suscríbete al boletín diario

Opinión

¿Por qué el ejercicio físico no es sinónimo de bajar de peso?

Ángelo Meza Carrasco. Kinesiólogo, Postgrado en Rehabilitación Funcional Lesiones Deportivas, Universidad CAECE, Argentina.  


 Por La Tribuna

¿Cuál sería el problema de que el metabolismo basal sea más eficiente y gaste menos energía?, básicamente si se sigue comiendo de la misma forma, los músculos comenzarán a absorber esta energía, lo que conllevará a ganar peso.

Aunque es uno de los métodos más usados en este último tiempo, el ejercicio físico es sólo un porcentaje del proceso, pero no está directamente relacionado con la pérdida de peso, esto dado a que el cuerpo, distribuye su energía en tres grupos importantes, el primero es a través del metabolismo basal, esto es la energía que se requiere para realizar actividades de la vida diaria y soporte vital, hay que tener claro que el cerebro, corazón, estómago, entre otros, necesitan energía para funcionar, es decir, para mantenernos vivos y atentos; la segunda es la digestión, cuando se come, el cuerpo utiliza energía para poder procesar y absorber todos los alimentos, sacando todos los nutrientes que necesita para mantener y guardar energía para las actividades que realiza; por último tenemos el ejercicio físico, este ayuda a acelerar el metabolismo, algo bueno por una parte y malo si quiere o pretende bajar de peso, ya que se produce una compensación a nivel basal, haciendo que el cuerpo gaste menos energía a la hora de realizar sus actividades de mantenimiento, para un metabolismo basal más eficiente.

Entonces, ¿cuál sería el problema de que el metabolismo basal sea más eficiente y gaste menos energía?, básicamente si se sigue comiendo de la misma forma, los músculos comenzarán a absorber esta energía, lo que conllevará a ganar peso, por lo que es importante considerar que el ejercicio físico es sólo el 10 a 30 por ciento de este proceso, lo restante se equivale en lo que se considera alimentación y un porcentaje ínfimo con la genética.

Esto no quiero decir que la actividad física no sirva, siempre es necesaria, pero se debe mezclar con una buena alimentación y una rutina de ejercicios dirigidos a cada persona de manera específica, no con rutinas estándares.

Si buscas bajar de peso, la alimentación es lo primero, dejar de comer alimentos altos en grasas, evitar las comidas a deshoras, hidratarse bien, comer alimentos con base proteica, pescado, carnes blancas y asociar ejercicios que van más en ayuda del sistema cardiovascular como correr, bicicleta, elípticas, entre otras.

Por otro lado, si el objetivo es tonificar, se debe considerar mejorar la alimentación, no bajarla, la gran modificación aquí serán los ejercicios con mayor intensidad y con pesos, no hay que temerle a esto, por lo general se piensa que crecerán los músculos y se perderá la silueta, esto no pasará si no existe un estímulo alimenticio más alto y si se sube mucho el trabajo de fuerza.

Hay varias opciones, lo importante entonces será fijar los objetivos, plantearlos y llevarlos a cabo.

Ángelo Meza Carrasco.

Kinesiólogo, Postgrado en Rehabilitación Funcional

Lesiones Deportivas, Universidad CAECE, Argentina.  

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes