domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Aprendizaje y paro, antónimos en la realidad

Jesús Soto Verdugo Director de Pedagogía en Lenguaje y Comunicación Universidad San Sebastián


 Por LESLIA JORQUERA

23-07-2015_20-48-33Jesus-Soto

 

Algunos han mencionado como efectos de esta paralización, un posible aumento de la repitencia. Eso es un error. El gran problema no es repetir, es pasar de curso sin saber lo mínimo que debiera saberse.

 

¿Se acuerdan que al tener vacaciones de verano, nos costaba mucho volver a clases?. Eso ocurría porque perdíamos el ritmo de estudio. Nuestros jóvenes, con el paro docente, han perdido el ritmo de estudio, máxime, cuando están en la incertidumbre del retorno… Algunos han intentado estudiar por su cuenta, pero no pueden estudiar por su cuenta materias que no les han enseñado. Otros cientos ya han abandonado la educación municipalizada y han emigrado a colegios que no están en paro… pero en muchos de ellos ya no hay cupos.

Se cumplirán 60 días del paro de profesores del mundo municipalizado, ese mundo que todos coincidimos debe ayudarse, para el de los estudiantes, de su aprendizaje. Claro, entendido como concepto integral de mejoramiento y crecimiento en todas las dimensiones del ser humano. 60 días no se pueden recuperar. Experiencias pasadas muestran que la asistencia a recuperaciones es muy mala. Son 9 semanas de paro, que no se redimirán, a lo más se realizarán jornadas de recuperación, dependiendo de cada comuna.

Pero la situación es mucho más compleja para los estudiantes de cuarto medio: según el calendario escolar de nuestra región, los estudiantes deberían terminar completamente sus clases dos semanas antes de la PSU, esto es, el 13 de noviembre.

Si el paro termina el 31 de julio, quedarían 14 semanas para terminar el año académico para los 4º medios (sin clases en Fiestas Patrias).

Esto, junto con limitar el aprendizaje, complica las evaluaciones: cuando comenzó el paro, muchos establecimientos, tenían una o dos notas por ramo. Esta realidad obliga a que, cuando se vuelva a clases, se pondrán las notas mínimas correspondientes para sacar promedios y terminar el semestre.

Recuerde que los estudiantes deben tener notas para saber si aprendieron o no las materias. Pero en este caso, no hay materia nueva que evaluar. Seguramente se enseñará parte de la materia que no se ha visto, y se seleccionará parte de la materia del segundo semestre y sobre esa selección, enseñar y evaluar… así habría notas para sacar promedios.

Algunos han mencionado como efectos de esta paralización, un posible aumento de la repitencia. Eso es un error. El gran problema no es repetir. El problema es pasar de curso sin saber lo mínimo que debiera saberse. Para los estudiantes de 1º básico a 3º medio, podrían planificarse momentos de recuperación. Pero para los estudiantes de cuarto medio, no hay plazos extras. Ellos deben terminar antes por la PSU. Para ambos grupos, refiriéndonos sólo a su aprendizaje, hay un vacío que no podrá cubrirse este año. Deberán recuperar aprendizajes el año siguiente. Ahí se notarán los vacíos.

Jesús Soto Verdugo

Director de Pedagogía en Lenguaje y Comunicación

Universidad San Sebastián


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes