suscríbete al boletín diario

Noticias

Comunidad El Ciruelo Sur recurre de protección contra obras de parque eólico

Después de varios meses de protestas, finalmente los residentes decidieron acudir a la justicia en reclamo por lo que, aseguran, serán las consecuencias negativas en su calidad de vida por ese tipo de obras.


 Por Juvenal Rivera

71, comunidad El Ciruelo contra parque eólico de AES Gener (2)

Después de meses de protestas y manifestaciones, los vecinos del sector rural El Ciruelo Sur, a ocho kilómetros al poniente de la ciudad de Los Ángeles por el camino a Nacimiento, interpusieron un recurso de protección en contra de la empresa AES Gener, responsable de la construcción del parque eólico Mesamávida.

Con el patrocinio del abogado Miguel Ángel Carreño, los reclamantes aseguran que la compañía ha incurrido en “actos arbitrarios e ilegales” que vulneran la garantía constitucional de “vivir en un medio ambiente libre de contaminación (…) en este caso, libre de ruidos, polvo, congestión, y riesgo por la cercanía de las viviendas a los aerogeneradores que están construyendo las recurridas”.

En el escrito ingresado a la Corte de Apelaciones de Concepción también piden la orden de no innovar para la “paralización total de faenas y hasta mientras no obtenga la correspondiente Resolución de Calificación Ambiental a la modificación de su proyecto original”.

En caso contrario, que el tribunal ordene “paralizar las faenas de construcción de los aerogeneradores números 6, 8 y 10, por ser los más cercanos a las viviendas de los recurrentes, mientras se tramita el presente recurso de protección”.

CERCANÍA DE LOS AEROGENERADORES

Uno de los principales puntos del reclamo tiene que ver con la cercanía de las viviendas con los aerogeneradores, cuya altura supera los 220 metros de altura, y la incidencia del ruido debido a la proximidad de los equipos.

“El proyecto basó su estudio en el modelo alemán y español. En ambos países, las normas de distancia que debe existir entre un parque eólico y los núcleos urbanos en ningún caso son menores a 500 metros, llegando en algunas regiones a los dos kilómetros de distancia como mínimo. En el caso de los vecinos del sector El Ciruelo Sur, la vivienda más cercana está a 188 metros de distancia del aerogenerador número 8 (AE8) y las restantes viviendas a menos de 250 metros de los restantes aerogeneradores. Por ende, la infracción ambiental es flagrante”, se afirma en el escrito.

Además, se advierte que los “aerogeneradores que se están construyendo son distintos en cuanto a su capacidad, ubicación y altura a los que fueron aprobados originalmente por la resolución de calificación ambiental”. Debido a lo mismo, la empresa no habría “cumplido con su obligación ambiental de acreditar la no afectación de la salud de la población por los ruidos o el efecto sombra que su proyecto ya está provocando en su fase constructiva y que provocará posteriormente en forma intensa”.

OTROS PLANTEAMIENTOS

En otros puntos expuestos por la comunidad El Ciruelo Sur en el requerimiento ingresado a tramitación en la Corte de Apelaciones se exige que la empresa cumpla con los horarios establecidos para la circulación de vehículos y camiones desde y hacia el sector de faenas, que se mantenga irrigado el camino para frenar el polvo y que se instalen mallas protectoras de ruidos y de polvo en los linderos del predio donde se están ejecutando las faenas y no dentro de los predios de los vecinos.

Asimismo, se pide la reparación de “los daños causados por los camiones de la empresa o de sus contratistas con ocasión del intenso tránsito realizado en el único camino público que permite el acceso a los vecinos desde y hacia sus viviendas”.

MÁS RECLAMOS

El recurso de protección presentado por la comunidad El Ciruelo Sur se suma al interpuesto por tres agricultores del sector El Agro de Negrete ante la Superintendencia del Medio Ambiente, donde reclamaron por los efectos negativos causados por la instalación de un parque eólico en las cercanías de sus propiedades.

Los afectados reclaman por la cercanía de los aerogeneradores y por el ruido que ocasionan. Se trata del parque eólico Negrete, que lleva adelante la empresa alemana WPD y consideró la instalación de 12 equipos de tres megawatts, una subestación eléctrica y redes de transmisión subterránea dentro del área.

La iniciativa está en la fase final de construcción y debiera estar en operaciones dentro de las próximas semanas. Sin embargo, los agricultores Claudia Hidalgo, Edgardo Hidalgo y Moisés Hidalgo reclaman que dichos equipos afectan su salud y calidad de vida.

En la presentación elaborada por la abogada penquista Paula Villegas, especialista en conflictos medioambientales, asegura que luego de la instalación de las aspas de los aerogeneradores se ha generado un “ruido constante que afecta la calidad de vida” de los afectados y, a la vez, “constituyen un riesgo para su salud, teniendo además en consideración que dicho proyecto aún no se encuentra en funcionamiento”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes