suscríbete al boletín diario

Salud

El desafío de FONASA post pandemia: responder las “70 mil prestaciones GES pendientes”

La Comisión de Salud conoció a través del director de FONASA, el escenario que se viene pensando en los pacientes que volverán a sus controles regulares y todos aquellos que se atenderán por primera vez al presentar una de las 85 enfermedades GES.


 Por Benjamín Ahumada

Fonasa (2)

A través del sitio oficial del senado www.senado.cl se informó que invitar al Ministro de Salud, Enrique Paris para conocer los detalles de la comisión convocada para estudiar la elaboración de una propuesta única que unifique los proyectos de reforma al Fondo Nacional de Salud (FONASA) y a las Isapres, fue el acuerdo al que llegaron los integrantes de la Comisión de Salud.

Los legisladores llegaron a tal conclusión luego de escuchar al director de FONASA, Marcelo Mosso, quien entregó una serie de antecedentes respecto a la entrega de Garantías Explícitas de Salud (GES) en el sistema público durante la pandemia.

La autoridad reconoció que las atenciones se paralizaron de marzo de julio en su totalidad considerando que los esfuerzos se concentraron en contener el brote de COVID 19 y que a la vez, los pacientes declinaron asistir a los centros asistenciales por temor al contagio.

Sin embargo, Mosso aseguró que ese retraso puede ser resuelto en el corto y mediano plazo, no así la avalancha de personas que evitaron ir a un hospital o un consultorio sintiéndose mal y que ahora tomarán esa decisión.

Frente a este diagnóstico, los senadores reconocieron que la solución de fondo está en generar un sistema integrado entre FONASA y las Isapres, tal y como se hizo para manejar el Coronavirus.

70 MIL GARANTÍAS

El director de FONASA reconoció que a agosto del 2020, se contabilizan 70 mil garantías rechazadas, es decir, prestaciones GES que no se ejecutaron. “Normalmente esta cifra es de 11 mil e incluso a diciembre de 2019 se obtuvo un mínimo histórico de 6 mil consultas. Esta vez se trata de servicios que no se entregaron por el contexto de la pandemia. Un 61% corresponde a consultas oftalmológicas (vicios de refracción, cataratas y retinopatía) y el 39% restante dice relación con prestaciones odontológicas y ligadas a enfermedades como colecistectomía preventiva, displasia, diabetes mellitus y cáncer cervicouterino”, describió.

“Estamos hablando de diagnósticos y tratamientos que no se realizaron. En cuanto a días de espera, el retraso no está muy por sobre de la media (hoy presentamos 73 días y lo habitual es 70) pero lo complejo es el volumen de garantías acumuladas. También nos preocupa la cantidad de personas que van acudir a atenderse porque esperaron estos meses de cuarentena. Si esas personas llegan de una vez, aunque se desconoce el volumen de esos potenciales pacientes, es indudable que el sistema va a colapsar”, garantizó.

Respecto a prestaciones con carácter de urgencia, Mosso explicó que “en el caso del cáncer hemos tratado de derivar a segundo prestadores de la red privada, pero nos ha pasado lo mismo. Las clínicas y laboratorios estaban tan concentrados en atenciones COVID que fue muy difícil dar continuidad a esos tratamientos. En abril y mayo fueron los meses en que más se rechazaron derivaciones”.

El director de FONASA también apuntó a la necesidad de cubrir los recursos en el erario 2021 pensando en los dineros que se destinaron a contener la pandemia, aquellas atenciones GES no entregadas y las enfermedades que se presentarán post Coronavirus.



Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
GESSenado

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes