Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

De la caza ilegal a basurero: La realidad que afecta a uno de los humedales de Los Ángeles

por Claudia Robles Maragaño

Lamentablemente el humedal de Cantarrana sufre de la indiferencia de las personas, siendo los coipos, en el más grave de los casos, víctimas de la caza ilegal, advierte en conversación con diario La Tribuna, el biólogo Jonathan Guzmán.

medioambiente (1) /

Entre la vasta diversidad de biomas naturales de nuestro planeta, uno de los ecosistemas más complejos y productivos son los humedales, que nos proporcionan cerca del 40 por ciento de los servicios ecosistémicos del mundo, por lo que son fundamentales para la supervivencia del hombre y obviamente, para la vida sobre la tierra.

En los humedales hay una alta productividad primaria. Nos proveen de agua dulce, alimentos y recursos; amortiguan las crecidas y representan la recarga de aguas subterráneas.

Además, son la cuna de diversos invertebrados y de aves, mamíferos, reptiles, anfibios, y una parada obligada para muchas otras especies que pasan por estos ecosistemas para tomar un descanso antes de continuar el rumbo.

Este ciclo se vive también en el Humedal de Cantarrana, ubicado en el área sur de Los Ángeles, el cual sufre de abandono y de falta de protección legal, a diferencia de El Avellano, declarado como humedal urbano el año  2021, mediante la Ley 21 mil 202.

La extensa geografía de Chile propicia el desarrollo de gran diversidad de humedales. En el caso del sur del país, destacan los sitios ribereños, palustres, lacustres como lagos y lagunas, estuarios, humedales boscosos, marismas y turberas no arboladas entre otros.

A pesar de ser ambientes fundamentales para nuestra existencia, el refugio de una rica biodiversidad y donde innumerables organismos dependen para sobrevivir, los humedales son uno de los ecosistemas naturales más amenazados y – por qué no decirlo - uno de los más ignorados del mundo.

Se estima que se ha perdido casi el 90% de estos a nivel mundial, siendo la extracción y/o modificación de su caudal, el relleno y vertido de fertilizantes y/o pesticidas, la descarga de riles y la presencia de perros, gatos y especies exóticas, entre muchas otras circunstancias, las amenazas más persistentes y constantes.

En conversación con diario La Tribuna, el biólogo Jonathan Guzmán, docente del Departamento de Ciencias Básicas de la Universidad de Concepción Campus Los Ángeles, reconoció que se trata de un problema que debe ser abordado para evitar el deterioro que es progresivo: “Estas causas se asocian principalmente a los procesos de expansión humana que los estrangula transformándolos en canales o pozas temporales receptoras de basura, lo que sumado a otras variables repercute inevitablemente en su deterioro, tamaño, estructura, hidrología y comunidades biológicas”.

En ese sentido expresa que se trata de ecosistemas muy difíciles de abordar debido a su diversidad biológica y complejidad, ya que se desarrollan en gradientes hidrológicos, que van desde habitats terrestres hasta los estrictamente acuáticos.

VIDA QUE CRECE ENTRE JUNCOS

En Chile, se estima existen cerca de 40 mil humedales, y de estos, los continentales cubrirían el equivalente a 1,7 a 2,4 veces la superficie de la región Metropolitana. Si bien Magallanes agrupa la mayor proporción, la región del Biobío posee una alta representatividad. En el caso de  la comuna de Los Ángeles, al norte de la ciudad y a menos de cinco kilómetros de la Plaza de Armas, se sitúa el Humedal El Avellano, que destaca por su gran espejo de agua y vegetación hidrofila palustre. Esta añosa laguna de propietarios privados fue construida a inicios del siglo XX para la generación eléctrica, a través de la captación de aguas de vertiente aunque actualmente no cumple dicha función.

En contraposición existe un segundo humedal al sur de la ciudad, Cantarrana, que es de menor tamaño que El Avellano.

“Ambos ecosistemas poseen una rica biodiversidad y formas de vida, sin embargo, esto no va de la mano con la valoración y protección que merecen de parte de la comunidad. Hay quienes al parecer ignoran la importancia de los humedales y lo privilegiados que somos por poseer dos de estos ecosistemas en la misma ciudad”.

Al respecto, el académico Jonathan Guzmán explicó que Cantarrana destaca por la gran cobertura de vegetación hidrófila palustre “con una alta representatividad de juncos que forman muchos recovecos por donde las aves nadan”. Este humedal se emplaza en un predio municipal y se nutre de las aguas del estero Paillihue. Ambos humedales, ubicados en los extremos de la ciudad de Los Ángeles, albergan una rica diversidad de aves, que cubre una riqueza de más de 50 especies.

En el caso de Cantarrana, el académico expresó preocupación por el estado actual del lugar: “Lamentablemente el humedal de Cantarrana sufre la indiferencia de personas que vierten desperdicios en su ribera y también en su espejo de agua y no se descarta, que muchas de las aves, y el mismo coipo, sean víctimas de la caza ilegal”.

PROTECCIÓN LEGAL

En la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile está registrada a mediados de enero de 2020 la última modificación a la ley 21 mil 202. Dicha iniciativa tiene por objetivo proteger los humedales urbanos declarados como tal por el Ministerio de Medio Ambiente, sea por su propia iniciativa o a petición del municipio respectivo, en atención a la gran importancia que tienen para el medio ambiente.

En el caso de Cantarrana este carece de protección legal por lo que invertir energías para que sea declarado como un humedal urbano, como lo es desde el año 2021 El Avellano es una tarea pendiente.

Mediante esta ley se reconoce a un total de 14 humedales urbanos en el Biobío, “lo cual permite entregar protección a su biodiversidad, a sus espejos de agua y sus hermosas riberas de vegetación hidrófila. Declarar a Cantarrana como humedal urbano permite avanzar en su protección”.

Además agregó que aportaría para potenciar la educación ambiental no sólo entre los angelinos sino que también entre los visitantes en distintas  épocas del año, “permitiría no solo disfrutar de las hermosas aves que allí residen o circulan en la temporada de migraciones sino que, además, potenciaría la educación ambiental para sembrar en los niños de nuestra comuna, la semilla que la naturaleza está viva y se debe cuidar”.

UNA FECHA PARA CREAR CONCIENCIA

Cada 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, que tiene por objetivo generar conciencia sobre el impacto de estos sitios en la vida de las personas y el planeta. La fecha también coincide con la firma de la Convención sobre los humedales, el2 de febrero de 1971, en la ciudad iraní de Ramsar. 

A nivel internacional, líderes políticos y medioambientales han insistido en la importancia de conservar y restaurar estos ecosistemas vitales para la preservación de la naturaleza y la supervivencia humana.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto