suscríbete al boletín diario

Noticias

Expertos cuestionan realización de segunda vuelta en futuros procesos eleccionarios

Analistas de Observa Biobío profundizaron en las cifras alcanzadas por Weisse y Díaz en esta segunda vuelta, donde “ninguno de los dos tuvo un crecimiento en su votación”


 Por Cristian Salazar

Elecciones Gobernador (56)

Conocidos los resultados de esta segunda vuelta de las elecciones de gobernadores regionales en Biobío, y en donde Rodrigo Díaz se impuso frente a Flor Weisse, expertos del Observatorio de Políticas Regionales de Observa Biobío pusieron bajo la lupa las cifras que dejaron este nuevo proceso, en donde analizaron la baja participación ciudadana y pusieron en duda la necesidad de este proceso de segunda vuelta para el cargo, además de profundizar en los nuevos desafíos que deberá enfrentar el nuevo gobernador regional.

CONTRACCIÓN ELECTORAL DE SEGUNDA VUELTA

Diario La Tribuna conversó con Bryan Smith, investigador y analista de Observa Biobío, quien se refirió a los resultados entregados a nivel regional en esta nueva elección, en donde abordó la contracción o disminución de votos para los candidatos a la Gobernación de Biobío, donde precisó que “se registró una disminución comparado con la elección de mayo, de hecho, se redujo en un tercio la participación, y en particular en la elección de gobernadores regionales. Desglosando los resultados de ambos candidatos en esta segunda vuelta, Rodrigo Díaz, quien ganó, igual tuvo una contracción en su votación comparada con la primera vuelta de un 10.7%, pero en el caso de Flor Weisse disminuyó su votación en un 47.4%, por lo tanto, nos damos cuenta de que no hubo un crecimiento de los candidatos, sino que el esfuerzo de la campaña tuvo como resultado la mantención de cierto porcentaje de votación de la elección anterior, y quiero ser enfático en eso: ninguno de los dos tuvo un crecimiento en su votación”.

CUESTIONAMIENTOS A LA NECESIDAD DE UNA SEGUNDA VUELTA

Por su parte, Lucas Serrano, director del Observatorio de Políticas Regionales de Observa Biobío y académico de la USS, dio a conocer que “quizás hoy en día se pone en juicio la necesidad realmente de hacer esta segunda vuelta de gobernador, y no hacerla en una sola primera vuelta, ya que en ambos casos disminuyen su votación, pudiendo incluso alguien argumentar que eran más legítimos en cuanto a solidez numérica los resultados obtenidos en la primera vuelta, pero se entiende que en una segunda vuelta se quiere generar el efecto balotaje que se da en la segunda vuelta presidencial, que creo que no es tan necesario para este tipo de cargos, y que podría ser algo que empezáramos a mirar de cara a las próximas experiencias porque este proceso electoral pareció quedar en algo intrascendente y se convirtió en algo más de nicho, y ahora sí hay que ser justo y decir que es una elección que no debería convocar a todos”.

Además, Serrano puntualizó en que “es supertriste ver el nivel de participación que vemos, un nivel de participación históricamente bajo, incluso para las elecciones menos votadas; se asemeja más a una primaria que a una elección formal, entonces eso da más elementos para la discusión sobre si volver al voto obligatorio y cómo pensamos en estos procesos democráticos”.

BAJA PARTICIPACIÓN

En relación a los factores que generaron esta baja participación, Bryam Smith indicó que “tiene una multiplicidad de factores, donde en primer lugar y comparado con la elección anterior, esta es una elección nueva, mientras que la anterior era muy interesante y de alto interés público, que eran las personas que iban a conformar la Convención Constitucional, la cual estaba dentro de la demanda como resultado del plebiscito de octubre, donde la gente votó en amplia mayoría por el Apruebo, y otro factor es el descontento con la clase política, y en el caso de la región del Biobío, si bien Rodrigo Díaz fue intendente y durante más de 20 años militante de la Democracia Cristiana y se presentó como independiente en esta pasada, y Flor Weisse como candidata de UDI por el bloque de Chile Vamos,  entonces ambos representan a la política más tradicional y podemos considerar con esto el descontento que existe en la ciudadanía con los partidos políticos y los bloques tradicionales, expresados con los resultados de la elección de mayo y octubre del año pasado”, manifestó.  

DESAFÍOS PARA EL NUEVO GOBERNADOR

Por último, Lucas Serrano precisó que “obviamente que se plantea un desafío para la autoridad regional. En el caso de Rodrigo, tiene la particularidad de que ganó también, aunque no con tanto margen, pero igual ganó en la primera vuelta, y donde claramente consiguió una votación más alta de la que tiene ahora, pero demuestra que su proyecto no convoca a todas las personas de la región, y si va a querer desempeñarse de una manera más atractiva como el primer gobernador de nuestra región, va a necesitar convocar a gente que no apareció ayer (el domingo), y que tampoco apareció en primera vuelta, y con la que va a tener que lidiar sí o sí, entonces más allá de lo que pueda significar la robustez de su resultado, lo más importante es ver cuál es el desafío que va a tener él ahora para poder enfrentar, convocar y trabajar con una región donde tiene un porcentaje de apoyo, y que debe convertir en algo más mayoritario para poder tener una gestión más acorde a los desafíos que va a tener”.  

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Análisiselecciones 2021gobernadores regionalesObserva Biobíosegunda vuelta

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes