suscríbete al boletín diario

Opinión

Radio Agricultura: es historia en Bío Bío. No debe quedar en el olvido

Osvaldo Sepúlveda Ruminot. Delegado del personal de radio Agricultura


 Por La Tribuna

06-11-2017_21-56-081__anunciodereaperturaradioagricultura1972

Este medio de comunicación la vimos nacer en la década del 40, un 20 de octubre de 1946. Hoy desaparecida, son pocas las personas que conocieron el desarrollo cultural, social y económico de la trayectoria comunicacional de Radio Agricultura de Los Ángeles.

 

A la edad de 15 años nos colgábamos de las ventanas de la casa, ubicada en calle Caupolicán al llegar a Valdivia para ver, de alguna forma, los adelantos tecnológicos de la época. En esa vieja casona se instalaba, en el año 1946, Radio Agricultura, orgullo, satisfacción y alegría por contar con un medio de comunicación al servicio de la comunidad angelina. Se distinguían los entusiasmados rostros de la Sra. Gutiérrez como controlador y la cálida voz del locutor Alfonso Canales Dávila; querido, respetado y admirado por su capacidad intelectual y caballerosidad.

 

En la década del 50, Radio Agricultura, aún en pañales, era la atracción de la zona por su música, noticias regionales, nacionales e internacionales. La dirección y personal de la emisora eran de la filial de Radio Agricultura de Santiago y Valparaíso.

 

En el año 1950, su gerente, Sra. Hilda Núñez, llamó a concurso para contratar un nuevo locutor. Se presentaron 75 concursantes de diferentes edades, mujeres y varones; la mayoría eran jóvenes estudiantes. Después de una selección, resultó ganador el joven adolescente que a los 15 años se colgaba de sus ventanas: Osvaldo Sepúlveda Ruminot, favorecido por tener una voz privilegiada e inigualable. La naturaleza le dio un arma de trabajo que lo distinguió mientras estuvo frente a los micrófonos de Radio Agricultura. Con poca experiencia radial se esmeró en esa actividad para lograr con perseverancia una profesión digna y admirada.

 

Los locutores oficiales eran Alfonso Canales y Gabito Hernández. El ganador del concurso reemplazó a Gabito Hernández quien había sido trasladado a Santiago por cometer una falta de respeto a la Sociedad Patriótica 21 de Mayo. La directiva de la Sociedad se sintió ofendida por un exabrupto del locutor en un homenaje al Combate Naval de Iquique, y exigió su retiro de la emisora. Al poco tiempo, el nuevo locutor, dejó la radio para integrarse a otras actividades en la ciudad.

 

Radio Agricultura continuó sus transmisiones locales y en algunos espacios noticiosos se conectaba con la filial de Santiago. En el año 1955 se nombró gerente al Sr. Luis Recart, quien no dejó muy buenos comentarios en la ciudad. Luego asumió la dirección el Sr. René Olivares, personaje radial que sembró la armonía entre los angelinos por su simpatía, por ser un hombre bonachón, alegre y muy optimista. Amigo de todos por su gran sentido fraternal y admirado por ser una persona muy sociable. Se le llamaba "el mudito", por su bla, bla, bla… Realizó muchas campañas en beneficio de los más necesitados.

 

Posteriormente asumió como gerente el Sr. Julio Cerda Corral, joven y atractivo muchacho de buena pinta y seductor. Se preocupaba mucho de la publicidad visitando personalmente todo el comercio angelino para buscar recursos financieros con el fin de mantener status en los medios de comunicación. Se distinguió por su habilidad comercial y eficiente gestión en la dirección de la radio.

 

En el año 1960 apareció nuevamente contratado Osvaldo Sepúlveda, quien fue llamado por Alfonso Canales para cumplir con algunos programas radiales, especialmente como relator de noticias. Se integró al personal de la emisora compuesto por la secretaria Inés Aguilera, Gladys Fuentes del departamento de finanzas, Nelson Vargas como discotecario, Juan Escalona, Sergio Cerda y Hugo Vega como radio controladores. En el comentario deportivo se escuchaba la voz de Marco Antonio Maldonado, Aníbal Rivas y Pirincho Rioseco. En el departamento de Prensa se encontraba don Chagüite. Posteriormente se incorporaron como locutores Silvia Quezada, Juan Carlos Reyes, Alfonso Ruiz, Ivor Manríquez y Hernán Molina como controlador. Las transmisiones comenzaban a las 7 de la mañana y finalizaban a las 24 horas.

 

Aproximadamente por el año 1965 asumió como jefe del departamento de prensa, el periodista Daniel Badilla Alegría, quien laboraba en el diario local La Tribuna. Como gerente fue nombrado don Gonzalo Jiménez Rojas, creador, junto a Osvaldo Sepúlveda de "Los Cuentos del Tío Walo", un programa dedicado a los más pequeños, que en ese tiempo no tenían entretención alguna pues no había televisión, funcionaba un solo cine, el Imperio, y de vez en cuando el Teatro Municipal. No existían parques o áreas verdes con juegos infantiles. Los cuentos del Tío Walo fue un despertar de la juventud en lo cultural y lo musical. El espacio se transmitía diariamente de 17 a 18 horas en un auditorio muy pequeño que se llenaba de niñas y niños junto a sus padres para ver la actuación de sus pequeños: canto, poesías, guitarra o cualquier otro instrumento se escuchaban a través de los micrófonos de Radio Agricultura. Lunes, miércoles y viernes se transmitían los Cuentos del tío Walo con un elenco artístico de primera calidad: los hermanos Felsentain, Cheno Jorquera, Carlos Durán, Roberto Navarrete, Juan Carlos Kearsly, las hermanas Marisol y Lorena Sepúlveda, Loreto Munita y muchos más que pasaron en alguna oportunidad como actores de los cuentos infantiles de la radio. El tío Walo se dedicó con mucho esmero y perseverancia para brindar alegría, entretención, y cultura a los más pequeños a través de los micrófonos de la prestigiosa emisora local. Aún lo recuerdan los "sobrinos y sobrinas", que hoy son madres y abuelitas, cuando lo ven transitar por las calles de la ciudad y sus alrededores. Por más de ocho años se escuchó la característica del programa, "El Lobo Feroz", llamando a los pequeños a recrearse con Los Cuentos del tío Walo.

 

Llega la década del 70, la Radio Agricultura pasa a ser un medio de comunicación muy importante en el sur de Chile. Se transmitía, además de los programas habituales, mucha información política debido al acontecer electivo. La Unidad Popular, fuerzas políticas de izquierda, usaba todos los medios posibles para lograr el poder del gobierno. Radio Agricultura y su personal, tuvo que ponerse la camiseta por tener como jefes y directivos a personas vinculadas a las fuerzas políticas de derecha, que luchaban por la libertad, la paz y la democracia en el país. Fue una etapa dolorosa e injusta. Por publicar y mantener estos valores fundamentales del ser humano para una sana y buena convivencia, las autoridades de la fecha, ordenaron el cierre de la "odiosa" -para ellos-Radio Agricultura. Buscaron resquicios increíbles para lograr su cometido, hasta que al fin, la emisora tuvo que apagar su dial y la antena debió ser retirada del terreno ubicado detrás del Estadio Municipal, donde estaba instalada, a cargo del técnico Eduardo Gutiérrez.

 

Los habitantes de Los Ángeles quedaron sin sus programas habituales de noticias, entretenciones, comentarios deportivos, espacios culturales y musicales. La reacción ciudadana fue dinámica; hubo protestas ante las autoridades gubernamentales por parte de las dueñas de casa, comercio en general, transportistas y amigos de la emisora. Los habitantes de la Provincia de Bío-Bío, especialmente de Los Ángeles reclamaron la reposición de la misma. De inmediato, todas las Instituciones Sociales se unieron para solicitar a las autoridades competentes el funcionamiento de este medio de comunicación. Esta gestión recayó en los funcionarios de la radio y de las directivas de las Instituciones representativas de la ciudad. Fue tal la presión de los angelinos, amantes de la justicia, igualdad y fraternidad, que llegaron hasta La Moneda para pedirle personalmente al Presidente Salvador Allende la reposición de la fuente de trabajo de los empleados de la Radio Agricultura. La petición fue aprobada y se iniciaron de inmediato los trabajos para la instalación de la nueva antena en el terreno que ofreció la Cooperativa Lechera Bío-Bío. Sergio Jiménez Rojas era el Gerente de la radio en aquella época. Organizó junto a su personal un evento artístico masivo para celebrar la reposición de la emisora, oportunidad en que se escuchó la palabra de dirigentes y políticos.

 

El cierre de Radio Agricultura de Los Ángeles fue el motivo para que los que pensaban distinto a las acciones de la Unidad Popular iniciaran un paro local. Las fuerzas inquietas de las dueñas de casa, los comerciantes y transportistas ubicados en el recinto Socabío, fueron la chispa que encendió la mecha para el paro Nacional que permitió el pronunciamiento militar. Este acontecimiento puso orden al CAOS que estaba por llegar o reventar en una guerra civil en nuestro país.

 

El resto de la historia de Radio Agricultura después de estos hechos ya es conocida por todos. Hoy existen muchas emisoras FM, encargadas de difundir lo que inició Agricultura. Unamos todas las fuerzas vivas de aquella época: agricultores, Socabío, comerciantes, dueñas de casa, estudiantes, deportistas, niñas y niños, para lograr la resurrección de Radio Agricultura.

 

Osvaldo Sepúlveda Ruminot.

Delegado del personal de radio Agricultura

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes