suscríbete al boletín diario

Noticias

Versiones impares genera Acuerdo Transpacífico TPP 11 en sectores productivos de Biobío

Desde el sector lechero creen que el acuerdo sería un catalizador del comercio exterior, pero el maderero considera que dicho acuerdo inhibiría el desarrollo de tecnologías.


 Por Jorge Guzmán B.

El tratado genera visiones contrarias en algunos sectores productivos de Biobío.

Desde los gremios de los sectores lechero y maderero tienen visiones opuestas respecto al  efecto del TPP 11 en los rubros productivos de aprobarse el tratado comercial. Las principales preocupaciones son una eventual baja en la competitividad de las pequeñas y medianas empresas y la pérdida de mercados a los que la firma del acuerdo permitiría llegar.

El dirigente de la organización de Pequeños y Medianos Empresarios Madereros de Biobío, Pymemad, Michel Esquerré, señaló que “el país y su producción está muy concentrado al día de hoy. Y con el TPP 11, quedará más concentrado aún. Nosotros tenemos acuerdos comerciales con muchos países y no es necesario el TPP 11”.

Esquerré se mostró desconfiado de las instituciones que apoyan la aprobación del tratado. “Si desde la Sofofa y CPC están impulsando el tratado, yo sería quisquilloso. Esto porque la Sofofa y CPC representan los intereses de Santiago, mas no así los de las regiones. Representan a los grandes grupos económicos. Yo me pregunto: ¿va a impulsar el TPP11 el desarrollo de las pymes, o lo va a limitar? ¿O no afectará?”, dijo.

Con las condiciones políticas actuales, el representante de Pymemad no cree que un TPP11 se apruebe. “No está el espacio político, sobre todo si lo están impulsando la CPC y Sofofa”. Además, según el vocero de la organización de Pequeños y Medianos Empresarios Madereros de Biobío, “el TPP 11 nos amarraba a tecnologías preexistentes, e inhibe el desarrollo de tecnologías en el país. De hecho Donald Trump abandonó el TPP11. Porque quería industrializar el país. Pero políticamente, no está el piso para que se apruebe este tipo de iniciativas”.

“Chile es un país competitivo por sus productos y materias primas. Tenemos que considerar los compradores que Chile tiene en el extranjero”, agregó.

Finalmente, el vocero de Pymemad, puntualizó “porque somos atractivos como mercado en algunas áreas. Esa supuesta pérdida de competitividad con los firmantes son meramente mitos”. El dirigente gremial no cree que Chile pierda espacio competitivo por no firmar el TPP 11.

LA VISIÓN DEL RUBRO LECHERO

Desde la Asociación de Exportadores de Productos Lácteos (Exporlac) creen que es urgente firmar el tratado. Guillermo Iturrieta, gerente general de la asociación afirma que  “hay mucho de TPP11 que parece que los constituyentes no han leído”. De acuerdo al vocero de la asociación gremial, hay “cientos de beneficios”.

El tratado en cuestión, según Iturrieta, “es multilateral y se topa con los bilaterales que tiene Chile con cada uno de esos países. Y algunos de los tratados bilaterales de Chile tienen mucho tiempo”. Dichos tratados son importantes, de acuerdo a Iturrieta, porque “consideran el comercio de servicios, el comercio electrónico, las paridades de género”, entre otras temáticas.

Para el representante de Exporlac, todas esas actualizaciones para los países firmantes están en este tratado. “Hay un beneficio, entonces, que es claro: dejamos de depender de tratados viejos. Podríamos exportar gracias a este tratado multilateral, o a alguno de los bilaterales que ya hemos firmado”, dice.

Respecto a los lácteos, Iturrieta afirma que“todos los países protegen este tipo de mercado. Los sectores primarios de todos los países son anti-importación y proteccionistas”. Según el dirigente, con el avance del tiempo, esta ha sido la tendencia a nivel mundial. “Y este tratado soluciona ese problema para Chile en gran parte. Si bien hay muchos tratados bilaterales que hemos firmado, se nos abre un mundo”.

Ese mundo son “los mercados de Canadá, Vietnam y  Japón”, explica. “Solamente con esos tres países, bastaría para querer firmar el tratado”, explica refiriéndose a su visión positiva del acuerdo.

Pero según Iturrieta, algunos legisladores de la materia “tienen apreciaciones de que se pierde soberanía en algunas materias, como derecho laboral. Pero eso no existe”. El vocero de Exporlac dice que este tratado respeta las legislaciones de cada país por sobre lo que diga el acuerdo.

“Pero hay mitos sobre perder patentes, por ejemplo. Los que dicen esto deberían leer el tratado”, comenta el vocero.

Para los lácteos, específicamente, se abrirían tres grandes nuevos mercados, “donde no teníamos ninguna preferencia arancelaria”, explica. Además, según el dirigente de Exporlac, los países que ya han firmado el tratado estarían quitándole mercado a Chile, perdiendo además competitividad por firmarlo.

“Tampoco tiene sentido común el que Gran Bretaña quiera entrar y que nosotros, como promotores del acuerdo, no queramos firmarlo”, explica.

Lo anterior considerando que “hoy se exportan ingredientes, y productos elaborados a pesar de ser deficitarios en la producción de leche”. Esto no implica, según la asociación de exportadores de productos lácteos, un riesgo en tener comercio exterior. “De lo que tenemos que preocuparnos es en qué se exporta e importa. Antes generábamos lo que se consumía y eso no implicó frenar la exportación”, dice.

Donde cree que Chile debe fijar su atención es en la exportación de productos con valor agregado. “Ya no es como hace diez años, cuando se exportaban sacos de leche en polvo y eso era lo único. Ahora se está mandando esa misma leche en polvo pero con probióticos, envases, código de barras y tabla nutricional”. De hecho Guillermo Iturrieta dice que “los Emiratos Árabes Unidos y los otros 13 emiratos que hay  compran productos alimenticios infantiles a Chile. Esto es un milagro. Importamos leche y exportamos productos manufacturados”.

Y de acuerdo con Iturrieta, pensar que por ser deficitarios nuestra industria corre un riesgo es un error. “Gracias a que somos deficitarios, la leche entra a un precio que nos permite no tener una industria ineficiente”. De esta manera, la leche nacional no puede poner el precio que quiera. Iturrieta explica cómo este factor hace que los precios se remitan al de la comunidad al estar en una economía abierta”.

“Si queremos tener comercio exterior, debemos ser recíprocos en las condiciones. Nosotros estamos dispuestos a que entre todo lo que se quiera importar, porque cataliza los precios, nos hace más eficientes y porque nos permite exportar productos de valor agregado”, agrega.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes