suscríbete al boletín diario

Opinión

Aprenda: se dice personas en situación de discapacidad

Hay algo más que les quiero pedir encarecidamente: por favor, nunca digan personas con capacidades diferentes o personas con capacidades especiales, como si fuéramos extraterrestres o tuviéramos poderes “especiales”.


 Por La Tribuna

06-07-2018_10-19-041__fotocathyparalatribuna1

Uno de los temas que más me apasiona en la vida es poder difundir entre mi entorno y amigos el término adecuado para referirse a las personas en situación de discapacidad, sí, así se dice.

Esta es considerada la única forma correcta a nivel mundial.

Amigas y amigos de la provincia del Biobío, sepan ya que la discapacidad no se define como una cuestión de salud o de rehabilitación, sino de derechos humanos. No pueden limitarnos al ámbito de la salud porque la discapacidad no es una enfermedad, es una situación que puede desaparecer si eliminamos las barreras del entorno. Por ejemplo, las personas ciegas, sordas, usuarias de sillas de ruedas, están en su mayoría perfectamente sanas y su “discapacidad” solo surge cuando no hay lectores de pantallas, braille, sitios web accesibles, intérpretes de lengua de señas, programas de televisión o vídeos con subtítulos que les aseguren su inclusión plena en igualdad de oportunidades.

Ahora que ya sabemos toda esta implicancia, les pido que nunca más se refieran a la persona con discapacidad como discapacitado, porque este término sugiere que la discapacidad es parte de su definición como ser humano y no lo es. Evite a toda costa utilizar los eufemismos, como “sordito”, “cieguito”, “Manuelito/a, que tiene discapacidad”, hay que evitarlo ya que esto trae un mensaje subliminal de infancia permanente y no de acceso a la responsabilidad ciudadana.

Hay algo más que les quiero pedir encarecidamente: por favor, nunca digan personas con capacidades diferentes o personas con capacidades especiales, como si fuéramos extraterrestres o tuviéramos poderes “especiales”.

Desde el principio de igualdad propio a las personas humanas, no existen las capacidades diferentes o necesidades especiales. Todos y todas tenemos las mismas capacidades (potenciales, reales, en desarrollo) y necesidades (amar y ser amados, comer, vestirse, tener salud, sobrevivir). Todos y todas compartimos la misma esencia humana en igualdad. Lo que nos diferencia no tiene que ver con nuestras capacidades o necesidades esenciales, sino que son nuestras estructuras de pensamiento.

La invitación es a que siempre recuerden que todos los seres humanos tenemos capacidades diferentes, sólo por nuestra condición humana, por lo que atribuir que es propio de las personas en situación de discapacidad no corresponde, es una discriminación más, de las muchas que somos objeto diaria y permanentemente.

Y, finalmente, les quiero decir que todos debemos ser capaces de evolucionar como sociedad, esto implica una perspectiva de promover una visión positiva al abordar el tema, y no de asistencialismo. Me refiero a una transformación colectiva y cultural que consolide prácticas cotidianas inclusivas y dignas para todos los habitantes de nuestro país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes