la historia, la cultura, no teniendo equiparable su influencia en la historia mundial. De ahí sus números, más de 6 mil millones de ejemplares producidos (en 20 siglos), traducciones a 3.000 idiomas, y al menos un tercio de los hogares del mundo que cuentan con un ejemplar.

Pero de dónde obtiene dicha significación. Nacida en el Medio Oriente, la Biblia recorre con paso familiar los caminos del mundo entero y penetra en un país tras otro para encontrarse en todas partes. Contiene una palabra de paz para el tiempo de peligro, una palabra de fortaleza para el tiempo de calamidad, y una palabra de luz para la hora oscura. Valores como el amor, la amistad, la simpatía, la devoción, el recuerdo y la esperanza, se revisten con rica fraseología a través de sus líneas. Eleva al poder superior del que da cuenta, la Deidad, y satisface el alma del lector con experiencias edificantes. En sus dos testamentos, y 66 libros que le componen –al menos en la versión protestante-, jamás se exhorta un antivalor. No matar, no hurtar, no adulterar, respetar al padre, no mentir, cuntales de la sociedad moderna, se retrotraen precisamente como consecuencia de su rica y pregonada moralidad.

 Del desarrollo de su texto a nuestros días, pasando por las referencias de Flavio Josefo, o Tertuliano; o de traducciones del Antiguo Testamento como la Septuaginta, y la masorética; o descubrimientos de sus textos en papiros como los 900 Rollos del Mar Muerto de Qumrán en 1946, o las copias más antiguas de sus libros, como los Códices (vaticanus, sinaítico, alejandrino), o las traducciones como la de San Jerónimo en el siglo IV –Vulgata Latina_, la alemana de Martín Lutero, la inglesa del Rey Jacobo, o la versión en nuestro idioma del monje español Casiodoro de Reina -quien terminó de escribirla en Suiza dada la persecución en Sevilla-, publicada un 26 de septiembre de 1546 (se conmemoraron 450 años), casi no ha dormido generación sin haber escuchado sus historias o haber sido influenciado por sus enseñanzas.

Septiembre recuerda el mes de la Biblia. Un lindo recuerdo para un libro tan transcendente.

Daniel Canteros Rivas

Abogado

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes