lee nuestra edición impresa

Tiempo libre

Patricio Manns y premio nacional de música: “Aquí hay una conspiración, se lo dan a quien quieren”

Distintas críticas ha despertado la elección del premio nacional de artes musicales, luego que nuevamente la obtuviera un músico que vive en el extranjero.


 Por La Tribuna

06-11-2018_17-47-501__10.

“¿Qué sabes de cordillera si tú naciste tan lejos? Hay que conocer la piedra que corona al ventisquero, hay que recorrer callando los atajos del silencio”, así versa uno de los clásicos temas de Patricio Manns, cantautor nacimentano, quien hoy nuevamente está en la palestra, pero por un tema bastante particular.

Hace algunas semanas, Manns fue nominado al Premio Nacional de las Artes Musicales que otorga el Ministerio de Las Culturas. Todo el mundo artístico se unía para celebrar lo que se avecinaba y es que muchos pensaban que el premio lo obtendría el nacimentano, pero el ministerio dijo otra cosa.

Finalmente el galardón lo obtuvo Juan Allende Blin, compositor chileno radicado en Alemania, distinguido el año pasado con la Orden al Mérito Pablo Neruda por su aporte en el ámbito de la música.

Fue ahí donde partió la polémica y es que muchos seguidores de la cultura, argumentan que la carrera de Manns ha sido mejor e incluso critican el hecho que Allende Blin no viva en Chile desde hace 60 años.

En una carta al director, enviada por el encargado de Extensión Cultural de la Universidad Central, Franco Muzzio, expresó que “no es misterio para nadie cercano al ámbito cultural, que lo clásico y lo popular han transitado por un permanente distanciamiento. De vez en cuando, uno que otro saludo a la bandera ha permitido una comunión más o menos creíble entre estas dos formas de hacer cultura, entre estas dos maneras de ver y comunicar lo que le corre por las venas.

Si de galardones se trata, el tema se torna odioso a la velocidad de la luz. Basta con revisar la historia y nos daremos cuenta que lo clásico ha predominado con sus parámetros a la hora de distinguir a nuestros patrimonios humanos. El máximo reconocimiento de nuestro país está muy lejos de estar exento de esta problemática. Cada vez que comienza la sonajera de candidatos con sus respectivas contribuciones y pergaminos, la división de lo culto y lo popular toma sitio en el centro de la discusión, las opiniones deambulan desde lo cerebral a lo estomacal, desde el barrio al conservatorio, desde el sonido hasta la carraspera y desde la butaca hasta la silla coja de la peña.

Se hace urgente que el Premio Nacional de Artes Musicales -en este caso- cuestione la conformación, procedencia y pertinencia del jurado, cuestione si la alternancia entre lo docto y lo popular sería saludable y finalmente que se cuestione qué es lo que se está premiando y cuál es la finalidad de distinguir a una persona con estos honores nacionales. Lo anterior evitaría caer en omisiones tan profundas como dejar de lado una y otra vez la obra de Patricio Manns, que a mi juicio es el ganador, pero sin premio”.

No son pocos quienes opinan similar, por lo mismo la polémica está desatada.

PATRICIO MANNS

En entrevista con radio San Cristóbal, el cantautor de 81 años nacimentano, comentó que "el problema es que se ha metido mucha gente de la Universidad de Chile que ha pasado por ahí y durante muchos años se le daba el premio a alguien que hubiese estudiado ahí música clásica, o sea es un premio que durante años fue succionado por ese grupo y todavía quedan muchos resabios, por ejemplo Juan Pablo Izquierdo en los dos últimos premios ha tenido directa participación. En el anterior le dio el premio a un compositor nacido en Chile, León Schidlowsky y que ahora es ciudadano israelita y vive a allá hace 50 años, nunca ha vuelto a Chile y no le importa y ahora en vez de dárselo a los que estamos trabajando en el país, hacemos giras constantemente, vamos arriba y abajo y agitamos el ambiente cultural, volvieron a darle el premio a un tipo que hace 60 años que vive en Alemania".

Asimismo, detalló que Allende- Blin fue alumno de  Schidlowsky y profesor de Izquierdo, de quien dijo, está manipulando los premios.

"Juan Pablo Izquierdo inicialmente no estaba en el grupo de jurados y después que murió Vicente Bianchi, que era el natural, lo nombraron a él", detalló.

Al mismo tiempo, declaró que "yo creo que aquí hay una conspiración, porque el que maneja el premio es Izquierdo, se lo da a quien quiere y se lo está dando a gente que hace años se fue de Chile, que vive afuera y que no ha hecho jamás cultura chilena, porque ellos trabajan con cultura europea, le importa un 'huevo' lo que está pasando acá".

Igualmente, dijo creer que algún día le darán el premio, aunque no sabe cuándo, pese a que ha habido artistas que con todo el merecimiento, no lo pudieron conseguir.

Consultado acerca de qué es lo que falta para poder obtener el galardón, detalló que "hay que refaccionar completamente el jurado y las reglas del premio, ponerlas claramente de nuevo, porque del año 1942 que están estas reglas y a lo mejor no refleja lo que es el asunto, por ejemplo debería ser que los profesores de música de Chile deberían ser los que voten por el premio y ellos lo dan. Son 20 o 30 mil personas y ellos por internet podrían ver los nombres por los que votar, eso sería democrático".

A ello, sumó que los profesores de Lenguaje pudiesen votar por el premio literario. "Hay que democratizar esto, sino sería como el ingreso a la escuela militar".

Pese a todo, dijo que "yo puedo vivir sin el premio, me las arreglo con mi trabajo, pero sería agradable un reconocimiento del Estado. Ya a mi edad se empieza a pensar en esas cosas".

Cabe recordar que el premio entrega una suma de dinero de forma vitalicia, lo que le da cierta tranquilidad económica a quien lo obtiene. "Esto ayudaría a pasar los últimos años en buenas condiciones, vendría como anillo al dedo", dijo el cantautor nacimentano.

Por último, explicó "el problema es que siempre se ha tirado para abajo la música popular y es la que más famoso ha hecho a Chile afuera, nosotros como músicos hemos dado la vuelta al mundo con muchas canciones".

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
culturaLa TribunaNACIMIENTOPatricio Manns

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes