suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

“Mi mayor alegría es cuando me llaman para dirigir un partido”

Con 42 años dirigiendo partidos, este árbitro angelino ha sido considerado dentro de los tres mejores de la Región del Bío Bío.


 Por La Tribuna

PRINCIPAL

Por: Alejandra Sánchez Ocampo

Fotos: Alberto Zúñiga

Don Sergio Olivera, a sus 60 años, ha dedicado gran parte de su vida al arbitraje, hobby que le ha traído más de alguna satisfacción, partiendo en fútbol amateur, para ascender al profesional, llegando a dirigir a Carlos Cazely Y Patricio Yáñez, además de representar a la región en concursos nacionales.

 

¿Cuándo y por qué comenzó a arbitrar?

Comencé en el mundo arbitral hace 42 años atrás, desde muy pequeño me gusto el futbol, me gustaba ver detalladamente los partidos, además también jugué futbol y fue así como de todo me gusto y llamo la atención el ser árbitro, y antes de cumplir 20 años me fui a Concepción, hice mi primer curso de arbitraje y desde ahí comencé con este hobby.

¿Luego de hacer el curso, volvió a Los Ángeles?

No, estuve seis años dirigiendo un equipo amateur, y luego volví a Los Ángeles, en donde me  integre a la Federación de Árbitros de Fútbol de Chile, en el cual pertenecía en Concepción, fue así que me integre acá e hice mi segundo curso de árbitro.

¿Cuál es el mejor recuerdo o logro que guarda de su trayectoria como árbitro?

Luego de que me integré acá, hice mi tercer curso, el que recuerdo con gran satisfacción, ya que ha sido uno de los cursos más provechosos que he hecho, porque me dio la posibilidad de estar considerado entre los tres mejores árbitros de la octava Región, también en el año 88 cuando fui a representar a la región al nacional adulto de Valdivia, en el que obtuve el tercer escalafón, y con eso subían a fútbol profesional, y pase dirigir como árbitro de tercera división, luego fui designado como árbitro de línea en segunda división.

De todos los partidos que le ha tocado arbitrar, ¿hay alguno que haya sido el más importante para usted?

Si, fue en el año 89, en un partido de tercera división, cuando se enfrentó el equipo de Loza Penco con Deportes Laja, fue el partido más grande que dirigí con 12 mil personas.

¿Cómo definiría su estilo como árbitro?

Cada uno tiene su estilo, lo importante es saber llevar un partido y que las cosas salgan lo mejor posible. De partida no se requiere grandes estudios para el arbitraje, pero si debe tener la pachorra y a la vez hacer los cursos y apegarse a las reglas del juego para hacer un partido.

En mi caso yo me considero un árbitro trabajólico, apasionado y hago mi trabajo con tranquilidad para que el partido se desarrolle con normalidad, siempre hay que tener la claridad de que no todos los partidos son iguales y que pueden pasar situaciones extremas.

En relación a esas situaciones extremas, ¿Hay alguna que recuerde como anécdota?

Recuerdo que en un partido tuve que salir arrancando, porque un jugador al que había expulsado del juego, me comenzó a amenazar con una corta pluma. Se corren riesgos pero hay que saber llevarlos.

¿En algún momento se ha arrepentido de tomar la decisión de ser árbitro?

No, al contrario, volvería a elegir serlo, para mi esta experiencia ha sido muy linda, yo diría que es mi mayor alegría cuando me llaman para dirigir un partido.

Me ha traído grandes satisfacciones, como conocer mucha gente y grandes jugadores, porque en este ámbito uno conoce muchas personas, yo tuve la suerte de estar dirigiéndole a Carlos Cazely Y Patricio Yáñez, además que me permitió conocer muchos lugares y estadios de mi país.

De los lugares que visitó y los estadios en los que dirigió partidos, ¿Cuáles le gustaron más?

De las ciudades me encante con Puerto Montt y el estadio de Osorno.

¿Qué piensa su familia de su decisión de convertirse en árbitro?

De primera no estaba muy contenta, porque pasamos mucho fuera de la casa, muchas veces me toco irme un día viernes y volver el lunes a la casa, llegar a cambiarse ropa e ir a trabajar.

Pero me apoyan en todo, mi esposa ha sido un pilar fundamental y gran apoyo en esto, si no hubiese sido por ella no habría llegado al ámbito profesional. Soy una persona muy afortunada, por tener la mujer que tengo, agradecido y enamorado de ella.

¿Actualmente sigue arbitrando?

Aunque estoy un poco más tranquilo, igualmente estoy dirigiendo acá en futbol amateur, y donde lo llamen a uno también voy a dirigir.

 

¿Qué le diría a esa persona que quiere ser arbitro pero no se atreve a dar el paso?

Que no tengan miedo, porque con esto le meten mucho miedo a la gente, que le van a pegar o hacer algo, uno no tiene que tener miedo, porque si ellos van a dirigir un partido de buena fe y hacen las cosas bien, apegado a un reglamento no van a tener problema, si los jugadores saben cuándo los están perjudicando o no.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
2015ABELAMATEURARBITROBío-BíocaballosCABEZASCANTANDOESCENAexposicionLOSANGELESMUSICAOBRAOLIVERAPLAZAPOETAQUILLECOroderodeoSANDOVALSERGIOsocabioTEATROTRILLAVERANOYUMBEL

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes