suscríbete al boletín diario

Antuco

Escasez hídrica y la falta de proyectos de embalse


 Por La Tribuna

Miguel Abuter León
Alcalde de Antuco

Después de vivir un fin de semana de mucho calor, donde los termómetros superaron los 30° en algunas comunas de la provincia, al menos 2 elementos se nos vienen a la mente: el riesgo de incendios forestales y la escasez hídrica.

El primero de ellos, el riesgo de incendios forestales, es un tema que se ha venido conversando largamente durante este 2019, luego de anticiparse que viviremos uno de los veranos más calurosos de los últimos años.

Esto ha permitido que, tanto CONAF como las empresas forestales, se preparen con anticipación, desplegando sus recursos para hacer frente a los embates que provocan los incendios forestales.

Más allá de la opinión que podamos tener sobre esto, que considero un tema sumamente importante, y para abordarlo en una columna aparte; me referiré al segundo punto, donde las autoridades comunales tenemos mayor injerencia.

Es que el tema del agua es un problema cada vez más complejo en nuestras comunas, especialmente, en las zonas rurales.

Tenemos sectores que están cada vez con menos agua, provocado –especialmente- por la excesiva explotación forestal, y la sequía que está afectando a nuestro país.

Si sumamos a esto las consecuencias del calentamiento global, pronto llegaremos a un estado casi catastrófico, como lo están viviendo ya regiones que están un poco más al norte del Biobío.

Es por ello, que urge acelerar políticas públicas para proteger el recurso hídrico, especialmente, para las zonas agrícolas.

Y cuando hablo de proteger el recurso hídrico no me refiero sólo a mantenerlo, sino también a establecer mecanismos para almacenarlo para las futuras décadas.

Una buena forma, muy usada en el norte, son los embalses artificiales, proyectos que –actualmente- “brillan por su ausencia” en la región. 

Nosotros, como administración municipal de Antuco, hemos realizado varias gestiones en la Dirección de Obras Hidráulicas para informarnos al respecto, debido a una iniciativa que se estaba trabajando, hace algunos años, para el sector de Mirrihue Alto.

En ese sentido, logramos el compromiso de la directora regional del organismo para reflotar la iniciativa, ya que –supuestamente- habría quedado suspendida tras el cambio de Gobierno.

Esta buena disposición de la directora regional se vio –incluso- reflejada en tratar de motivar su reformulación, como el único proyecto de embalse en el Biobío.

Esperamos que esta buena intención haga eco en todo el Gobierno, ya que resulta esencial resguardar -aunque sea- un embalse para la región.

No olvidemos que el agua es esencial para mantener la cadena alimenticia del hombre, donde los productos agrícolas son –indiscutiblemente- la base.

No está de más recordar que la ex Presidente Bachelet impulsó un Plan Nacional de Aguas, que contemplaba tener para el 2024 un total de 19 embalses y 15 pequeños diques nuevos en el país.

Sería un buen ejercicio saber cuánto de ello se cumplió, y qué pasó –en definitiva- con este plan, especialmente, cuando hubo cambio de Gobierno.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes