suscríbete al boletín diario

Noticias

“Soy Verde”: el emprendimiento angelino que logró vencer a la pandemia

El negocio familiar emplazado en el sector El Huertón de Los Ángeles, ha debido atravesar duros momentos en estos meses de pandemia.


 Por Juan Villalobos

WhatsApp Image 2021-03-19 at 11.35.35

Sin duda la pandemia ha sido un punto de inflexión para miles de microempresarios y emprendedores en la provincia de Biobío, quienes en muchos casos han debido dar un vuelco a sus negocios para no perderlos y con esfuerzo lograr salir adelante.

Para los agricultores de la zona, la incertidumbre los ha acompañado a lo largo de estos meses, ya que han tenido grandes dificultades para vender sus productos debido a las restricciones sanitarias.

Felipe Astudillo Curilemu y Cristina Daza Lagos, son los creadores del emprendimiento “Soy Verde”, quienes se dedican al cultivo hidropónico principalmente de lechugas.

Desde el año 2018 este emprendimiento ingresó a Prodesal –rubro hortícola- de Los Ángeles, obteniendo un importante apoyo de Indap, la empresa familiar logró construir un invernadero de 396 m2 con todo el equipamiento para producción hidropónica, estimándose una producción por cosecha (aprox. 10 cosechas/año) de 5000 unidades.

La entrega de productos que se ha visto suspendida en medio de las restricciones y cuarentenas en la capital provincial de Biobío ha dificultado su participación en ferias e instancias de promoción directa.

La joven pareja comenzó la búsqueda de mercado para su producto, donde peldaño a peldaño lograron consolidar paulatinamente la marca “Soy Verde” a través de la difusión en redes sociales logrando recorrer toda la provincia de Biobío con sus verduras.

Diario La Tribuna conversó en exclusiva con Felipe Astudillo quien pese a la adversidad no ha bajado los brazos y ha logrado sacar adelante su sueño.

¿Cómo han afrontado la llegada de las restricciones, las cuales han disminuido notablemente las ventas de todo el comercio?

Cuando comenzó la pandemia nuestra producción de desmoronó los puntos de venta se redujeron, y también llegó para quedarse la incertidumbre sobre qué iba a pasar con nosotros los agricultores. Porque generalmente las autoridades no nos toman en cuenta, somos como el hermano pobre en la sociedad, ni siquiera estamos contabilizados en la vacuna Covid-19. No tenemos ningún subsidio, ninguna ayuda, nada.

Como agricultores nos sentimos al final de la lista, cuando comenzó la pandemia lo primero que se canceló fue la feria Prodesal, nosotros no podíamos suspender nuestras producciones porque uno no puede apretar un botón y decirle a las lechugas que paren de crecer o las papas y las cebollas.

Llegaron ayudas como ferias virtuales y páginas web, pero no sirvió de mucho la verdad. Debido a que realmente lo que nos aporta son los puntos de venta. La feria Prodesal volvió a realizarse, sin embargo muchos agricultores quedamos por mucho tiempo sin saber qué hacer y con grandes pérdidas.

Yo de vender 600 lechugas en un día pasé a vender 100 y en reiteradas ocasiones tuve que perder muchas.

¿Cómo vieron ante esta gran dificultad, una oportunidad para reinventarse?

Teníamos una idea desde hace mucho tiempo y esta fue la oportunidad ideal para lograr ponerla en marcha, que consiste en realizar cursos de “Hidroponía”, el cual es un sistema de producción donde las raíces de las plantas no se encuentran establecidas en el suelo, sino que en sustrato líquido o en una solución nutritiva.

A lo largo de estos años hemos tenido muchas consultas de las personas por información respecto a nuestros procesos, vi en esto una oportunidad de negocio que era enseñar, mostramos en detalle cómo funciona todo, tenemos alumnos en casi todo Chile.

Lo hacemos de forma presencial en grupo de dos personas y también a través de plataformas digitales.
A quienes viajan hasta acá le damos la alimentación y les ofrecemos alojamiento en unas cabañas que hay aquí cerca.

Cómo es todo personalizado asesoramos a nuestros alumnos quienes han podido crear sus propias marcas y emprender.

¿Desde tu experiencia en medio de esta gran crisis qué mensaje te gustaría extender?

Me gustaría decirles a  los dirigentes que no se olviden de los agricultores, nosotros alimentamos a la provincia y no hay que olvidarse que uno tiene que comer 3 veces al día.

La agricultura familiar campesina en Los Ángeles es súper potente, nosotros tenemos una de las mejores tierras de Chile y tenemos renombre en el ámbito agrícola del país, pero las autoridades se olvidan de nosotros.

No sabemos qué va a pasar con nuestras producciones ahora mismo se viene el invierno, algunos agricultores entran en receso hasta la primavera de nuevo.

Si la gente no compra nuestros productos vamos a tener que parar de producir y esa no es la idea, nosotros tenemos que seguir trabajando, por mi parte siempre estoy con la mirada positiva de esto yo soy joven, bueno no tan joven ya tengo 30 años pero uno tiene que pensar que ya hay agricultores que son de la tercera edad o que están empezando y es un golpe súper fuerte.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes