sábado 19 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Alto Bío Bío

Marly Neumann Farías: dedicada madre y jinete amante de la comuna cordillerana

Con una gran pasión por la equitación y el polo que la llevaron a derrumbar barreras en una disciplina que antaño era sólo para hombres, la actual concejal de Alto Biobío ha desempeñado durante seis años su labor con gran satisfacción.


 Por GONZALO MELLER

19-10-2018_18-28-111__10.1

Madre de una niña, licenciada en Artes, política, deportista y, por sobre todo, amante de los caballos. Estas son las distintas facetas que cumple a diario Marly Neumann Farías, a sus 39 años.

LA MENOR DE LA FAMILIA

Marly nació en 27 de diciembre de 1979, en la Clínica de Los Ángeles. Sus padres son Edgardo Neumann y Emelina Farías.

Es la menor de tres hermanos y desde pequeña fue la regalona de la casa.

Hoy en día vive con su hija de 9 años junto a sus padres con quienes aseguró tener una excelente relación.

LA PROFESIONALIZACIÓN DEL ARTE

Todos sus estudios fueron en el Colegio Alemán. Al respecto no quiso hablar mucho, ya que indicó que nunca fue muy dedicada a los estudios.

“Me gustaba quedarme en el campo, en mi casa jugando y no ir tanto al colegio”, indicó.

Cuando salió del colegio, se tomó un año sabático y se dedicó cien por ciento a la equitación participando en varias giras por el sur del país.

Al año siguiente se matriculó en la Universidad Finis Terrae, donde estudió Teatro, pero no continuó.

Marly indicó que le encantó la carrera, pero no así Santiago ni mucho menos estar lejos de su familia.

“Estar estudiando y separada de mis papás me complicaba”, aseguró.

Consecuentemente decidió cambiarse a la Universidad del Desarrollo y hacer un bachillerato en ciencias sociales. Y para seguir en la misma línea, continuó con Licenciatura en Artes.

“Siempre me ha gustado el ámbito artístico, así como el teatro, pintar y esculpir”, señaló.

MÁS QUE UNA PASIÓN

Desde pequeña comentó que sintió interés por el deporte y primera instancia practicó vóleibol y atletismo. “Estuve en la selección de balonmano, me fue bastante bien, participé y ganó varios campeonatos en las dos disciplinas”, afirmó.

Sin embargo, aseguró que su gran pasión es el mundo de los caballos desde que tiene memoria, ya que sus primeros recuerdos se remontan arriba de estos nobles animales.

"Ni siquiera caminaba y estaba arriba del caballo", afirmó.

Asimismo comentó que desde los siete años comenzó con la equitación y desde ahí no paró. De hecho, a esa edad ya andaba saltando.

Con ello, compitió en distintas ciudades como Osorno, Lago Ranco, Valdivia, Temuco, Los Ángeles, Angol, Concepción, Talca y Santiago.

“Tengo una buena relación con los caballos, son mi segundo amigo, porque toda mi vida he estado al lado de ellos”, indicó.

La deportista aseguró que no sólo se quedó con eso, sino que quiso llegar más allá y practicar polo.

“Mis hermanos jugaban polo con mi papá. Por eso siempre me llamó la atención y me gustaba”, aseguró.

Sin embargo, agregó que “no fue fácil entrar por completo al polo, ya que en esos años sólo los hombres lo hacían. Por ese motivo, practicaba con mis hermanos, pero no podía jugar en partidos oficiales”.

Posteriormente a los 15 años, gracias una amiga quien la invitó a participar en una competencia frente a un equipo argentino sólo mujeres en Curicó pudo entrar al circuito competitivo. En el encuentro comentó que jugó, ganó y no se despegó del deporte.

“Después de mi primer encuentro continué en la Selección de polo, y desde ahí he participado en competencias extranjeras junto a otras dentro del país”.

En cuanto al deporte ecuestre, comentó que actualmente lo practica en el Club de Polo de Los Ángeles, camino a Santa Bárbara o con sus hermanos en el campo.

“El polo para mí es parte de mi vida, es una pasión muy grande. Es un deporte de adrenalina, equipo, mucha amistad y de familia”, aseveró.

Por otra parte, la concejala señaló que su gusto por el deporte la llevó al fútbol, donde hoy juega por cuadro angelino de “Taconeras”.

“Llevo cuatro años en el equipo, somos amigas, vamos a botar el estrés del día y jugar competitivamente lo cual es bastante entretenido”, puntualizó.  

LA VIDA POLÍTICA

Marly se encuentra cumpliendo su segundo periodo como concejala de Alto Biobío. El primero fue en 2012.

Ella aseguró que decidió asumir esta nueva aventura, gracias a su gusto por la comuna. Su familia tiene un campo en Ralco, por lo tanto, siempre estuvo ligada a la zona considerándola como su primer nido.

“Cuando salí de la carrera, me llamó la atención tratar de ver cómo ayudar y encontré que siendo concejal podía hacer eso”, aseveró.

Además, dijo que su carrera política le permitió desarrollarse como madre, aseverando que pasar tiempo en una oficina no es lo suyo.

“No podría estar mucho tiempo detrás de un escritorio. Me motiva estar en terreno ayudando a la gente en lo que pueda”, afirmó.

En cuanto a su trabajo, aseguró que su amor por Alto Biobío se debe al cariño que ha recibido de la gente del sector, el cual le incentiva a realizar un mejor trabajo cada día.

“Ha sido una experiencia muy linda y hemos avanzado mucho en la ciudad. Hace poco inauguramos un Cesfam, ahora se viene el estadio y mejoramientos en la plaza”, explicó.

A su vez agregó que “se han hecho muchas cosas y eso me trae satisfacción. Siento un poco de orgullo de poder estar ahí presente en los hitos del pueblo”.

LOS MOMENTOS DIFÍCILES DE LA VIDA

La concejala aseguró que no ha tenido muchos momentos difíciles en su vida, pese a todas las funciones que cumple a diario.

Si bien, comentó que ha tenido algunas caídas practicando polo, no han sido graves. Por otra parte, dijo que en su carrera como concejala a veces se ha sentido frustrada, al verse de manos atadas por no poder ayudar como ella quisiera.

“Me desespera, trato de hacerlo pero a veces no puedo llegar más allá”, indicó.

Pero algo que realmente la marcó fue la muerte de su hermano en 2010. Él tenía 33 años y falleció a causa de una grave enfermedad.

“Lo acompañé en todo el transcurso y gran parte lo viví en Santiago con mi mamá mientras mi hermanos estaba internado en la clínica. Pero los médicos no pudieron hacer más, fue muy sorpresivo. Era mi partner, mi amigo”, aseguró.

LAS MÚLTIPLES FACETAS

Si le dieran a elegir entre todas las actividades de su vida, Marly aseguró que elegiría el deporte.

Decididamente, comentó que quiere seguir jugando polo hasta que su edad se lo permita.

“No es que no me guste la política, al contrario, es una experiencia muy bonita y gratificante. El problema es que muchas veces se torna difícil, complicada, competitiva y estresante”.

Para finalizar, Marly comentó que no se considera una mujer política. Al contrario, se define como una deportista y, por sobre todo, una buena mamá.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
alto biobio

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes