suscríbete al boletín diario

Agroforestal

Dificultades en el camino recorrido Parte I


 Por La Tribuna

18-05-2016_16-52-48logo_acl640x432-1

La Asociación de Canalistas durante sus 100 años de existencia, no estuvo exenta de vivir y también superar situaciones difíciles generadas por variables que generalmente no controlaba. Como ya se dijo el inicio fue muy difícil, pero aún existía soporte fiscal, hasta el año 1927 en que se entrega el canal definitivamente a la asociación. La entrega significó también hacerse cargo de los problemas existentes, que no eran menores.

Entre otros se iniciaba la llamada “crisis del año 30”, que golpeó fuertemente la actividad económica del país y particularmente a los agricultores, por ende a los regantes y a la Asociación, la cual tuvo que paralizar las gestiones y conversaciones que mantenían con las autoridades para continuar con las obras.

La crisis generó un grave problema de liquidez en los agricultores, quienes mantenían sus producciones sin poder venderlas ante la carencia de algún poder comprador en el país. Muchos agricultores por los problemas que vivían optaron por transferir derechos de aguas  a la Asociación. Vale la pena recordar ahora la situación vivida por uno de los grandes tenedores de derechos de agua de Biobío, el Dr. Arturo Guzmán C., quien en esa época era dueño de la hacienda Canteras (lugar donde nace el canal matriz del Laja).

Por la situación ya descrita el Dr. Guzmán traspasó a la Asociación una parte importante de regadores. Esto permitió a la Asociación incorporar nuevos regantes principalmente parceleros y pequeños propietarios quienes demandaban derechos de aguas.

La situación de traspaso de derechos de agua trajo consigo un problema difícil de solucionar ya que los cauces naturales usados por la Asociación para la distribución de agua tenían sus flujos permanentes, que variaban de invierno a verano y además había agricultores que tenían derechos sobre esas aguas.

A estos flujos se agrega las entregas del canal matriz y además las filtraciones originadas por el aumento de caudal y los terrenos regados. Felizmente era ingeniero de canal en esa época don Gabriel Cristi, quien con sus conocimientos hizo los estudios y rediseños de canales y así se pudo superar la situación, quedando todo en orden.

Durante la presidencia del Dr. Víctor Ríos R., en 1934 la Asociación enfrentó otro gran problema por el uso de las aguas del Canal Santa Fe. El abogado Fanor Velasco representando a las Juntas de Beneficencia de Los Ángeles, Talca, y Linares presentó una demanda a la Asociación de Canalistas del Laja representada por el abogado Héctor Muñoz Q., por el uso de las aguas del Canal Santa Fe las Trancas y otro derivado proveniente de los cauces del río Rarinco y Quilque.

Se pedía la restitución de los canales a la hacienda Santa Fe, el juicio duró 13 años, este largo litigio sentó jurisprudencia para futuros problemas de otras asociaciones. El Dr. Víctor Ríos siendo presidente del canal y regante estaba directamente involucrado por el uso de las aguas del Canal Santa Fe las Trancas. Como a él le interesaba la asociación abandonó voluntariamente por dos periodos el directorio. Debido a esta situación el Dr. Ríos fue destituido de la dirección del hospital de Los Ángeles.

Posteriormente, el Dr. Víctor Ríos fue designado presidente honorario de la Asociación.

 

Asociación de Canalistas del Laja

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes