lee nuestro papel digital

Noticias

Los riesgos que implicaría comprar vehículos en concesionarias

Un angelino de esfuerzo como cualquier otro, adquirió una Mahindra en una sucursal de Coseche Los Ángeles por un precio superior a los doce millones de pesos. Sin embargo, lo que sería una inversión que ayudaría a su familia, terminó por ser un dolor de cabeza, puesto que la camioneta comenzó con defectos técnicos que, de ser reparados, tendrán un costo de cerca de cinco millones de pesos.


 Por Nicolás Muñoz

image
Imagen referencial.

Para nadie es un secreto que en el último tiempo la adquisición de un automóvil se ha convertido en casi un lujo, y es que los precios no están al alcance de cualquier bolsillo. Esto lo tiene más que claro Felipe Mesina, denunciante que se acercó a diario La Tribuna para dar a conocer una situación que lo tiene tanto a él como a su familia sumamente preocupados.

Según comentó Felipe, la búsqueda por un medio de transporte concluyó en una sucursal de Coseche, ubicada en la comuna de Los Ángeles, cuando encontró un automóvil que cumplía con sus expectativas. “Días antes de comprar el vehículo, tuve la oportunidad de probarlo y la verdad se sentía bien al manejar. Durante la ocasión le pregunté directamente al vendedor si tiene algún problema mecánico o de otra índole a lo cual él me comenta que está en óptimas condiciones, que ellos realizan una revisión a los vehículos y que no hay problema, el único detalle es que los neumáticos no estaban en buenas condiciones por lo que asumí que tendría que hacer el cambio de estos”, aseveró.

Pasaron los días y Felipe, cada vez más convencido, contactó a su hermano quien le colaboró económicamente para sustentar el gasto. De esta forma días después se celebró el contrato de compra de una Mahindra XUV500 año 2016, adquirida con una garantía extendida hasta el 20 de abril de 2023.

“En mi caso soy bien cuidadoso con los vehículos, por lo que a la semana siguiente le realice cambio de aceite y de filtro en Antonio Castillo para asegurar el correcto funcionamiento del automóvil. Al momento de revisar el vehículo por debajo, me percato que cae un hilo de aceite desde el amortiguador delantero izquierdo, el cual el técnico, quien realizaba el cambio de aceite, me mencionó que se debe cambiar porque está reventado. Todo esto pasó a menos de una semana de uso”, detalló el afectado.

Considerando la situación, “tomo contacto con el vendedor y le explico la situación, a lo que me responde que está cubierto por la garantía contratada y que me contacte al call center de GarantiPlus Chile. A través de la llamada se me comunica que los amortiguadores no tienen garantía. Ahí fue la primera decepción”, contó.

Sin embargo, lo peor estaba por venir. “A la semana siguiente, se me prende el Check Engine en el tablero de instrumentos, a lo cual nuevamente me comunico con el vendedor quien me comenta que si no trabaja mal el motor podría ser falla de un sensor, y que tendría que nuevamente llamar al call center de GarantiPlus Chile para reportar la falla. En ese momento el vehículo en tercera pegaba un tirón y me costaba pasar de primera a segunda”, aseveró.

“Llamé por segunda vez y expliqué toda la situación. Me responden, no de muy buena manera, que se podría agendar la visita al taller de la marca y que yo tendría que pagar el diagnóstico, además que el tema de la falla al pasar el cambio era problema de la caja y que esta reparación e ingreso tiene un periodo de carencia de 90 días”, agregó.

Siguiendo con las acciones, Felipe ingresó su vehículo al taller designado, “en este caso Fortaleza de la concesionaria Gildemeister. Ahí me comentan que harán un diagnóstico del porqué se me prendió el Check Engine y posterior a ello, me harán envío del presupuesto de reparación. Ahí me fui de espalda, porque el vehículo que me costó doce millones de pesos debe ser reparado por una suma superior a los cinco millones de pesos”, aseguró el afectado.

A la fecha, el denunciante afirma que no se le han entregado soluciones concretas. “No sé qué más hacer, voy a su sucursal y siempre me mencionan que puedo demandarlos y hacer las diligencias legales que estime conveniente y eso me parece muy mala clase, porque cuando yo fui a comprar, hasta café y galletas me ofrecieron, todo para una venta. Ahora que les doy a conocer mi problema les falta poco para cerrarme la puerta en la cara”, expresó Felipe.

“CUANDO YO FUI A COMPRAR, HASTA CAFÉ Y GALLETAS ME OFRECIERON, TODO PARA UNA VENTA. AHORA QUE LES DOY A CONOCER MI PROBLEMA LES FALTA POCO PARA CERRARME LA PUERTA EN LA CARA”.

Felipe Mesina, denunciante.

Desde Diario La Tribuna se tuvo acceso a diversos documentos, entre ellos, la Constancia de garantía extendida mecánica emitida el 21 de abril de este año, junto a la resolución entregada por GarantiPlus en relación a las averías que presentó el vehículo adquirido por Felipe.

Al momento de revisar dichos archivos, se detalla que desde la aseguradora se emitió una respuesta. “La avería reclamada por falla suspensión y embrague no queda cubierta por la garantía suscrita, debido a que, dicho componente no está incluido en la cobertura”. Agregando que “en lo descrito en el presupuesto los componentes son todos afectados con degradación y deformación de forma natural de su trabajo, por lo que no nos encontramos con una falla fortuita. Por otro lado, el vehículo está en el periodo de carencia por el conjunto de transmisión de 90 días”.

Si bien lo planteado por GarantiPlus es correcto y comprobable de acuerdo a lo sostenido en la Constancia de garantía, nace la pregunta acerca de qué explicación se le da por parte de Coseche a Felipe Mesina, quien adquirió un vehículo que debe ser reparado por una cifra superior a cinco millones de pesos.

Por lo mismo, diario La Tribuna consultó a la concesionaria acerca de cuál es el protocolo habitual en casos similares. Esto a raíz de que, según el denunciante, “mencionan que puedo demandarlos”. Por otra parte, y a modo de transparentar los hechos, se solicitó algún informe técnico que dé cuenta que las partes dañadas estaban en óptimas condiciones previo a la venta. Finalmente, y pese a la insistencia del equipo de prensa, no hubo respuesta ni aclaraciones.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Denuncia ciudadanaLos Ángeles
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes