suscríbete al boletín diario

Noticias

La leyenda de las aguas que emanan de los “pilones de Antuco”

Declarados como patrimonio comunal desde el 2016, estas fuentes de agua se crearon para abastecer a quienes viajaban kilómetros hasta la comuna, de las cuales incluso se creó una historia sobre el beneficio de sus aguas


 Por Cristian Salazar

PILON 2

Si bien la provincia de Biobío es una zona rica en historia y acontecimientos que marcaron una época del país, pasando por albergar a próceres de la patria y personajes de renombre nacional, cada una de las 14 comunas de la provincia de Biobío también cuenta con sus propias historias, anécdotas y rincones propios que le ayudan a fortalecer la identidad local y a diferenciarlos del resto de las comunas de nuestra zona.

Este es el caso de Antuco, reconocida a nivel nacional gracias al deporte blanco y por contar con atractivos turísticos de renombre como el volcán del mismo nombre, además del Parque Nacional Laguna Laja, el sendero las Chilcas o la caída de agua llamada “Salto Trubunleo” que muchos reconocen como “el velo de la novia”.

Se trata de lugares que generan un importante flujo de turistas, tanto nacionales como extranjeros, principalmente en la época invernal, que llegan a disfrutar de sus paisajes y atractivos naturales.

La parada obligada es el centro de la localidad que se aprovecha para realizar las compras de último minuto antes de emprender rumbo hacia el interior de la zona montañosa.

Muy cerca de la calle principal, hay un trozo de patrimonio local que muy pocos conocen y que forma parte de la historia de esta comuna cordillerana.

Viene de los tiempos en que los vehículos motorizados eran sólo un futuro impensado y donde muchas familias se trasladaban varios kilómetros hasta llegar a Antuco, soportando el incesante sol y las altas temperaturas, para encontrar el refresco en diversas esquinas. Ahí familias podían saciar su sed en los famosos “pilones de Antuco”, fuentes de agua eternas que hasta el día de hoy entregan este recurso de manera constante.

Por lo mismo, quisimos rememorar su historia y tradición de este patrimonio local de la comuna de Antuco.

ORIGEN DE LOS PILONES DE ANTUCO

Los pilones de Antuco tienen una historia que nace en el siglo XX, específicamente en 1947. Según los datos del sitio web turismoantuco.cl, el creador fue José Gómez, uno de cuyos pilones está la intersección de calles Maipú con Arturo Prat, frente a la parroquia Inmaculada Concepción.

Su finalidad era muy simple, pero no menos importante: proveer de agua fresca a la comunidad que se trasladaba desde distintos sectores a las actividades religiosas de la parroquia, los cuales en algunos casos recorrían varios kilómetros junto a su familia para participar en las misas.

Al llegar, eran recibidos con un flujo de agua fría que llegaba directamente de los manantiales de las montañas de la zona. La estructura sufrió diversas modificaciones desde su origen, ya que en un comienzo eran de forma redonda, pero con el paso del tiempo tomaron su forma actual.

Si bien en un comienzo se pensó en refrescar a los feligreses en su llegada a las misas, los pilones de aguas son utilizados para encontrar una solución a la falta de agua debido a su flujo continuo, más aún en tiempos de escasez hídrica, donde estos pilones han sido una ayuda fundamental a familias de la comuna.

El pilón emplazado en esta intersección es el último de cuatro pilones construidos en la comuna para esta función, de los cuales al menos dos se encuentran cumpliendo esta función hasta el día de hoy.

En un recorrido por esa parte de Antuco, se divisa otra fuente de agua al ingreso del Colegio Altazor pero donde la comunidad no puede acceder a sus aguas debido a que se encuentra dentro del establecimiento.

LA LEYENDA DE SUS AGUAS

Si bien la función de estos pilones era simple desde un comienzo, esto no fue impedimento para que los vecinos de Antuco y la comunidad en general comenzaran a hilvanar diversas historias frente a sus aguas.

La historia local da a conocer que estas fuentes no solo ayudan a saciar la sed y refrescarse en un momento de calor y que sus aguas son consideradas eternas.

Se dice entre los antucanos que quienes beben de estas aguas o simplemente se mojan, logran tener una buena vida, lo que ha generado que muchos turistas y conocedores de esta leyenda hagan de una visita a los pilones de Antuco, un paso obligado al momento de visitar esta bella comuna de nuestra provincia.

UN PATRIMONIO DE LA COMUNA

Los pilones de agua fueron declarados patrimonio comunal en mayo de 2016 por parte de la Municipalidad de Antuco por la mesa de turismo y la empresa Colbún, destacando su importancia en la comunidad y el valor histórico de estos pilones en este punto de nuestra provincia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
aguaAntucohistoriaLeyendaspatrimonioPilones

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes