suscríbete al boletín diario

Agroforestal

PARTE II Dificultades en el camino recorrido


 Por La Tribuna

25-05-2016_20-46-21Sintítulo3-1

Es posible que uno de los trabajos más estresantes para los funcionarios de la Asociación, haya sido la construcción taco o represa que había que construir sobre el río Laja, cada primavera cuando había que iniciar la temporada de riego. Esta situación se repitió durante 82 años. El trabajo era necesario para encausar parte de río Laja hacia el canal matriz. Para lograr este objetivo se recurrió a una práctica que consistía en poner a lo ancho del río, frente al nacimiento de canal matriz “patas de cabra” (estructura hechas de postes de madera, piedras, sacos de paja, etc. que tenían forma triangular), era parte del taco y permitían sostener el resto de la represa y desviar el río. Era un trabajo difícil y complejo de hacer, no exento de riesgos para las personas que lo construían.

Por las razones expuestas se considera un hito y gran logro de la asociación, que durante la presidencia de Nemo Barrueto L., se hubiese construido la bocatoma definitiva, hecha de hormigón y fierro, se inaugura  en diciembre de 1981. Obra que actualmente lleva el nombre de Nemo Barrueto L. en su recuerdo y memoria.

En el mes de enero de 1939, ocurre el gran terremoto de Chillán, cuyos devastadores efectos se hicieron notar en forma importante en Los Ángeles y la Isla de Laja. A pesar de haber ocurrido en plena época de riego, la red del canal sufrió pocas averías, manteniéndose el riego en todos los sectores, durante toda la temporada.

En 1960 ocurrió el terremoto más grande de la historia de Chile y  del mundo, seguido de maremotos. En Los Ángeles, prácticamente el 50% de las construcciones, tenían orden de demolición (D.O.M.), decretado por la inspección efectuada por la Dirección de Obras Municipales, cuya directora era la arquitecto Sra. Cristina Suazo de Weldt. También hubo gran daño en caminos, puentes, etc. La red del canal del Laja, fue sometida a una prueba extrema, felizmente después de terminada la temporada de riego el agua se corta por lo que los daños no fueron significativos.

Continuando con los desastres naturales, que afectaron la red del canal, ocurre el último en febrero de 2010, cuyas consecuencias todos los lectores lo vivieron y les consta la gran destrucción que provocó junto a un gran maremoto. En esa oportunidad, en que se estaba en época de riego, el canal veía con su dotación máxima, por lo que hubo daños mayores puesto que el canal matriz colapsó a la altura del kilómetro 16, recibiendo graves daños, que fueron diestra y transitoriamente reparados, por los profesiones de la Asociación a quienes, frente a la emergencia, sólo les interesaba no interrumpir el riego en pleno verano, disminuyó el caudal pero se pudo seguir regando. Se esperó el término de la temporada de riego y contra el tiempo se reparó todo el daño, iniciándose en la primavera siguiente el riego normalmente.

Es digno de destacar, que la red del canal y sus obras de arte tienen 100 años y han resistido en forma increíble, los tres terremotos descritos. Se demuestra así la gran capacidad y profesionalismo de los ingenieros que construyeron esta magnífica obra, de la cual deberían sentirse orgullosos, los angelinos y habitantes de la Isla de la Laja.

En la parte III, se recordará otras situaciones que significaron dificultades y amenazas para la Asociación.

 

Daniel Urrutia

Médico Veterinario

Asociación De Canalistas Del Laja

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes