sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Política

Sacerdotes destacan labor social de ex Presidente Patricio Aylwin

Enfatizaron en su cercanía con los niños con capacidades diferentes.


 Por MARCOS SARMIENTO

20-04-2016_19-35-439.1

 

Con la finalidad de exhibir otras facetas, más alejadas de las conocidas de su vida política, párrocos de la comuna decidieron expresar su testimonio a La Tribuna, con los recuerdos más memorables del –ahora- desaparecido ex Presidente de la República, Patricio Aylwin Azócar.

 

Fue así como el sacerdote de la Parroquia Perpetuo Socorro de la comuna angelina, Gustavo Valencia, rememoró cuando fue director del Pequeño Cottolengo en la región Metropolitana, y tuvo oportunidad de compartir con el ex mandatario, diciendo que “siempre fue muy afectuoso y muy sencillo. Uno entiende que un ex Presidente debiera tener un trato diferente con la gente, pero fue todo lo contrario. (…) compartió con nosotros, e incluso con las personas que estaban al servicio de guardaespaldas”.

 

El prelado también evocó la calidad de conversador del ex jefe de gobierno, en más de una cena que compartió con él, el ex ministro Enrique Silva Cimma y el empresario Ítalo Zunino, manifestando que “al dialogar uno se daba cuenta de su capacidad intelectual, no obstante, lo que más recuerdo son las conversaciones de mesa, en donde el ex Presidente se mostraba afectuoso y contaba anécdotas, mostrando también preocupación por nuestras cosas, como la atención de los niños en discapacidad”.    

 

Tras ello, el párroco Valencia resaltó que esta inquietud por la institución se tradujo en hechos concretos, comentando que “varios de los premios que recibió, de manera internacional, los donó al Pequeño Cottolengo,  entregándolos en dinero efectivo”.

 

En el mismo sentido, el padre Antonio Casarín, que por años estuvo a cargo del Hogar de Ancianos de Los Ángeles,  y que también estuvo a cargo del Pequeño Cottolengo desde el año 1973, expresó que “era un hombre sencillo, humano, capaz de captar el dolor el ajeno (…) siempre muy amistoso (…) estuvo una temporada en el Tabo, compartiendo y conversando con los niños con capacidades diferentes, que son personas con una discapacidad profunda”, precisó.

 

Por último, Casarín explicó las constantes visitas del ex presidente a una de las sedes, sosteniendo que “él tenía una cuñada aquí en la residencia (Cerrillos), una pariente muy anciana, por ello vino muchas veces, a veces acompañado de su ministro Enrique Silva Cimma”.

 

 

PEQUEÑO COTTOLENGO

 

Es una institución Católica, sin fines de lucro, dependiente de la Congregación Pequeña Obra de la Divina Providencia,  que acoge a personas que presentan discapacidad intelectual principalmente profunda y severa.

 

Su casa central se encuentra en la comuna de Cerrillos en la región Metropolitana, teniendo sedes también en las comunas de Quintero, Rancagua y El Tabo (de verano).

 

En la comuna de Los Ángeles la congregación también tiene una filial, pero como hogar de ancianos.

 


  • Compartir:
etiquetas
duelo nacionalex presidentePatricio Aylwin

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes