lee nuestro papel digital

Opinión

Impacto del tabaquismo en el medio ambiente


 Por Fabián Cifuentes Rebolledo (*)

fabian cifuentes

En todo el mundo el 31 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, este evento fue creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1987, esta fecha tiene el propósito de fomentar la abstinencia del consumo de tabaco alrededor del mundo. En la actualidad existen 1.300 millones de consumidores de tabaco en el mundo, ante lo cual, la OMS y otras organizaciones relacionadas al cuidado de la salud y medioambientales, buscan incrementar la concientización en relación a la importancia que posee la lucha contra el tabaquismo. Es así, como una de las estrategias mejor valoradas por la ciudadanía es lograr la alfabetización científica sobre el impacto negativo del tabaquismo sobre la salud, reivindicando así el derecho a la salud, de igual forma, destaca la importancia de generar espacios de vida saludable y medidas necesarias para proteger a las futuras generaciones. De la misma forma, hoy se suma la sensibilización por el consumo del tabaco, debido a que el tabaquismo y sus residuos generan un gran impacto medioambiental, los parten desde el proceso de elaboración del tabaco, hasta los desechos producidos al fumar. Para elaborar cigarrillos es necesario talar árboles, usados en la fabricación del papel del cigarrillo, cajetillas, cajas para su distribución. En el estudio realizado por De Granada, señala que en la actualidad se consumen a nivel mundial aproximadamente 6 trillones de cigarrillos anuales, de los cuales 4,5 trillones son arrojados al medio ambiente. Una vez consumido el cigarrillo, gran parte de los fumadores arrojan las colillas en lugares públicos, donde se acumulan y se convierten en una fuente de peligro, debido a que los filtros del cigarrillo concentran las sustancias tóxicas del humo, entre ellas la nicotina y el alquitrán. También se debe considerar que estas colillas pueden tardar cerca de 10 años en descomponerse y, cuando lo hacen, liberan al ambiente las sustancias contaminantes que han absorbido del humo. La Organización Conservación de los Océanos, revelan que al arrojar una colilla de cigarro se puede contaminar hasta 50 litros de agua dulce y entre 8 a 10 litros de agua marina, alterando igualmente los ciclos ecológicos de distintas especies. Asimismo, la Fundación Aquae, informa que de la totalidad cigarrillos que se fabrican a nivel mundial, hasta dos tercios de sus colillas terminan arrojados al mar. De la misma forma, la Asociación Española Contra el Cáncer, estima que los consumidores de tabaco producen 225 mil toneladas de dióxido de carbono cada año con el humo que produce fumar, lo que equivale aproximadamente a las emisiones de producidas por 12 mil automóviles que recorren 10 mil kilómetros. El reflexionar sobre el impacto del tabaquismo, ya no se trata solamente de la salud de las personas que fuman, sino que es un problema que afecta a la población mundial, debido consecuencias medio ambientales del consumo de tabaco y nuestro accionar para cuidar nuestro planeta.


(*) Fabián Cifuentes Rebolledo
Docente Departamento de Ciencias Básicas
Universidad de Concepción Campus Los Ángeles
Integrante Programa Interdisciplinario de Drogas UdeC


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes