lee nuestro papel digital

Política

Falta de experiencia y periodo de aprendizaje: Evalúan gestión del Gobierno

La Tribuna consultó la opinión de dos cientistas políticos, quienes expusieron distintos argumentos para fundamentar su posición en torno al trabajo del Ejecutivo.


 Por Salomón Bobadilla González

banner-horizontal2

Distintas miradas y análisis considera el cumplimiento del primer año del Gobierno que encabeza el Presidente de la República, Gabriel Boric Font.

El rechazo a la idea de legislar el proyecto de reforma tributaria, además del cambio de cinco ministros y quince subsecretarios marcaron la agenda del Ejecutivo la semana pasada; pero sin duda, varios otros hechos han estado presente en los doce meses de la actual administración.

Al respecto, La Tribuna consultó la opinión de dos cientistas políticos, quienes expusieron distintos argumentos para fundamentar su posición en torno al periodo que lleva gobernando el Mandatario.

“ERRORES NO FORZADOS”

El cientista político y director de Asuntos Públicos de Observa Biobío, Lucas Serrano, señaló que “en general ha sido un primer año difícil para el gobierno de Gabriel Boric, en donde se nota mucho la falta de gobierno previo y donde se diferencian también aquellos que tenían experiencia en la administración pública previa. Estoy pensando sobre todo en el Partido Socialista y la vieja guardia que llegó un poco a engrosar el gobierno”.

Para Serrano, se cometieron “errores no forzados, creo que la instalación fue bastante lenta, errores bien complejos como la visita de la ministra Izkia Siches a Temucuicui”, además del cambio de gabinete previo a cumplir un año.

A lo anterior, el cientista sumó una “falta de experiencia, errores comunicacionales y errores políticos que, por ejemplo, le pueden haber costado la reforma tributaria al gobierno. Entonces, en una primera instancia, creo que sin haber sido un mal gobierno, sin haber hecho algún proyecto o alguna reforma de ley mala o se haya visto algún retroceso muy fuerte en el país a nivel de indicadores, ha sido un año complejo a nivel de administración política y de ejercer jurídicamente el cargo que ostenta”.

No obstante lo anterior, Lucas Serrano planteó que “da también la impresión de un gobierno de mucho aprendizaje, y esperemos que ese aprendizaje se pueda ver más concreto durante este año, obviamente entendiendo que el Gobierno está en un momento bien particular de la historia, donde hay dificultades económicas y también la sensación de inseguridad al alza. Por lo mismo, eso lo llevó a estar necesitando estar más presente en la agenda, teniendo en claro que muchas de las apuestas que tenía el gobierno de entrada, como era precisamente el Plebiscito de Salida del proceso constituyente, terminó siendo una pérdida de capital político”.

El cientista sostuvo que “ha habido una necesidad de recordar que detrás de los errores del pasado también hay ciertos aciertos que existían en la vieja escuela, que por algo se hacían y por algo eran importantes al momento de gobernar. El hecho de que tanta gente durante este último año reviviera y asociara la frase ‘otra cosa con guitarra’ con respecto al gobierno, es una demostración de que las autoridades han ido entendiendo el peso que significa gobernar”.

En cuanto al rechazo del proyecto de reforma tributaria, Serrano manifestó que “ciertamente se entendía que iba a tener un trámite legislativo dificultoso, como toda la reforma tributaria. Sin embargo, el hecho de perder la idea del legislar obviamente complica los planes del gobierno y lo pone en una posición medio entre la espada y la pared”.

AÑO COMPLEJO

También se refirió al tema el cientista político Bryan Smith, quien sostuvo que “ha sido un primer año complejo. El gobierno comenzó su gestión con la fallida visita de la ex ministra Siches a Temucuicui, visita que fue ahuyentada con balazos al aire. Por otra parte, un primer acierto fue la firma de Escazú, de la cual el gobierno del ex Presidente Piñera desistió en último momento, siendo Chile el precursor de este acuerdo”.

Agregó que “en materia internacional, el gobierno también tuvo un comienzo algo complejo, entre la no aceptación del embajador en Brasil, la desacertada foto del embajador en España, el no recibimiento del embajador israelita, son muestras de un comienzo con turbulencias. En cuanto a política interna, optó por supeditar sus resultados a la aprobación del texto propuesto por la convención”.

Para Smith, “ya casi a fines de 2022, con una imagen de gobierno debilitada, nos encontramos con los audios de Cancillería, que debilitan aún más la imagen interna del gobierno, afectando también la imagen internacional de una Cancillería históricamente respetada. Y para concluir un año tremendamente complejo, el Presidente otorgó indultos que generan un aumento sostenido en el descontento y la desaprobación de la gestión del gobierno”.

El cientista añadió que en 2023, los trágicos incendios de febrero dejaron “en segundo plano la seguidilla de desaciertos –casi sistemáticos–, pero cuando la situación comienza a ser controlada y la aprobación a subir lentamente, el gobierno, a días de cumplir un año, pierde en la Cámara la idea de legislar una reforma tributaria que, con anterioridad, fue muy criticada y aun así insistida”.

Aunque afirmó que era difícil tener una evaluación positiva, Bryan Smith señaló que “como aciertos podemos considerar, además de la importante firma de Escazú, el nombramiento de Carolina Tohá como ministra del Interior, pero no desde una perspectiva ciudadana, sino política. También la aprobación de la Ley TEA (Trastorno del Espectro Autista), sin duda un gran acierto del gobierno y un gran avance para el país; las leyes que han impulsado en materia de equidad de género; y si bien han tenido la tasa más baja de ingreso de proyectos de ley comparado con los últimos cinco gobiernos en su primer año, su tasa de aprobación ha sido de un tercio, algo por sobre la media”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Gabriel BoricPrimer año de gobierno
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes