Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

Nutricionista entrega recomendaciones para una alimentación saludable

por María José Villagran Barra

Un estudio de la Universidad de Los Andes titulado "Nutrición de los chilenos 2023", sostiene que el 86% de los chilenos no cumple con las recomendaciones básicas de una buena alimentación.

Una alimentación saludable previene la aparición de enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las cardiopatías, entre otras. / freepik.es

Mantener una alimentación saludable y balanceada resulta importante si se considera que ayuda a las personas a protegerse de enfermedades no transmisibles, como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

Un estudio de la Universidad de Los Andes, titulado "Nutrición de los chilenos 2023", reveló que el 86% de los chilenos no cumple con las recomendaciones básicas de una buena alimentación.

En este contexto, la nutricionista del Centro de Salud Familiar (Cesfam) 2 de Septiembre de Los Ángeles, Kharla Ruiz, explicó que este comportamiento puede ser atribuido a un tema multifactorial ya que, en la actualidad, "tenemos una vida más acelerada por el trabajo, por las responsabilidades, los tiempos de traslado, lo que en general va acotando el tiempo que podemos destinar a estar en la casa, a tener algo más de tiempo para ir a comprar y seleccionar una mejor alimentación".

Ello, sumado a la alta oferta de alimentos poco saludables, como las papas fritas, sopaipillas y completos, que son de fácil acceso y a un precio asequible para el bolsillo de muchas personas.

"Estos últimos años, se ha producido otro factor importante y es el aumento del costo de los alimentos y las personas suelen dejar como última prioridad la calidad de la alimentación, priorizando las cuentas básicas como la vivienda o la vestimenta. La salud y la alimentación siguen siendo importantes pero la podemos suplir con alimentos que no son buenos", relató la profesional de la salud.

El problema está en que una mala alimentación no sugiere un daño instantáneo sino que sus efectos son a largo plazo y como no se sienten de inmediato, pierden valor en la cotidianeidad de las personas.

En este contexto, con el paso de los años, se ha descubierto que los riesgos de mantener una mala alimentación son cada vez mayores. Uno de ellos, es la aparición de la obesidad, enfermedad que trae consigo patologías crónicas no transmisibles como la diabetes, hipertensión y el colesterol alto.

Sin embargo, "puedo tener un estado nutricional normal y, aun así, tener una diabetes, hipertensión, colesterol o triglicéridos elevados porque la calidad de la alimentación o nutrición tiene mucho que ver con cómo se van desarrollando estas enfermedades", explicó Ruiz.

Asimismo, explicó que -actualmente- el riesgo de padecer cáncer colo-rectal es cada vez más frecuente. Por lo mismo, "el consumo de alimentos altos en grasas saturadas y sodio y el bajo consumo de fibras, vitaminas, minerales, aumenta el riesgo de padecer estas enfermedades sin tener antecedentes familiares de un cáncer o enfermedad de este tipo a nivel familiar".

Las personas que presentan problemas articulares como artrosis u osteoporosis y que las presentan por otras razones que no tienen que ver con la nutrición, al mantener una mala alimentación, sumado a un exceso de peso, aumenta los malestares de estas dolencias, generando más inflamación.

RECOMENDACIONES PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Ruiz entregó algunas sugerencias que permitan llevar una alimentación saludable y, de paso, mitigar los efectos adversos de una mala alimentación.

EDUCACIÓN: Educar a la población respecto a la importancia de llevar una alimentación saludable y los efectos adversos que puede ocasionar la ingesta de comida "poco sana", tanto en colegios como en empresas.

IMPLEMENTAR CAMBIOS FACTIBLES: Que se adecuen a la realidad; por ejemplo, cocinar preparaciones sencillas pero saludables como las legumbres. Éstas "son fáciles de preparar y, a lo mejor, las podemos dejar para el consumo de dos días o congelarlas, ya que igualmente mantienen sus propiedades nutricionales", sostuvo la nutricionista.

COCINAR EN FAMILIA: Integrar a niños y jóvenes en el proceso, ya que "genera conciencia respecto a lo que estamos cocinando y, también, nos entusiasma", sostuvo la profesional de la salud.

ALIMENTACIÓN CONCIENTE: La vorágine de los tiempos actuales, impide la ingesta de comida de una manera reflexiva; "cuando nos sentamos, muchos no nos damos cuenta de lo que estamos comiendo. Esto, porque -generalmente- lo hacemos frente a una pantalla, viendo noticias o una serie, o mirando nuestras redes sociales, generando que no solo tenga una alimentación no consciente sino que, además, no esté valorando lo que como", explicó Ruiz.

PLANIFICAR EL MENÚ PARA LA SEMANA: Organizar lo que se consumirá durante la semana favorecerá la aparición de preparaciones saludables con más frecuencia que lo que se ve en la actualidad.

ESTABLECER HORARIOS: Incorporar colaciones que permitan y favorezcan la ingesta de frutas y lácteos, por ejemplo.

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto