lee nuestro papel digital

El trozo de latón que cuenta cómo evolucionó la Avenida Alemania

Mucho antes que se demarcaran las calles y se poblara de casas, edificios y establecimientos comerciales, ese lugar era un terreno cenagoso entregado al pastoreo del ganado y al olvido que más tarde se entregó a inmigrantes alemanes.


 Por Juvenal Rivera

HBB, avenida Humán-1

Un rectángulo de latón en azul marino y letras blancas, ya corroído por la implacable acción del tiempo y de la naturaleza, es el único vestigio tangible de tiempos pasados en la ciudad de Los Ángeles.

Es que antes de que la avenida Alemania fuera conocida como tal, esa transitada arteria vial de nuestra capital provincial se denominada Colonia Humán.

Y antes, mucho antes de que se demarcaran las calles, antes que se poblara de casas, edificios de departamentos y establecimientos comerciales, mucho antes de lo que ahora es una moderna avenida, ese lugar era un terreno cenagoso entregado al pastoreo del ganado y al olvido.

Era, básicamente, una explanada que funcionaba como caballerizas para las tropas acuarteladas en el fuerte de Los Angeles, en los albores del establecimiento de la villa en el corazón de aquel territorio conocido como Isla de la Laja. Se le conoció como Humán – el porqué del nombre se desconoce – y así figura en los mapas de principios del siglo XIX.

Sin embargo, todo cambió de manera definitiva hacia fines de la década de 1850. ¿Qué sucedió? Entre 1858 y 1859, en ese lugar comenzaron a llegar las familias de colonos alemanes y suizos que se radicaron en esta parte del país a probar fortuna.

En específico, provenían de Alemania, como también de otros lugares que formaron parte de la Confederación Germánica, en su mayoría austriacos y alemanes de los Sudetes del Imperio austrohúngaro, originarios de la actual República Checa. Los colonos llegaron en tres embarcaciones barcos que los trajeron desde Europa hacia los puertos de Talcahuano y Corral, cerca de Valdivia. El primero de ellos, fue un grupo de once familias que zarparon desde el puerto de Hamburgo, una vez llegados a la zona en octubre de 1858, se instalaron en Los Angeles. Al año siguiente llegarían otros dos grupos de familias.

Campesinos, artesanos y pequeños comerciantes se instalaron en largas franjas de terreno que iban de estero a estero (del Quilque al Paillihue), dando forma a las calles y las avenidas que conocemos en la actualidad. Varios de los descendientes de aquellos inmigrantes siguen viviendo en la zona hasta nuestros días.

De ahí que ese sector tomara el nombre de la Colonia Humán por la presencia de los inmigrantes que habitaron esa zona en particular de Los Angeles.

En homenaje a aquellos inmigrantes, es que la calle – conocida como Colonia Humán – fue rebautizada como Avenida Alemania a fines de la década del ’50, coincidiendo con el primer centenario de la presencia germana en la zona.

Pese al cambio de nombre de hace más de 60 años, un pequeño retazo de esa otra época está presente en el trozo de latón azul marino y letras blancas.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes