suscríbete al boletín diario

Opinión

Prevención efectiva de la violencia de género


 Por Paula Cifuentes Torres, directora ejecutiva Plataforma de comunicación

Paula Cifuentes

Norma, Ámbar, Antonia Garros y Antonia Barra tienen un factor común la violencia de género. A sus nombres, se suman las 78 mujeres víctimas de femicidios frustrados, según información entregada por el Servicio Nacional de la Mujer al 27 de agosto pasado.

Tras ello, surge la pregunta clave ¿Cómo actuar para que situaciones de violencia contra las mujeres no sigan ocurriendo? Una de las respuestas, la encontramos en la prevención, se hace necesario atacar la violencia de género desde las causas que la originan: discriminación de género, las normas sociales y los estereotipos.

Desarrollar la línea preventiva implica respaldar la implementación de las conclusiones obtenidas en el 57º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, organizada por ONU Mujeres, donde se hace un fuerte enfásis en la promoción de la igualdad y empoderamiento femenino. Junto con la educación y conocimiento de compromisos internacionales como la Plataforma de Acción de Beijing, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y diversos convenios sobre la igualdad de género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

¿Dónde iniciamos la prevención? En los espacios educativos formales y no formales de la primera etapa de vida y en los jóvenes abriendo espacios y promoviendo relaciones de respeto e igualdad de género. Lo anterior, debe verse apoyando por políticas públicas que potencien en estas etapas una educación con perspectiva de género.

Sumar a los hombres y niños también debe ser un factor central. El concepto de “deconstrucción” que versa sobre redefinir los valores y atributos que la sociedad machista ha impuesto forma parte de este proceso. Sin embargo, en este proceso no hay manuales, el punto de partida para los hombres inicia cuestionando las desigualdades y las normas que van perpetuando el control y poder de los hombres sobre las mujeres.

La concientización, la movilización comunitaria y la pauta de los medios de comunicación forman parte de este trabajo, siendo también la ciudadanía y políticos actores claves para integrar estrategias de prevención efectiva.

El #niuna menos pasa por una participación activa de todos los actores sociales, mujeres y hombres trabajando mancomunadamente para la erradicación de la violencia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes