suscríbete al boletín diario

Nuestra gente

Osvaldo Cáceres y su historia con Los Ángeles

Este destacado profesional de 91 años recibió a Diario La Tribuna en su oficina, en el edificio Pedro de Córdoba y Figueroa, para contarnos parte de su vida, la que antes de su llegada a la ciudad incluye pasos por Santiago, París, Concepción.


 Por La Tribuna

03-11-2017_20-57-411__10y11.11

Santiaguino de nacimiento, penquista por adopción y angelino por opción. Así podríamos resumir la vida del destacado arquitecto Osvaldo Cáceres González, de 91 años, de los cuales los últimos 42 los lleva viviendo en Los Ángeles, donde actualmente reside junto a su tercera esposa.

 

Conocido en la región del Biobío por su aporte al desarrollo de la denominada “arquitectura social”, entre sus obras más emblemáticas se cuentan varias edificaciones que llevan su sello en Concepción, Lebu, Chillán y Los Ángeles, entre muchas otras ciudades.

 

En lo que respecta a la capital de la provincia de Biobío, menciona como parte de su legado los “bloques” fiscales ubicados en la intersección de Valdivia con Lientur, que datan de la década de los sesenta y, lo más reciente, la construcción del Centro Histórico y Cultural de Santa Bárbara.

 

ORIGEN Y ESTUDIOS

Nació un 19 de septiembre de 1926, en Santiago, ha estado casado en tres oportunidades, con dos hijos del primer matrimonio y tres del segundo, a los cuales se suman seis nietos y cuatro bisnietos.

 

En su juventud estudió en el Liceo de Aplicación capitalino para luego ingresar a estudiar arquitectura en la Universidad de Chile, donde se tituló a inicios de la década de los 50.

 

Cuenta que tuvo la fortuna de ser becado por su Facultad para especializarse en París entre 1951 y 1953, donde contrajo matrimonio con su primera mujer que también era arquitecta.

 

Después de eso cuenta que llegó a Concepción, el año 56, “porque me gané un concurso para hacer un edificio”, recordó. Se trata de la emblemática estructura que cobija a la Galería Universitaria de la capital regional y que hasta hoy se conserva -aunque totalmente remodelada a causa de los daños que sufrió tras el terremoto del 27/F del 2010- frente a la plaza de la Independencia penquista y del conocido Hotel El Araucano.

 

GOLPE DE ESTADO

“En Concepción creamos la delegación del colegio (de arquitectos) y la Escuela de Arquitectura de la Universidad Técnica del Estado en 1969. Hice clases ahí y fui parte de la comisión”, rememoró.

 

Sin embargo, la exitosa trayectoria personal y profesional que venía desarrollando este hombre en la región del Biobío se vio abruptamente quebrantada tras el Golpe Militar de 1973.

 

“Me echaron del Ministerio (de la Vivienda), porque yo era delegado de la Corporación de Mejoramiento Urbano (Cormu) que tenía como finalidad la construcción en altura y semi-altura. Hicimos tres torres en toda la región del Biobío y más de 20 conjuntos habitacionales”, relató.

 

Además, rememoró parte de los apremios que sufrió en la época, según él, por ser militante socialista y estar considerado como un elemento “subversivo”. “Estuve siete meses detenido, primero en comisarías, en cuarteles de Investigaciones, de hecho, estoy escribiendo ahora un relato sobre eso (…) Después nos mandaron al estadio de Concepción que lo armaron como campo de concentración, lo que nunca se ha dicho”, afirmó.

 

Tras ese negro episodio en su vida y de un período de inestabilidad laboral y familiar logró retomar sus actividades en 1975 cuando decidió venir a vivirse a Los Ángeles.

 

LLEGADA A LOS ÁNGELES

“Me invitó Ronald Ramm, colega que trabajaba aquí, incluso había sido alumno mío en la Universidad de Chile”, comentó respecto a su llegada a la ciudad.

 

“He sido dirigente del Colegio de Arquitectos, he sido profesor desde el año 48 y también escribo. Además, hice un doctorado el año 47 y del cual me recibí el 2010 sobre Ciencias Sociales e Historia”, agregó en relación a lo que ha hecho en su vida, detallando sobre los últimos estudios que mencionó que fueron cursados en Temuco en la Universidad Arcis.

 

Y al cierre de la entrevista se refirió acerca del proyecto en el cual se encuentra trabajando y que, por su simbolismo, seguramente pasará a ser uno de sus mayores aportes a la cultura en toda la provincia de Biobío. Nos referimos a la futura Casa Museo de Bernardo “O “Higgins en la localidad de Canteras, comuna de Quilleco.

 

“El Instituto O’higginiano me invitó a que participáramos en un Fondart el año 98, porque sabían que yo tenía interés en la parte histórica (…) Yo participé en ese concurso y lo ganamos y nos conseguimos fondos para hacer el proyecto. Yo hice el primero y después de eso la municipalidad con ayuda de concejales consiguieron fondos para desarrollarlo. Eso yo lo trabajé con otro arquitecto (…) Ahora estamos haciendo una ampliación del museo”, explicó.

 

“El aporte es que vamos a poder fundamentar más la historia, porque un país que no tiene historia no es nada. Hay mucha historia ahí relacionada con “O “Higgins y con los pehuenches”, destacó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
arquitectoOsvaldo Cáceres

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes