suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Un sueño con alas rotas?


 Por Miguel Pezoa Reyes Presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Los Ángeles A.G.

MIGUEL PEZOA

La Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Los Ángeles A.G. ha liderado o intervenido, en sus más de 90 años de historia, en una serie de iniciativas de carácter nacional o local. En su mayoría, se ha tratado de ideas que nacen desde la necesidad de las bases y la comunidad, las que han sido interpretadas por los distintos directorios de nuestra institución, adquiriendo la forma de sueños impulsados muchas veces por molinos de viento, como aquellos que apreció don Quijote junto a su fiel amigo Sancho Panza.

Dos ideas, o dos sueños, no han muerto para nosotros. Uno de ellos es ver operando el aeródromo María Dolores con vuelos comerciales, mientras que el otro es la reconstrucción de la Casa de O’Higgins en Las Canteras, majestuosa y radiante, invocando el pasado. Sería injusto e impropio decir que somos los únicos que soñamos lo mismo. En distintos tiempos, y con mucha fuerza, han sido variadas las instituciones y personas que han logrado imprimirles distintos grados de impulso, y muchas también las razones por las cuales estas gestiones han decaído o adquirido nuevo vigor. Es el caso de la terminal aérea, la que ha estado en el tapete desde hace un par de años, entre tiras y aflojas que dan cuenta del interés que existe porque empiece a funcionar como tal y, por otro, de los obstáculos que se deben sortear para sacar adelante una empresa de tamaña envergadura.

Haciendo historia, el 20 de marzo de 2019 sacamos como Asociación Gremial un comunicado de prensa que evidencia el compromiso adquirido medio año antes por nuestro Directorio, consistente en trabajar en este tema, conscientes de la gran necesidad  de una conexión más rápida principalmente con Santiago, para las miles de personas, profesionales y empresas que demandan tiempos de viajes más acotados y, por qué no, turistas que pudieran verse atraídos por la zona al contar con mejores condiciones de llegada. En esa nota mostré la amplia y decidida voluntad de las autoridades por avanzar en esa línea.

Asimismo, el 4 de junio de ese mismo año, nuestra institución insistió, también mediante una nota de prensa, en la necesidad de conformar una mesa de trabajo que articulara todos los aspectos involucrados en esta tarea. Por nuestra parte, no escatimamos esfuerzos ni recursos, por lo que nos reunimos incluso con el ministro de Obras Públicas de la época, justo el mismo día que se estaba levantando la licitación para el estudio de prefactibilidad de las obras. En todas las reuniones sostenidas, las palabras claves eran “comunidad unida y organizada”.

Con esto en mira, nuestra Asociación Gremial participó el 11 de julio de 2019 de la mesa constituida por el municipio angelino, con participación de otros representantes de instituciones y empresas locales que se dieron cita para esos efectos en el Club de la Unión de Los Ángeles. Más tarde, el 10 de septiembre de ese mismo año, y con el mismo afán, representé a esta Cámara en la Mesa Bío Bío Quiere Volar, convocada en la todavía denominada Gobernación de Biobío. En adelante, lo que venía era una avalancha de trabajo técnico al respecto y el inicio de la pandemia, que instaló una silenciosa pausa hasta que la semana pasada volvimos a tener noticias sobre María Dolores, gracias una reunión en la que participamos gremios y autoridades como parte de una cita telemática programada por la Delegación Provincial de esta provincia.

No podemos decir que estamos en fojas cero, pero sí que estamos en un punto de inflexión frente al cual se abren dos escenarios: podemos avanzar o quedarnos con un sueño trunco, con las alas rotas. En extremo resumido, a nuestra pista le faltan metros para que aterricen vuelos comerciales. Tal como está el panorama, solo estamos para vuelos pequeños. He ahí donde cabe preguntarse qué hacer, si seguir pensando en grande o partir por concretar vuelos a menor escala. Derechamente, nuestra posición es partir con lo que tengamos, pero partir. Dado el actual escenario económico, político, sanitario y social, se han frenado muchas inversiones y se ha incrementado el gasto público para cubrir necesidades más inmediatas, postergando varias iniciativas de largo arrastre como la nuestra. Siendo así, no podemos detenernos en pleno vuelo. Debemos retomar las fuerzas y el impulso necesario para darle alas a Los Ángeles.

Una pequeña conclusión: para ir a Santiago se puede ir en vehículo o volando. Deduzca usted qué es mejor. En este sentido, estamos dispuestos como institución a seguir apalancando este sueño, a ser un vehículo para llegar a hacerlo realidad. Queremos que desde esta misma tierra, desde nuestra comuna, nazcan las alas de Los Ángeles.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes