jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

La CONFECH: Plataforma política y gueto de la intolerancia

Llevan años con una campaña del terror, en donde los alumnos que no están de acuerdo con el movimiento no son escuchados, aislados, amenazados y tratados de fascistas.


 Por Sebastián Díaz

30-04-2018_08-52-041__17354768_10212533758609024_1809487228_n

El jueves pasado se realizó la primera marcha estudiantil convocada por la Confech y la CONES. Aquí en Los Ángeles, sin ir más lejos, pudimos ver como la FESLA convocó sólo a uno 50 estudiantes. Ojo, la gran columna de personas que se vio ese día era producto del profesorado, que también salió a marchar, no del movimiento estudiantil per sé.

Resulta conveniente analizar la situación actual del movimiento estudiantil:

Primero, podemos ver que, a diferencia de años anteriores, el movimiento estudiantil ha ido perdiendo fuerza, cada vez son menos los alumnos que concurren a las marchas estudiantiles.

Segundo, las dirigencias de estos centros estudiantiles se encuentran ideologizadas y se han transformado en brazos del Partido Comunista y del Frente Amplio. Además, cada año son menos los alumnos que participan en las elecciones de sus casas de estudios.

Llevan años con una campaña del terror, en donde los alumnos que no están de acuerdo con el movimiento no son escuchados, aislados, amenazados y tratados de fascistas.

Que irónico, los líderes del movimiento tratan de facho a todo aquél que no piense como  ellos; parece que no se dan cuenta de que el fascismo es una ideología de izquierdas y que la actitud que toman ellos en contra de los que no están de acuerdo con ellos, es

precisamente, fascista.

También, han tomado un camino errático en cuanto a sus demandas. Desde un comienzo, antes de comenzar con la gratuidad, debieron haber comenzado con la calidad en la educación ¿Cómo es posible que se quiera entregar una educación gratuita sin tener calidad en ella? ¿De qué sirve?

El que no defiendan la calidad de la misma es básicamente porque muchos de los dirigentes del colegio de profesores son “Compañeros” de los dirigentes estudiantiles y toda reforma en cuanto a calidad los afecta directamente.

Ahora vienen con el cuento de una educación sexista ¿En serio? Digan la verdad, lo único que quieren es implantar el feminismo radical y la ideología de género en los establecimientos educacionales.

Lo único que consiguieron fue destruir la educación particular subvencionada y el derecho de las personas de elegir donde pueden estudiar sus hijos, y por supuesto, que educación quieren que ellos tengan. Han atentado contra el derecho de elección de la clase media Chilena.

Ahora llama la atención ¿Por qué marchan ahora en el Gobierno del Presidente Piñera y no antes, en la administración Bachelet? ¿No será que la cúpula del PC manejó a los dirigentes estudiantiles para no marchar y así no desestabilizar el gobierno, del cual eran parte?

¿Qué pasó con estos dirigentes cuando salió a la luz la quiebra de la Universidad ARCIS, controlada por un consorcio de militantes Comunistas y que lucraban con la educación? Bah, que raro. ¿No se supone que ellos están en contra del lucro? ¿Qué pasó ahí? Estos son los mismos dirigentes a los cuales el dirigente estudiantil de la Universidad ARCIS los ha llamado traidores, porque lejos de querer representar la voluntad estudiantil, están haciendo una carrera política a costa del movimiento mismo ¿Me equivoco? Lejos de ser un movimiento a favor de la educación, hoy por hoy es un movimiento en contra de Piñera, así de simple.

Que no les vendan la pomada. El lucro en la educación está penalizado por ley, y lo más importante: El gobierno del Presidente Piñera está a favor y trabaja para garantizar que la educación sea gratuita para los más vulnerables y para la clase media Chilena. Además, se eliminará el CAE y se reemplazará por otro sistema más justo y equitativo. Por lo tanto, las excusas que proponen para marchar, son sólo excusas baratas.

Y por último, que lo sepan desde ya, se dará la pelea por recuperar esos espacios secuestrados por su intolerancia, dogmatismo, discursos panfleteros y arrogancia; de que hagan carrea política a costa del ímpetu “revolucionario” y del discurso llamativo que presenta la izquierda y que los jóvenes se lo compran fácilmente, pero que definitivamente, carece de lógica, tolerancia, verdad y representatividad. Chile es una mesa para todos.

Francisco Muñoz Almendras.

Ciudadano.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
La Tribunaopinion

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes