suscríbete al boletín diario

Opinión

Los juegos no tienen género


 Por La Tribuna

Daniela Burgos

Muchas veces cuando hablamos de fútbol escuchamos o decimos que es el “deporte rey”. Nos hablan de las grandes figuras que han existido a lo largo de la historia, y más de una vez estuvimos alentando a la selección masculina en partidos determinantes, fuéramos o no, grandes fanáticos o fanáticas de este.

Mientras crecemos vemos como muchos niños ven a esas figuras y desean llegar a ser el goleador de su equipo favorito, su propia versión del ‘Pichichi’ premiado en la liga española. Sin embargo, no para todas las personas es igual soñar con el fútbol.

El fútbol es un deporte que, a lo largo de la historia, ha sido marcado por el género masculino. Aún en el siglo XXI somos testigos, a nivel mundial, de las desigualdades salariales y laborales entre jugadores y jugadoras profesionales de fútbol.

Hoy nuestra labor es terminar con las brechas de género y demostrar a niños y niñas que ni el balón ni ningún tipo de juego o deporte tiene género. En Fundación Fútbol Más, que trabaja desde 2015 en la Región del Biobío realizando talleres sociodeportivos de fútbol en comunidades vulnerables, podemos ver como niñas desde los seis años, o incluso menos, se empoderan en este deporte y se sienten iguales dentro de la cancha de su barrio, su población y sus casas.

Creemos firmemente que el juego y el deporte son herramientas claves en la formación integral de niños y niñas, y que permiten desarrollar no tan sólo habilidades físicas, sino también emocionales. Y qué diferente es cuando lo hacen de forma entretenida, siendo parte de un equipo que les reconoce y respeta.

Hoy ante la pandemia, nos encontramos en una situación que no veíamos venir y debemos adaptarnos a situaciones que alteran por completo nuestro diario vivir, se profundizan las problemáticas presentes en nuestro país y vemos cómo se hacen noticia situaciones de violencia de género, lo que nos obliga a buscar nuevas formas de crear espacios protegidos para la infancia.

En el mes de la niñez se hace aún más relevante poder acompañarles en este contexto. Poder, desde nuestros roles de garantes de sus derechos, respetar sus opiniones, escucharles y validar sus pensamientos como sujetos de derechos.

Les invito entonces, a promover los juegos sin género y, a través de estos, proteger y visibilizar a los niños y niñas, para así, como plantean las líneas de acción del plan de trabajo para la educación con equidad de género, realmente poder “avanzar hacia una educación de calidad, sin sesgos de género en que se garantice equidad en los procesos de aprendizaje de niños y niñas”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Fútbol Másgénerojuegos

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes