lunes 17 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Qué relación tiene el huevo de Pascua, el conejo y la fe cristiana?

?El huevo es un símbolo de la Pascua (paso de la muerte a vida) que representa el inicio de la vida y la fertilidad. Para los cristianos, simboliza la Resurrección de Jesucristo y la esperanza de una nueva vida??


 Por Fredy Muñoz

17-04-2019_19-46-281__1.jpg

La tradición de regalar huevos el Domingo de Pascua de Resurrección es muy antigua y común en los países de Europa central, Inglaterra y Estados Unidos.

Surgió como consecuencia de la abstinencia que la Iglesia católica mandaba guardar durante la Cuaresma (cuarenta días antes de Pascua). En este periodo, los cristianos no podían comer carnes, huevos y lácteos. Por eso, cuando terminaba la Cuaresma, los fieles se reunían ante las iglesias y regalaban los huevos decorados con colores y motivos festivos, ya que había resucitado Jesucristo y debían levantar la abstinencia y festejar.

Como dato adjunto, recordemos que, con la Pascua, en Europa especialmente, regresa también la primavera, estación donde reverdecen los campos y los animales comienzan a reproducirse. No es casual, pues que, se asocie el huevo, como símbolo de la nueva vida, la esperanza de la fertilidad del suelo y las cosechas.

Tanto los huevos, como el conejo son considerados símbolos de la vida y la fertilidad. El huevo, por ejemplo, representa el inicio de la vida, mientras que el conejo es un animal apreciado por su gran capacidad reproductiva, y ambos son signos (representan una realidad que a simple vista no se ve) de “La Resurrección de Jesucristo y la esperanza de una nueva y abundante vida…”

El cristianismo ha adoptado el símbolo del huevo de Pascua como parte de sus celebraciones, por la festividad pascual. Incluso, hay quienes decoran los huevos con imágenes de Jesús y María, con el fin de representar la vida y el renacimiento que Jesús ha traído por medio de su “Pasión, Muerte y Resurrección”.

Sin embargo, conviene señalar que, en la Biblia no hay ninguna referencia ni mención a los huevos de Pascua o a la costumbre de regalar huevos pintados en Pascua. Pero sí se hace mención del acontecimiento que da origen a tan linda tradición: “…No se asusten. Si ustedes buscan a Jesús Nazareno, el crucificado, no está aquí, ha resucitado…” (Mc 16, 6) y este es el gran acontecimiento que celebramos como cristianos. Cristo nos da una nueva vida, fértil y abundante, por medio de su resurrección.

¡Cristo ha resucitado, aleluya…aleluya…!

¡Verdaderamente ha resucitado…aleluya…aleluya…!

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Pbro. Alexis Sandoval López

Capellán Santo Tomás Sede los Ángeles


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes