suscríbete al boletín diario

Opinión

Kinesiología: consideraciones que debemos tener ante una lesión

Ángelo Meza Carrasco, kinesiólogo, colegio Aliwen, Ciremed, Los Ángeles


 Por La Tribuna

30-01-2019_19-49-561__Ángelomezanueva.jpg

 Debemos entender que todas las lesiones, tienen su proceso, existe un estado de lesión aguda, un estado inflamatorio y el de recuperación.

A menudo estamos expuestos a lesiones, ya sea por nuestro trabajo o inclusive con algún movimiento mal realizado, esto en muchas ocasiones nos limita, dejándonos a la deriva ante cualquier situación emergente, es por ello que  mientras más grave la lesión, mayor serán los cuidados que debemos tener. Ocurre que cuando sufrimos la lesión, lo único que queremos es recuperarnos para volver a hacer lo que hacíamos antes, es aquí, donde las personas padecen de ansiedad, por querer mejorarse luego, que los lleva a cometer errores, básicamente porque intentan apurar un proceso, que no debe ser apresurado. Debemos entender que todas las lesiones, tienen su proceso, existe un estado de lesión aguda, un estado inflamatorio y el de recuperación, por ende no es tan fácil, pensar que se está del todo bien, si no que se debe asegurar de que ya no existe daño en esa zona. Uno de los síntomas característicos de toda lesión es el dolor, donde muchos se equivocan, la gran mayoría, piensa que si no hay dolor, todo está perfecto, pero en realidad aún le falta la parte de recuperación, el dolor es sólo el primer indicio, cuando cometes el error de guiarte por él, es donde tienes el riesgo de recaer en tu lesión anterior, es decir, que te saltas dos etapas, la inflamatoria y la recuperación. Cuando sede el dolor, por dentro, tu cuerpo sigue reparando, la inflamación es un medio de reparación interno, donde se realizan la limpieza de toda la zona afectada, por eso no es malo que se inflame una zona, posterior a una lesión. Por último tenemos la fase de reparación, esta fase consta de la formación de todo lo nuevo en esa lesión, ejemplo si tuvimos un desgarro muscular, la nueva fibra que crece, no tiene condiciones, me refiero, a que no tiene fuerza, resistencia, movilidad, entre otras cosas, por lo que aun, no puede realizar su actividad normal, haciendo que pueda romperse nuevamente, por falta de sus capacidades. En esta fase entonces lo que se busca es volver a brindarle, las capacidades que tenía anteriormente la zona lesionada. Entonces la primera consideración es respetar los tiempos de recuperación completa de tu lesión, por lo general, una lesión, en promedio se demora en recuperarse un mes aproximadamente, después sigue recuperándose y adquiriendo nuevas habilidades, por lo que debes seguir trabajando esa zona específicamente. Otra consideración es realizar la pauta como se te sugiere, si el profesional te dice, que realices una pauta en tu casa, debes realizarlo a conciencia, el profesional es el cincuenta por ciento de toda la rehabilitación, el restante es de la propia persona. Las evaluaciones, son periódicas y minuciosas para que la lesión desaparezca al cien por ciento.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes