lee nuestro papel digital

Agroforestal

Más de cien fruticultores de Quillón asisten a charla sobre control de mosca que afecta frutas

La Drosophila de alas manchadas (Drosophila suzukii), daña principalmente a frutas de temporada primavera verano.


 Por Jorge Guzmán B.

web 3 0311

Una explicativa y orientadora charla para los fruticultores de quillón, llevó a cabo personal del SAG Ñuble, principalmente productores de Cerezas, quienes realizaron variadas consultas al respecto y además les entregaron productos para su control, principalmente para la confección de trampas confusoras.

La drosófila (Drosophila suzukii) de alas manchadas es considerada una plaga emergente e invasiva. Corresponde a una pequeña mosca que fue detectada en nuestro país en 2017. Es polífaga, ya que ataca a una amplia gama de cultivos de frutas, así como a un número creciente de frutas silvestres.

Es una grave amenaza económica en los cultivos, porque a diferencia de la mayoría de las especies de su género -denominadas comúnmente “moscas del vinagre” (las cuales no son plagas, debido a que infestan fruta sobre-madura, caída o en estado de fermentación)- las hembras de esta especie oviponen en frutas sanas que se encuentran en estado de maduración y que preferentemente poseen epidermis suave y delgada.

Posteriormente, sus larvas se desarrollan y se alimentan de la pulpa de la fruta, generando que ésta se vuelva no comercializable. Esta plaga ha demostrado tener una rápida expansión, una fecundidad típicamente alta y un ciclo vital de corto tiempo, lo cual -sumado a la disponibilidad de hospederos y a las condiciones climáticas de nuestro país podemos concluir que es posible encontrar zonas con condiciones adecuadas para el establecimiento y dispersión de esta plaga en Chile.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
mosca de la frutamosca de la fruta biobiomosca de la fruta chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes