lee nuestra edición impresa

Opinión

Historial de violencia que no es novedad

Leonardo Gatica Villarroel. Director Escuela de Administración y del Programa de Estudio de Políticas Públicas UTEM


 Por La Tribuna

20-11-2018_22-20-281__gatica

 El historial de violencia contra el pueblo mapuche no es una novedad en nuestro país. El asesinato de Camilo Catrillanca es una de las tantas manifestaciones fatales de una política de Estado que ha sido condenada por diversos organismos internacionales.

 

La muerte –asesinato, con los antecedentes ya conocidos- de Camilo Catrillanca no es la única pérdida de vidas de comuneros mapuche en las últimas dos décadas. En 2002 los hermanos Agustina Huenupe Pavian y José Mauricio Huenupe Pavian perdieron la vida. En el mismo año, diciembre, el cuerpo sin vida de Jorge Antonio Suárez Marihuan apareció en la ribera del río Queuco. En noviembre de dicho año perdió la vida Alex Lemun Saavedra, con sólo 17 años. En el año 2004, Julio Alberto Huentecura Llancaleo murió en la ex Penitenciaria de Santiago. Zenén Alfonso Díaz Necul, joven mapuche de 16 años, murió atropellado intencionalmente en Puerto Montt el año 2005. La madrugada del 3 de septiembre del 2005, fue José Gerardo Huenante Huenante quien cayó, el joven mapuche de 16 años fue subido a una patrulla de Carabineros perteneciente a la 5ta Comisaría de Puerto Montt y hasta hoy se desconoce su paradero. Juan Collihuin Catril, de 71 años, murió en su domicilio el año 2006, cerca de Nueva Imperial, luego de un allanamiento. Bajo el primer mandato de Michelle Bachelet, fue asesinado Matías Catrileo Quezada, el 3 de enero del 2008. Johnny Cariqueo Yáñez murió de un infarto el 31 de marzo del 2008. El 12 de agosto del 2009, Jaime Facundo Mendoza Collío es asesinado tras la toma del fundo San Sebastián, comuna de Ercilla. Durante el primer gobierno de Sebastián Piñera fue encontrado muerto el 6 de agosto del 2013 Rodrigo Melinao Lican. Durante el segundo mandato de Michelle Bachelet, es asesinado José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil, en octubre del 2014. En noviembre del mismo año, falleció Víctor Manuel Mendoza Collo, primo de Jaime Mendoza Collio. Parte significativa de estas muertes fue provocada por la intervención directa de agentes del Estado.

El historial de violencia contra el pueblo mapuche no es una novedad en nuestro país. El asesinato de Camilo Catrillanca es una de las tantas manifestaciones fatales de una política de Estado que ha sido condenada por diversos organismos internacionales.

Un Estado democrático, con voluntad de reconocer una deuda histórico – social con sus etnias originarias, debe impulsar un análisis de la opinión de los organismos de la sociedad civil, de su pluralismo de convicciones y tolerancia. El proyecto que se elabore para encontrar soluciones se debe basar esencialmente en una visión ambiciosa y constructiva; una voluntad común de mantener el rumbo a seguir; un sistema de principios y valores compartidos en una definición ética y moral de verdad, sostenidas con permanencia y no en coyunturas que se deshacen en el corto plazo y algunos grandes objetivos que tanto mejor aceptación obtienen si más intensamente se han debatido.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes